Etiquetas

viernes, 4 de agosto de 2017

Este jueves, un relato: Carta a mi mismo


Esta semana el desafío es escribir una carta a si mismo, con la opción de recurrir a un personaje. Tal vez lo que yo haga sea algo intermedio, un poco de ambas.



He enviado a Mara Laira como mensajera, a quien seguramente estás mirándola con atención y con deseo. Y para explicarte de que se trata de una carta enviada a mí mismo. Lo que ahorrara una extensa explicación.

En segundo lugar, te estás preguntando cómo es posible. No se trata de un desdoblamiento de personalidad, ni se trata de un mensaje escrito desde el futuro. La escribiste, la escribí o la escribimos de una línea temporal que fue borrada.

La historia que alguna vez escribiste como una ficción, que no te conformó, tiene algo de razón. Esta y otras historias son recuerdos residuales de hechos que afortunadamente fueron borrados de la continuidad del tiempo.
El inconveniente que eso también borró algunos hechos favorables para nosotros. Es posible que eso esté influyendo negativamente en tu ánimo. Lo sé porque está empezando a sucederme.
¿Cómo no fue borrada la carta? Persistió en poder de Mara Laira, por ser una mujer virtual. Por eso la elegí como mensajera.


No quiero que ese desánimo te gane, me gane, nos gane. Hay aspectos favorables. Hay cierta capacidad creativa que puede usarse. Necesito que uses esa fuerza de voluntad que mencionaste más de una vez, para adquirir conceptos, reunir información.
De paso, revisaría ese cuento que estás adaptando a una historieta. No está bien puntuado y podrías cometer algún error en la adaptación, que dificultaría que alguien comprenda la historieta.
Y está Mara Laira, ella necesita que contemos historias sobre ella, que ella sea mencionada.
El sentido de esta carta, la principal intención, es que nos dejemos vencer por el desánimo, la apatía, y pongamos empeño en contar historias.
 También están los deseos, aunque se cumplan sólo algunos son una fuerza vital.
Me saludo a mío y envío besos a Mara Laira.



Más cartas auto enviadas en Brisa de Venus

38 comentarios:

  1. ¡Qué original!, ojalá se pudieran borrar las cosas desagradables aunque con ellas se llevaran algunas agradables ¿como lo llamas tú? "fueron borrados de la continuidad del tiempo"
    Me encantó tu relato, creo que Mara Laira y Tracy se han hecho las dueñas del terreno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien. Me hiciste notar que incluí algo del tema del jueves pasados.
      Influencia de Philip Dick.
      Gracias. Me parece que es así.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un ejercicio interesante. Cuando tenía 15 escribí una carta para mi yo de 30. Ni me acordaba de que la tenía; la leí y me sorprendió lo pesimista que era, después recordé que la había escrito en un momento en que andaba medio bajoneada. Pensé en hacer otra, pero no le vi el sentido.

    Me gusta la tuya porque, a pesar de todo, respira un cierto optimismo. Todo sea por Mara Laira :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado pero es cierto.
      Que interesante lo que contás. Te entiendo porque he tenido momentos de esos.
      Que bien. Todo sea por Mara Laira.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una carta algo intrincada en el proceso de envío pero que va cargada de buenas intenciones y recomendaciones. No dejarse vencer, pese a las dificultades y al desánimo que pudiese sobrevivir en el camino de la propia superación, son excelentes consejos para dar a quien se quiere, aunque ese otro sea uno mismo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan intrincada como escribirse a uno mismo.
      Me gusta que lo hayas remarcado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Veo un desánimo general, asi como lo comentas en la entrada...espero que la fantasía nos salve un poco...

    Besos a Mara... 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Así? No lo había notado.
      Espero lo mismo.
      Saludos. Mara pasará a saludarte.

      Eliminar
  5. Dem ... me has enseñado que, la virtualidad es nuestro universo alterno.
    Lugar donde tus personajes y nosotros existimos.
    Un mundo que tiene su conexión fuerte, quizás porque comulgan los sentimientos y el alma.

    Tu relato me ha estremecido porque hay cosas que me has hecho recordar, una carta que escribí cuando tenía quince años y olvidé, la encontré siglos después, una carta que recibí casi veinte años después de ser escrita de alguien que creí me había olvidado y bueno, tantas cosas, ahora las escribo, pero las dejo allá, en mi espacio.

    Me gusta tu relato, Dem, muchos besos para tu noche, cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser, me gusta como lo planteaste.
      Que poetico.

      Me sorprenden lo que despiertan mis relatos.

      Gracias.
      Me cuidaré. Te mando un especial beso.

      Eliminar
  6. Hola Demihurgo! Aquí estoy de vuelta! Me ha encantado tu carta. Realmente es como hablarte a ti mismo. Y te das a conocer un poco más. Aunque sea entre líneas. Estupendo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, que bien.
      Me gusta que te haya encantado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Ojalá las cosas malas que nos suceden se quedaran como un borrador, que tras leer y sacar de ello una enseñanza pudiéramos hacerlo desaparecer... Pero si al borrar lo malo se borra la enseñanza ya no me gusta, pues de lo malo casi siempre se aprende... Y a veces para atesorar grandes cosas hay que saber dejar las malas a un lado sin borrarlas... Creo que me lié en mi explicación no?? Jajajaja...
    Me gusta mucho tu carta a ti mismo Demiurgo, me encantan los jueves... Los echo de menos... Mucho!!! Y sobre todo me hubiera encantado este jueves escribirme a mi misma... Pero ahora vivo en silencio!!! Aunque me gusta visitar a los grandes amigos, como tú!! Un placer volver a tu casa Demiurgo!!!
    Muakksss!!!
    PD: No dejo pistas de quien soy, lo siento... Pues ando escondida de todo y todos... Aunque quizás sepas quien soy :) si es así sshhh guardame el secreto!!! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que fuiste muy clara en tu explicación.
      Gracias. Si soy quien creo que sos, se te extraña.
      Saludos.

      Eliminar
  8. me encantas
    Con tus giros y tus letras
    con tus palabras y emociones.
    me encantas

    ResponderEliminar
  9. Ojala que con un suspiro pudiéramos desaparecer las cosas negativas que nos sucede en la vida, aunque dicen que de ellas se aprende, pero más que nada para no recordarlas, y que a través de otro suspiro se cumplieran algunos sueños, pero... la vida no lleva magia, solo la podemos crear nosotros con las letras, con cuentos o relatos jueveros, como esta sección tan interesante que nos incita a volar alto.

    Me ha encantado tu carta que con ella nos invitas a la reflexión.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo que sería deseable y que nos queda la imaginación.
      Y que esta sección invita, al mismo tiempo que desafía.

      Besos especiales

      Eliminar
  10. Lo más curioso de tu carta es que empleas, la primera persona del singular, la segunda y la primera persona del plural. Fíjate en cuantas personas podemos convertirnos, o también imaginarnos porque has hecho un ejercicio fantástico sobre eso y es maravilloso que puedas desdoblarte sin que pase nada, jeje, solo cosas curiosas.

    Un beso grande

    Gracias por mostrarnos un pedacito de ti y de Mara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu observación. Me pregunté que persona sería adecuado usar en una carta a uno mismo. Y pensé que una mezcla podría funcionar.
      Es cierto lo que se puede hacer con la imaginación.

      Mara a veces me ayuda a mostrar una fracción de mí.

      Un beso.

      Eliminar
  11. ¡Hola! Qué buena carta, yo no llegué a participar, pero me encanta como afrontaste el reto, esto de ser uno mismo y a la vez, nuestros personajes también, que llega un momento donde se vuelven entes con vida propia. Me gustan esos ánimos que da al final la carta, hay que contar historias, disfrutar lo bueno y deshechar lo malo. O aprovecharlo y convertirlo en una historia.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha pasado algunas veces no llegar a participar.
      Que bien que te gusta como planteé el tema.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Me quedo con tus consejos de aprovechar la vida y buscar la felicidad, en no dejarnos vencer por el desánimo y aunque sea a través de la escritura tener siempre ganas de vivir historias y compartirlas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que eso gustó.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Estás incursionando en otra forma de escribir, puede llevarte a otros buenos puertos.
    Algo como lo que le ocurre a Nino Ortea con su personaje de Nino Ortea.

    Como intimidad (ahora que estamos solos diría Dolina) te cuento que hace mucho tiempo me dediqué en la primera hoja un libro que había estado buscando, el día que lo conseguí. Como 15 años después en una mudanza volví a toparme con esa dedicatoria, y efectivamente parecía dedicada por otro.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si repetiré lo que llamas otra forma de escribir, pero podría suceder. De haber anticipado el desafío que implicaría hacer algunas cosas, como adaptar un cuento a historieta, no las habría hecho. Por lo que no anticipar algo lo hizo posible.
      Lo que contás se parece mucho al tema de estos relatos.

      Saludos.

      Eliminar
  14. Una carta con palabras de ánimos y apoyo, para retomar el camino sin vacilar, cuando aparezcan esos bajones. Los mensajes positivos son como los comerciales subliminales que cambian - de alguna manera- la actitud de una persona. Muy introspectivo el contenido de tu misma. Buen ejercicio juevero.
    !Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta como definiste mi relato.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Me gustó, esa ambivalencia pinta un buen paisaje demiurguístico!
    La recurrencia a Mara me parece acertada. Obliga a pensar en diferentes niveles, como todas tus historias.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante tu mención de una ambivalencia, que además te guste y la definas como un paisaje demiurguístico.
      Mara funciona por diversas razones, en este caso fue efectiva mensajera.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  16. En esta propuesta veo un poquito a Demiurgo y no solo a sus personajes, esto me gusta, porque nos acercas más a ti.
    Que no te venzan las dudas, ni la incertidumbre. Que la inspiración te acompañe siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que me han comentado. No fue algo planificado, fue la inspiración que surgió.
      Gracias por lo que decís.
      Besos.

      Eliminar
  17. Escribir(se) cartas, siempre es bueno, Demi.

    Me gustó mucho la carta, porque me ayudó a descubrir otra parte de vos. Si bien al principio parecía vedada desde el modo de envío, al final, las intenciones y los deseos se mostraron claros.

    Ojalá se cumplan todos, de corazón.

    ¿Cuál es el resquemor con el cuento? Si se puede saber, claro.

    Besos para vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así parece.
      Que interesante lo que decís sobre mi carta.
      Gracias por tus deseos.

      No me gustó la resolución, tampoco me entusiasmó el planteo. A pesar de que gustó, creo que he escrito otros mejores.

      Besos para vos.

      Eliminar
  18. ¡Qué interesante ejercicio!
    A mí me recomendaron hacerlo. Un día de estos lo haré.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola! Una interesante idea la de escribirse una carta a uno mismo, incluso pienso que hasta podría tratarse de una buena terapia :O. Me encanta cómo empiezas el mensaje: "No quiero que ese desánimo te gane, me gane, nos gane.", esta frase tiene mucha fuerza, pues te refieres a ti de tres maneras diferentes. También me gusta mucho cómo has metido al personaje.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Fue el tema de este jueves, al que me sumé.
      Suele ser mi deseo cuando empiezo algo. Es que a veces recuerdo que he hecho como perteneciente a otro.
      Que bien.
      Un abrazo.

      Eliminar