Etiquetas

viernes, 28 de julio de 2017

Este jueves, un relato: Olvidar


Esta semana, María José Moreno nos desafía a escribir sobre Olvidar, las razones para el olvido, si ayuda a sobrevivir, si es necesario. Recurriré a un escritor, cuya traductora fantasmal lo conecta con visitantes que le cuentan sus historias.




El costo del Olvido

Una vez más, se materializó en la silla enfrente de mí. Como otras veces, el visitante estaba en sombras, no se veía bien su rostro.

Inmediatamente, Brianna apareció detrás del visitante.  Noté algo diferente en ella,  estaba en alerta. Lo notaba a pesar de que ella es una sombra fantasmal, con un rostro esfumado.
- No le agrado a su traductora. Me mantendrá vigilado- giro la cabeza para mirarla-  Y sólo por la variedad de mi telepatía.

Mi condición es distinta, no sé si es una mutación o una maldición ancestral, supongo que es un poco de ambas cosas.
Me suelen respetar, pero es por miedo a un ataque telepático. Creo que sería inútil explicarles que no estoy todo el tiempo leyendo el pensamiento, estoy atento al lenguaje no verbal, sus tonos de voz.
Leo el pensamiento cuando alguien desea librarse de algún recuerdo molesto o algo doloroso. Y han comprobado que no es fácil.
Y es una de las razones porque no soy expulsado de los lugares que frecuento. Yo les ofrezco Olvido. Ya no hay recuerdos para ellos, no hay pesadillas.

Lo que hago tiene su costo. La gente que me contrata me transfiere sus recuerdos indeseados. Tengo que hacerlos propios. Y no es algo estimulante, es más bien deprimente.
Por eso, les exijo algo a cambio. Aparte del dinero, les exijo un buen recuerdo. Aventuras en lugares que yo prefiero evitar, deportes extremos. Intimidad con mujeres, incluso con alguna famosa cuyo nombre me callo. Me pagan para ser discreto. 
Así que si necesita deshacerse de un recuerdo indeseable, acá estoy.

- No lo necesita- se apresuró a decir Brianna-
- No por ahora. Si quieren pueden contar mi historia…o llamarme cuando me necesiten- dijo y se esfumó-

Olvidar es algo que no deseo, la sola idea me trae inquietud, tal vez sea uno de mis temores.


Un Lugar de encuentro para Olvidar



Más historias de Brianna y el escritor







48 comentarios:

  1. Es un texto, Dem, que me deja reflexionando, porque lleva tanta razón.
    No hablaré de tus personajes, lo haré del punto importante que has tocado. Tratar de olvidar un mal recuerdo se puede, se logra, pero se lleva también los buenos momentos, no sé si sea un buen canje, pero si en algún momento recuerdas o te hacen recordar, eso se vuelve más duro.

    Mi beso, Dem, me encantó tu relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No esperaba eso, agradezco tu reflexión.
      Y es interesante lo que señalas en mi relato. El olvido tiene su precio.
      Y también es cierto lo duro de que vuelvan ciertos recuerdos.
      Gracias por tu opinión.
      Un especial beso.

      Eliminar
  2. Me parece que debe ser terrible cargar con los recuerdos que otros desean arrojar lejos. Un personaje interesante, digno de ser llevado a una novela.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No parece una perspectiva agradable.
      Puede ser que sirva para una ficción más extensa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es una manera de generar trabajo , y te explico igual que hay médicos para curar enfermedades pq no tener un especialista en quitar esos recuerdos que las personas no quieren seguir manteniendo seria como una terapia selectiva ...pq no nos engañemos el ser humano es una composición de lo bueno y lo malo pero como en todo habrá personas que pagarían por poder quitar los malos momentos de sus mente.
    Un abrazo y feliz finde .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado.
      También es cierto lo del ser humano, como una combinación de lo bueno y de lo malo.
      Es posible.
      Un feliz fin de semana para vos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Curiosa tu historia: un telépata que trapichea con recuerdos, siempre los de la otra persona; el recuerdo malo del que desea deshacerse y otro bueno, que supone el precio a pagar.
    Muy original.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien resumido.
      Gracias por tu comentario.
      Bienvenida a mi blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. No quisiera tener ese "don". Sería una tortura, o al menos, algo muy traumático... Aunque paguen bien y lo compensan con trasladar además un buen recuerdo. Buen argumento para una de tus historias fantásticas. Un abrazo 😀

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con eso. Y me parece que eso es lo que planteo en el relato.
      Gracias por el comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. No es fácil leer el pensamiento... ¡no! no lo es.

    Interesante tu participación.

    Besos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más si se trata de esta variante.
      Me gusta que te parezca interesante.
      Besos especiales.

      Eliminar
  7. Buena manera de afrontar el reto de esta semana. Ese oficio que planteas de ofrecer olvidar, creo que tendría muchos clientes, aunque no le arriendo las ganancias al profesional., aunque se quede con recuerdos buenos. Es más o menos cuando igual que el paciente que cuenta sus problemas y me traspasa la angustia. Hay que saber manejarla si no quieres verte envuelta en terrenos resbaladizos. Gracias por participar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien que te parezca así. Valoro especialmente tu opinión, por ser la anfitriona de este jueves.
      Interesante tu opinión sobre el oficio que planteo. Y la comparación con tu trabajo con pacientes.
      Gracias por tu convocatoria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy hábil y original intercambio el de tu protagonista. Y es comprensible que esquive esos dilemas no placenteros, y quiera intercambiarlos por los de tipo, romántico y sexual. Ambos quedarían por satisfechos. No debe olvidar la historia de Brianna, ese temor podria intuir telepaticamente su destruccion.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta lo que planteas. Incluso la agregas la insinuación de algo más inquietante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Si olvidaramos los recuerdos nuestra vida quedaría vacía, de todas maneras me resulta muy interesante que pueda haber alguien capaz de absorberlos y borrarlos de nuestras mentes, aunque siento que debe ser un trabajo bastante desagradable.
    Me gustó esta historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un interesante planteo, aunque puede resultar tentadora la idea, en algún momento.
      Y tal vez lo haya sugerido el personaje.
      Saludos.

      Eliminar
  10. No recuerdo haber leído sobre Brianna y el escritor antes, o puede ser que tuviera más presentes al universo del demiurgo, Mara Laira y el resto.
    Muy buena idea la de intercambiar recuerdos, creo que sería un buen negocio. Yo sería cliente si pudiera.
    Ha sido un relato ingenioso e interesante.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez influya que no hace mucho que Brianna tiene un nombre.

      Que bien que te parezca ingenioso e interesante.

      Saludos.

      Eliminar
  11. vaya, buen texto, me gusto, bastanto ingenioso y entretenido

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Inquietante forma de vivir, adquirir recuerdos de los demás ¡y que te atienes a todo! Así como algo que puede ser una tontería, otro que te quita el sueño ¡qué coraje! ¡Y qué fortaleza! Admirable. Especialmente esto último que convivir con tantas cosas malas es una tarea que no es fácil. Me encantó.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Es curioso la diversidad de interpretaciones que ha tenido mi relato. Lo que hay en común es la idea de que es inquietante forma de vivir.
      Creo que sos la primera que comenta que es algo de coraje y de fortaleza.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Este es otro de tus relatos que da para mucho más. La idea de transferir los recuerdos está muy bien. Es una vuelta de tuerca a "Eterno resplandor de una mente...".

    Así que me parece que tenés para varios capítulos al respecto con Brianna como personaje

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Película que no he visto.
      Sin duda, aunque no sé si con este tema.
      Si se te ocurre algo, acepto sugerencias.

      Saludos.

      Eliminar
  14. Es necesario siempre olvidar... O hacer de cuenta... Sino imposible a veces sobrellevar ésta vida...

    Saludos master y recomenda mi entrada que habla de vos!!! Jaja 😁👍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no se puede olvidar, a veces hay que hacer como que se olvida. Me parece que es cierto.

      Saludos.

      Eliminar
  15. Ojala fuera tan fácil olvidar como el crear nuevos recuerdos. La vida sería más fácil en algunos tramos...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sería más fácil.
      Saludos, colega demiurgo.

      Eliminar
  16. Y protagonista de esta historia suena a un receptor de mucha "sombra", fuerte cruz carga pero efectiva y a veces necesaria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que han comentado algunos, que lo del personaje puede ser una carga pesada. Pero puede ser algo efectivo, incluso necesario.
      Interesante planteo.
      Saludos

      Eliminar
  17. Interesante y complicado oficio el del protagonista, como ya han comentado, este trabajo puede llevar complicaciones. Creo que da para mucho tu historia Demi.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comentarios han coincidido en eso, en lo interesante y complicado que sería ese oficio.
      Creo que traumatico.

      También me han comentado que la historia da para mucho. Aunque no se me ocurre que más contar de esto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. ¡Hola!
    Que relato más interesante, me ha gustado mucho como has planteado la probabilidad de ofrecerle el olvido a alguien.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Que bien.
      Es algo que algunos han comentado, también que no sería grato ejercer ese oficio.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Eso, un olvido programado -no habrá más penas ni olvido- como decía el tango. Alfin y l cabo el pasado es a veces lo que pretendemos o evitamos recordar. Un relato muy bueno.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso del relato, alguien se quedará con las penas y otro con el olvido.
      Interesante lo que decís del pasado.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  20. Ademas de un buén relato nos das las pistas para empreder un buén negocio.Vender recuerdos agradables,creo que seria una buena idea. Mas de uno pagagaria contento de poder darte los malos recuerdos y recuperar los buenos. Tus textos siempre tan especiales. Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un buen negocio, de haber alguien con esas capacidades y dispuesto a usarlas de esa manera. Y afrontar traumas ajenos como propios.
      Saludos.

      Eliminar
  21. Hola, demiurgo:
    Enhorabuena por tu relato, tan ágil y sugerente como siempre los escribes.
    Al igual que tu personaje, temo el olvido. Mi natural despistado se incrementa con el paso de los años y me aterra pensar que llegue a sufrir alzhéimer. No es que recuerde los sucedidos tal y como fueron, soy consciente de que los adapto a mi sentir actual; pero eso que podríamos llamar “recuerdos falseados de manera inconsciente” hace que muchas veces sea consciente de realidades como el paso del tiempo, la fuerza del deseo o el confort del afecto.
    Gracias por recordármelo con tu relato, Demiurgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nino.
      Que bien que te guste.
      Es algo para temer. Dicen que puede prevenirse o atenuarse, ejercitando la mente.
      Es que no se recuerda lo que sucedió sino una reconstrucción de lo que sucedió.

      Gracias por tu interés.

      Eliminar
  22. tenía una amiga que decía que su botón del olvido estaba roto, que no funcionaba, mientras se tocaba el ombligo... cuantas personas serían capaces de dar, lo que fuera por olvidar, personas, momentos, miedos, pesadillas, pero el cuerpo humano, fue creado imperfecto, no tenemos casi ningún control sobre nuestro cuerpo, a veces, hace lo que quiere sin que nosotros queramos, por ejemplo, el de estar recordando, hasta el cansancio, justo lo que deseamos olvidar... sería muy útil, una maquina del olvido, no me gustaría que fuera un ser vivo, mutante, quien se quede con mis pensamientos o con mis momentos vividos... excelente relato, un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que olvidar sea igual de dificil que recordar, que algunos recuerdos como los que mencionás, sean tan persistentes. Y que otros se vayan dispersando inevitablemente.
      Creo que algo como lo que deseas es neuralizador de las películas de Men in Black.
      Este personaje no fue recibido con agrado.

      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  23. Qué relato más bueno. Me ha encantado este párrafo. "Leo el pensamiento cuando alguien desea librarse de algún recuerdo molesto o algo doloroso. Y han comprobado que no es fácil".

    ResponderEliminar