Etiquetas

lunes, 1 de septiembre de 2014

Buscando a Duality

El 26 de agosto se cumplieron dos años de este blog. Y recibí un regalo virtual de Ame, seguidora de este blog, quien escribió un relato sobre Duality.
 Duality es personaje con que empecé a participar en los relatos jueveros, cuando era conocida sólo como la mujer felina.

Fue la modelo de un dibujante y guionista, a quien le contaba sus historias. Era como su musa y una noche se quedó con él. Hubo más de estos encuentros. En algún momento, parece que dejó de visitarlo. Sobre eso cuenta el relato que nos regala Ame que podría clasificarse como fanfictionn. Tal vez noten que su temática es más sensual, adulta, que los relatos que conocen de Duality. Y tal vez mejor escrito.



Buscando a Duality

Sumido en una vorágine de ideas que revoloteaban indecisas en su mente, El Historietista tomó papel y lápiz, tratando de aclarar sus pensamientos, el deseo era más débil que la frustración.

Hacía tiempo que Duality no lo visitaba, extrañaba esa aura de misterio en la que se envolvía y esa media sonrisa enigmática que la caracterizaba.

Hundido en su desazón, entre dibujos inconclusos y palabras confusas fue cayendo en un sopor profundo.

Su cuerpo se relajó, al igual lo hizo su mente, el sueño lo fue venciendo lentamente, mientras una serie de imágenes se proyectaban en un camino que lo invitaba e incitaba con insistencia a recorrerlo.

Encaminó sus pasos entre sus sueños y, mientras lo hacía, su corazón latía incesante, lo sentía golpear su pecho, incrustarse la pulsación en su garganta, sus manos se movían con cierto nerviosismo, hasta el momento en que las dejó tomar el control de sus pensamientos.

Sus brazos se elevaron al nivel de su torso, sus manos ahora libres se movían con soltura, de entre sus dedos se materializó el lápiz de donde fluían con armonía todos sus anhelos, empezó a dibujar siluetas indefinidas, con la goma, borraban de la misma forma que trazaban líneas imprecisas, el descontrol se apoderó de la poca paciencia que le quedaba y de un tajo lanzó el lápiz al vacío.

Agotado y cabizbajo, intentó refugiarse en la sombra de su soledad. En ese momento, sin darse cuenta, unos ojos de un negro profundo brillaban en la oscuridad, al verlo desesperado se rasgaban hasta casi desaparecer en la línea horizontal que sus párpados casi cerrados dejaban, un movimiento felino fue suficiente, de su cuerpo se desprendió un suave aroma, el perfume viajó sutil hasta los sentidos de El Historietista.

Él buscó entre la oscuridad a su mujer felina, su cuerpo desbordaba la emoción incontrolable de su juventud pasada, el deseo se apoderó nuevamente de su mente. Con su mano abierta buscó hasta encontrar el lápiz que había tirado, se dedicó a dibujar un bosque mágico en esa ciudad deshabitada, creo y sembró semillas que de inmediato crecieron, alcanzando una altura descomunal, todo era verde, ríos caudalosos murmuraban el arrullo de sus aguas, cascadas salvajes que salpicaban de humedad las líneas en el viento que el lápiz trazaba, la humedad brotó de su cuerpo y se acercó a Duality, que surgía en la negrura de la noche.

El Historietista habitando tu sueño.
Con mi dedo corazón, acaricio con delicadeza la máscara que cubre tu rostro, mientras mi mano desciende por la abertura generosa que el vestido marca en tu espalda, un escalofrío recorre tu piel de seda cundo mi boca desciende desde tus ojos hasta el nacimiento de tus labios, suavemente te atraigo hacía mí, con la pasión incrustada en el centro de mi boca, mi lengua se introduce con delicadeza, conjugando dos bocas en un sólo sentimiento, atraigo tu cuerpo con firmeza hasta quedar a un milímetro de distancia de mi cuerpo.

Y siento... Siento la pasión invadir por completo cada uno de mis pensamientos, se proyecta en el mástil salvaje que desea castigar tu sagrado templo.

Mis manos se introducen por debajo de tu vestido, se amoldan a tu espléndido trasero, mientras mi pelvis se arquea en respuesta a lo que tu lengua provoca en mi boca, y estallan mis ganas, al igual que las tuyas, resbalo con destreza el zipper de tu vestido, me retiro unos pasos para verlo caer derrotado ante tu belleza.

Observo con avidez la línea de tu busto, sonrío satisfecho cuando el candor se apodera de tus mejillas... ¡Viajo por tu cuerpo!, con la intensidad proyectada en mi entrepierna, acaricio tu rostro enigmático, tu cabello largo y rizado, atrapo tu boca, los besos se vuelven fuego buscando más, exigiendo más y bajo hasta tu cuello, siento tus pequeños dedos despojarme de mis prendas mientras sigo cayendo por lo abultado de tus pechos, por tu vientre, arribando en tu ombligo, sigo descendiendo hasta llegar al centro de tu locura.

Quiero derribar todas tus barreras, soltar a la mujer serena y succionar el interior de fiera que tanto me hechiza, lamo y succiono, penetro y devoro el fondo de tus entrañas, cuando un gemido gutural se atora en tu garganta y estallas fragmentada en múltiples sensaciones inundando mi boca de tus emociones.

Sostengo tu cuerpo cuando tus piernas se doblan y te volteo de frente, necesito perderme en tu mirada, nuevamente el rubor se apodera de tu rostro, al tiempo que mi cuerpo se abre paso en el interior de tus muslos. Sostengo tu busto en el hueco de mis manos mientras empujo con fuerza en la verticalidad de tu secreto.

El vaivén de mis caderas se intensifica al sentir tu respuesta, te sientes prisionera de mi cuerpo que te venera y en un movimiento ágil te montas en mi pelvis, succionando con fuerza mi falo endurecido, te abres para mí, como la hembra en celo que cada noche intensifica mis sueños y vuelves a estallar en el universo que te habita.

Mujer enigmática con vientre de fuego, has logrado explosionar cada uno de mis deseos.



Más relatos de Duality


Duality y la fórmula de seducción
El caso del Tecnovirus
Duality, dobles significados
La noche en que El Guardián Exterior conoció a la mujer felina
Un regreso

Capítulos de la primera temporada




miércoles, 27 de agosto de 2014

Este jueves, un relato: Robo

Me sumo a este relato, cuyo tema es robos. Y no podía estar ausente la mujer felina. 
Incluyo el link dentro del relato, en la frase final.


Duality irrumpió en un laboratorio y robó unas muestras de una fórmula experimental. Y fue a visitar a un amigo, que la había ayudado en un caso anterior.

Lo encontró escuchando una nota en la radio, a su grupo preferido, un trío femenino.
- Sí, son mis preferidas. Me gustaría conocerlas.
- Como experta en el tema, diría que te robaron el corazón.
- Sin desmerecer a mi visitante.
- Gracias. Pero concentráte en tu objetivo.
Y le extendió una entrada.
-Es con acceso a backstage. Te van a estar esperando después del recital.
-Me dejaste…sin palabras-
-Está bien. Mientras no me preguntes como lo obtuve.
-Obviamente. El tema es que me voy a quedar congelado cuando las vea.
-Te voy ayudar para que causes una buena impresión.

Duality visitó a su amigo,  en diversas ocasiones, para asesorarlo, elegir la ropa que le quedaba mejor. Para ponerlo a prueba en lo que iba a decir. También visitó a su amigo, mientras esperaba el auto que lo iba a buscar, privilegio de la entrada especial.
- Bueno estás casi listo. Tengo algo que podes usar.
Duality lo roció con un perfume.
-Ya estás listo. Nos vemos.

Duality se fue a entrenar con un talismán, que le permitiría vislumbras distintas corrientes del tiempo, para elegir la mejor decisión.
Algo que no usó, porque le pareció evidente, para elegir no contarle algunos detalles. Había investigado a las tres integrantes del grupo.  Tal vez un poco invasiva, pero su amigo sabría que decir.
Segundo, lo que le había dado era una muestra de una fórmula en desarrollo, de éxito relativo.

Duality, luego de consultar con el talismán, sabía que su amigo sería un caso en que tendría éxito la fórmula llamada Brisa de Venus.



Más historias de Duality



Los caminos del Tiempo (Y demás episodios de la "primera temporada).


martes, 26 de agosto de 2014

Dos años de blog

Mara Laira empezó el día con un humor no muy positivo. Las noticias no eran muy propicias. Y entonces vio un resplandor, blanco como una página en blanco.
Estaba en el vacío, no había forma de definir la situación. ¿Sería regresada al Mundo de las ideas? Considerarlo como posible le inquietaba. Oyó una voz, de alguien más bien irritado. Sí, era El Demiurgo. ¿Qué decía?
- ¡Maldita actividad inusual! ¿Cómo se atreven  a cerrarme el blog? ¿Y por qué?
Era El Demiurgo sin duda. Conocía su mal humor y  su voz, muy lejana a la de un locutor.

Luego de un tiempo indeterminado, Mara Laira sintió que estaba pisando en firme. Era un 26 de agosto. De regreso, estaba en ese lugar virtual que conocía.
- No es exactamente el mismo espacio virtual. No pude recuperar el original.
- Hola, Demiurgo. Veo que no te olvidaste de mí.
- Por favor, lejos estaba de mí. Aunque pensé en pedir que te adoptaran y renunciar a la blogosfera. ¿Te sentís bien?
- Un poco mareada y confusa con mi pasado.
- Creo que perdieron algunos datos, como tu primera aparición.
- ¡Pero qué clase de demiurgo! ¿Cómo es posible que…?
- ¿Podrías ayudarme a reorganizar todo esto? Ah, también se perdieron los comentarios de Vanina Parejas.
- ¿Esa locutora de radio?-Pausa-Está bien, pero esta conversación va a continuar. Me siento como si estuviera navegando.
- En cierta forma, es lo que estamos haciendo. Se llama navegar en Internet, así que esta sería nuestra nave 2.0.
-Hay mucho que hacer.
-Y voy a necesitar tu ayuda, Mara. Hay que inventarte el pasado que merecés. Tenemos que encontrar a nuestros amigos al Viajero Interdimensional y Atalanta. Y sospecho que se va agregar más personajes.
-Personas virtuales.
-Está bien. Personas virtuales.


Con el paso del tiempo, si irían agregando más personajes o personas virtuales, como Mara Laira dice. Duality, la mujer felina. El Guardián Exterior, Dana Serling, una pareja de investigadores de lo paranormal, Incluso una reina del grito, Regina Clámor.

Mara Laira se fue haciendo famosa, amada por blogeros y personas virtuales. Y así hasta llegar a los dos años desde aquel nuevo comienzo.
Demiurgo: Dos años desde ese entonces, Mara Laira. Creo que tenemos que organizar un festejo.
Mara Laira: No he pensado en eso. Y hoy no puede ser. Tengo una cita con JLO.
Demiurgo: Que te vaya bien.

Mara Laira: Gracias. Y ustedes, lectores, ¿Qué opinan?


Firma conjunta de El Demiurgo y Mara Laira, creada por Marifer Pizzani.

Un posteo sobre estos dos años hecho por un amigo blogero.

lunes, 25 de agosto de 2014

Enigma 2 de 2

Hola, soy Mara Laira.

Sigo como casera en la casa de mis amigos Flin, Fidoy Fiori.
Que aún siguen sin volver de una aventura. Va a encontrar la heladera llena, pero también van a encontrar ocupada la soga de la ropa. La mía y la de Atalanta, que vino a hacerme compañía. Sus peplos necesitaban limpieza, entre tanta escultura y modelo de arcilla y parecen que tardan mucho en secarse.

Mientras los espero, aprovecho para revelar la solución de enigma que les planteé.


La vez pasada le planteé el  siguiente enigma.

A una secretaria le ordenan enviar 10 circulares distintas a 10 destinatarios distintos. Cuando está por meter las circulares dentro de cada sobre, es interrumpida por su jefe.
Para ayudarla, un admirador, que mete los 10 papeles en los 10 sobres, al azar, y los envía.
Cuando ella vuelve, le pregunta como hizo para saber en cual sobre iba cada circular.
- ¿No eran iguales?

La pregunta era: ¿cuántas probabilidades de que 9 sean correctos y sólo 1 sea incorrecto?

La respuesta es…ninguna.
Si 9 sobres fueron enviados correctamente, el 10° también fue enviado correctamente, porque no pudo haberse intercambiado por otro. El número mínimo de sobres equivocados es 2.

Bonus track:
Por una torpeza, una falta de memoria, el admirador de la secretaria se había olvidado de enviar los 10 sobres, algo que fue descubierto por casualidad. Para suerte de la secretaria, quien decidió mantener lejos de su trabajo, a su admirador.

Les quiero agradecer el interés que pusieron en este enigma.

Les aviso que mañana se cumplen dos años de este espacio virtual, que comparto con El Demiurgo.



lunes, 18 de agosto de 2014

Enigma 1 de 2


Hola, soy Mara Laira. Quiero avisarles que estoy cuidando la casa de mis amigos Flin, Fido y Fiori.
Necesito un poco de descanso. Así que no me traigan enigmas por una o dos semanas. Pero sí puedo plantearlos. Les puedo contar una historia con un sutil enigma.

A una secretaria le ordenan enviar 10 circulares distintas a 10 destinatarios distintos. Cuando esta por empezar a meter las circulares dentro de cada sobre, es interrumpida por su jefe.
Entonces, interviene un admirador de la secretaria, que para ayudarla, mete los 10 papeles en los 10 sobres, al azar.


Cuando ella vuelve, le cuenta lo que hizo, esperando ganar su atención.
Ella le pregunta como hizo para saber en cual sobre iba cada circular.
- ¿No eran iguales?
-…Pero todavía hay tiempo para ordenar los sobres.
Silencio.
- Decime que no enviaste los sobres.
- Bueno, ¿pero cuantas probabilidades de que haya enviados todos mal? Lo más probable es que 9 sean correctos y sólo 1 sea incorrecto.
- Así no vas ganar mi atención. En lugar de ayudarme, me complicaste. Y además, me planteaste un enigma.
El enigma es: ¿cuántas probabilidades de que 9 sean correctos y sólo 1 sea incorrecto?

Ya tienen el enigma. Espero sus respuestas. Cómo pueden prever, mantendré ocultas las respuestas más acertadas, para que todos tengan la misma oportunidad.

Nos leemos. 

Y recuerden que el 26 de agosto se cumplen dos años de este espacio virtual.


miércoles, 13 de agosto de 2014

Este jueves, un relato: Virus

Este es el tema de esta semana. Creo que encontré una forma personal de plantearlo, con dos o más conocidas de los relatos jueveros. Les presento.

El caso del tecnovirus.


El encuentro entre las dos era tenso.
-…fue entonces cuando se comenzaron a detectar inusuales incrementos de temperatura. Como efectos laterales hubo algunos incendios…
- ¿Combustión espontanea?-preguntó la mujer, que Dana consideraba que debería limitarse a la locución y al modelaje.
- Faltaría un catalizador para que fuera posible.
La otra sugirió investigar posibles aumentos de nivel adquisitivo de los habitantes.
Dana Serling contuvo el deseo de hacerle una fatality de Mortal Kombat y dio las órdenes a su equipo.
Los datos fueron sorprendentes. Hubo aumentos de ingresos económicos entre quienes se presentaron como voluntarios para experimentos médicos. La mayoría presentaba extraños síntomas. Hubo que mantenerlos aislados, con elementos ignifugos, para evitar incendios a su alrededor. Su temperatura corporal aumentaba peligrosamente…
- Tengo alguna fuente secreta, que me habló de un robo en cierto laboratorio de nanotecnología. Experimentan con nanorobots capaces de autoreproducirse.
- ¿Cómo un virus?

Dana Serling visitó personalmente al único paciente sin síntomas. Acompañada por… Mara Laira.
Con el ánimo de impresionarlas, contó que se había presentado como voluntario de unos experimentos. Y la frustración de ser incluido en el grupo de control.
- Fue una suerte- contestó Dana- Necesitamos mantenerlo bajo observación, pero no hay síntomas.
- Eso me dijeron. Pero no hay quien cure mi acufeno. Un zumbido permanente a toda hora.
- ¿A qué frecuencia es el sonido?

Nanorobots circulando por el interior de los seres humanos, como una protección interna contra  climas extremos. Un laboratorio rival se había apropiado de una muestra. Para experimentar en voluntarios.
Pero los nanorobots estaban programados para salirse de control, como un tecnovirus, si no recibían cierta frecuencia de un sonido. La misma frecuencia del acufeno del único inmune.
Una frecuencia que pudo ser generada por sintetizadores. Y difundida por altavoces por toda la ciudad. La epidemia fue contenida…

- Por ahora- dijo Dana- Hemos recibido informes de que siguen estando en algunos laboratorios.
- Ya pensé en eso. 

Unas horas después, Duality, la mujer felina, irrumpía sigilosa en un laboratorio secreto, para destruir ciertos proyectos, que no debían caer en manos equivocadas.



miércoles, 6 de agosto de 2014

Este jueves, un relato: Párrafos literarios



Cuando Gabriel Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto.

Su visión era borrosa, así que no pudo precisar los alcances de su transformación. Pero pudo notar que no había disminuido de tamaño.
Había sucedido lo que temía, cuando fue a pedir ayuda a la Fundación Ravencroft.

La Dra. Ashley Kafka lo escuchó atentamente, sus antecedentes familiares, especialmente el de… 
 - …de mi desafortunado pariente, cuya crónica escribió alguien de  su familia.
- Conozco esos antecedentes. Y creo haber encontrado algo...

Y así comenzó el tratamiento preventivo, visitando diariamente  el edificio Ravencroft..
Había dos aspectos. Uno era el psicológico. Y de eso se encargaba la doctora.
Y el tema de lo genético. Controlar su transformación era algo costoso. Samsa descubrió accidentalmente que Kafka cedía parte de su sueldo, para pagar las dosis de la fórmula. Una razón más para sentir algo por ella.

Así que aceptó trabajar en películas de terror, dirigidas por un tal Quentin Beck.  Su aspecto sutilmente extraño funcionaba en esas películas. A cambio de aportes anónimos a la Fundación Ravencroft.

Pero algo no funcionaba bien. Sintió el cambio.
Lo siguiente fue despertar en su habitación, en su departamento. Transformado. Sus recuerdos eran confusos. Pero había escenas violentas en su mente.

Alguien llegó a tocar el timbre. Era la Doctora Kafka, quien había leído sobre ciertos incidentes con un insecto gigante en el Daily Bugle.
- He cambiado.
Pero ella insistió en pasar.
- Puedo encontrar una solución...
Alguien irrumpió. Su apariencia era aun más extraña.
- Creo que no puedo permitirlo-dijo con una extraña voz- Nos contrataron por lo que somos.  Es hora de asumir que eres un monstruo. Puedes empezar con ella.
-¡No!
Lo siguiente fue una pelea entre ambos seres.
Y el despertar en la Fundación Ravencroft.

La doctora estaba a su lado.
- Tranquilo, tuvimos ayuda de un amigo especial.
Ella le alcanzó un espejo. Su aspecto estaba más cerca de lo humano.
- Yo quería volver a ser humano…
-  Puedo querer a ese humano que hay en tu persona. Y puedo ayudarte, si me dejas.
La doctora Ashely Kafka, que nunca se daba por vencida. Que encontraba humanidad en seres extraños y desafortunados.
¿Cómo no sentir algo por ella?

Más fragmentos literarios en lo de Neogeminis

Aclaración: Este relato me costó. Y aún no estoy seguro del resultado.
Incluí algún que otro personaje de los comics de Marvel. Como la psicóloga Ashley Kafka. Para no limitarme a los comics de DC.
Incluí algunos datos para entendidos.
Me excedí con las palabras. Pero las necesitaba.