Etiquetas

sábado, 20 de septiembre de 2014

Este, jueves un relato: Cierre del jueves y una fanfiction de Mara Laira

Mara Laira había pasado una etapa de descanso, en la que sólo se había dedicado a Virtualidad, su programa de radio. Y a cuidar  la casa de Flin, Fido y Fiori. 

Se venía una etapa en que volvería a modelar, seguramente tendría que resolver algún enigma. Tal vez mediar entre Maléfica y entre la brujita gótica Judith. El Demiurgo no lo había hecho muy bien.
Así que qué se dispuso a dormir, a descansar bien para un intenso período de actividades.

Repentinamente, se encontró en el Plano Onírico. Frente a ella, estaba alguien a quien empezaba a encontrar antipática. Muy linda, muy sugestiva,  pero le desagradaba. Era Duality, la mujer felina.
 - Algún día tendremos que arreglar esta rivalidad-dijeron las dos simultáneamente.
- Pero no será ahora. Estoy muy ocupada. Parece que cualquiera está entrando al Plano Onírico.
- Un momento, que soy Mara Laira. Tengo mi público.
- Público que te está olvidando. ¿Cuántas historias te dedicaron?
- Una de último momento. Hablando de tus historias, ¿cómo saliste de la mansión de los X-Men, falsa Ms. Marvel?
- Aún estoy ahí. Recibí un ataque mental que me envió al Plano Onírico,
, mientras sigo  ahí.
- Supongo que habrás planeado algo. Puedo darte algunas ideas, a cambio de que me digas como invitar a los jueveros a este…lo que sea.

Hubo un dialogo, en que las dos mujeres postergaron su rivalidad. Y se aconsejaron mutuamente. Duality salió del Plano Onírico, con algunas ideas. Y Mara Laira convocó a los jueveros.

Cada uno de los jueveros participantes, se encontró en el Plano Onírico.  Estaban en un lugar de conferencias. En frente, estaba Mara Laira, agradeciéndoles:
-…Gracias por haberse interesado en esta propuesta, que pensamos con El Demiurgo. Fue un gusto conocer cada una de sus historias.
El Demiurgo se los agradece y planea seguir aportando fanfictions, nuevas ideas para que participen. Ahora, voy a leerles una fanfiction que Frodo, un fan, escribió sobre mí.


Mi encuentro con Mara


"No era mi lugar de destino, aunque ahora lo dudo. Lo cierto es que estaba apurado y la Estación de Hurlingham era tan solo una escala, mi escala. Es por eso que decidí tomar el atajo. Aquel puente peatonal de unos treinta escalones ascendentes con su amplio descanso en medio, aquel que se eleva por sobre las vías del tren, y que termina en otros treinta escalones que se pueden descender fácilmente de dos en dos.

Al comenzar a cruzarlo algo se apoderó de mí, un arremolinado viento de libertad y una sofocante sensación de inmensidad, a la vez que comprendía que esos segundos eran únicos y que se escaparían de un momento a otro. Me quedé paralizado y tuve que apoyar mis antebrazos en la baranda, de cara al oeste. El cielo se había ruborizado con unos colores que nunca había visto, las sombras se habían hecho largas sobre el andén, y el tejadillo en ese instante no servía para cubrir la ceguera de los que esperaban el San Martín.
Mi elevación me permitió ver gran parte de la ciudad, casas bajas, chalets y arboledas que intercalaban fresnos, plátanos, algunas coníferas, con unas pocas palmeras y una florida y rosada ceiba especiosa. Me impresionó notablemente como el gris hormigón de la Estación se transformó en un naranja rosado. Fue ahí cuando la vi. Estaba parada en la otra punta del puente peatonal y venía hacia mi justo cuando la campana que anuncia el cierre de la barrera empezó a sonar. 

Creo que ella caminó muy lento o tal vez el pulso de mi tiempo se congeló. Pude observar sus gestos por debajo del sombrero y vi como una paloma espantada por el bocinazo del tren casi le rozaba el vestido negro, y su cabello, agitado por el viento. Antes de que el tren arribe a la estación pude escuchar cada uno de los golpes que los tacos de sus zapatos daban sobre los tablones de madera. Esos treinta metros que nos separaban fueron una eternidad. En el preciso momento en que pasó a mi lado, posó sus labios sobre mi oído izquierdo y me dijo suavemente “acá estoy”. En mi confusión tuve que bajar la vista y entrecerrar los ojos, encandilado como estaba por mirar directamente al sol y mis pupilas que no se acostumbraban a la poca sombra que conseguían, se sentían confundidas.


Cuando logré enfocar, pude volver a percibir figuras. La figura lejana de un vendedor de diarios que se alejaba a los gritos por el andén, el tren que ya frenaba en la Estación con todos los ruidos de su maquinaria, la gente que bullía y peleaba subiendo y bajando entre los gritos, un perro y el silbato del guarda, una orquesta ambulante que tocaba a la gorra un triste y lejano carnavalito, y ya por el parlante anunciaban el arribo y destino de la máquina.
A ella no la volví a ver."


Aplausos. 
Mara Laira concluyó:
- Me queda decirles gracias y pasarle el turno a Nieves.



jueves, 18 de septiembre de 2014

Este jueves un relato: Fanfictions: Doctor Jeckill & Mr. Hyde-Sherlock Holmes

No podía quedarme fuera de mi propia convocatoria, sobre fanfictions y/o historias tardías.. Así que forcé mi inspiración, hasta que despertó enérgicamente, como si varias musas me hablaran al mismo tiempo.
Aclarando que no soy Stevenson ni Conan Doyle, les presento.

Un estudio en escarlata sobre el doctor Jeckill


En los días posteriores a la reaparición de mi amigo Sherlock Holmes, luego de su falsa muerte, hubo casos que merecieron nuestra atención. Y que el mejor defensor de la ley de su generación consideró que el mundo no estaba listo para conocer.

- Watson, nuestra agencia ha caído en un total descrédito con estos casos que nos está confiando Lestrade. ¿Doble personalidad, transformaciones de respetables médicos?
- He leído sobre el diario encontrado del infortunado doctor Jeckill. Creo que merece nuestra atención, como El caso del vampiro de Suxxes.
- Un caso inusual que captó mi atención. ¿Recuerda aquello que le digo de al desechar lo imposible, en lo que queda, aunque improbable está la verdad?
- Henry Jeckill tenía algunos rasgos que podrían ser interpretados como transtornos de personalidad.
- En el comienzo de mi carrera, hubiera planteado una teoría así. Si no fuera por la diferente estatura de Edward Hyde. Pienselo de nuevo. Tenemos un acusado de homicidio muerto encontrado en el domicilio de un prestigioso médico. Tenemos el dudoso testimonio de un hombre muerto y de un hombre perdido.
- Confieso que estoy perdido.
- No debo culparlo por su falta de experiencia, Watson. Creo que consultaré los archivos del abogado Utterson. Puede atender a sus pacientes.
Al volver, al día siguiente a Baker Street, me encontré con el cuerpo de detectives dirigido por Wiggins, esos chiquillos rotosos, frecuentaban lugares marginales.
- Me disculpo por haberlo mantenido fuera de esto-dijo Holmes, luego de darle unas instrucciones- Pero recordé las alusiones del pasado oculto de su colega, el Dr. Jeckill. Y su pretensión de ser respetable. Encontré una alusión a Thomas Russel, un antiguo aliado de Moriarty. Su descripción coincide con el difunto Edward Hyde.

Era alguien que podía identificar su pasado oculto. Es obvio que Jeckill quería deshacerse de él, sin levantar sospechas. Así que recurrió a su imaginación, para inventar esa historia de la doble personalidad. Para comenzar una nueva carrera, con otra identidad.
Puede cambiar de nombre, pero no de hábitos. Pronto, tendremos noticias de él. Lamento decirlo, pero el mundo no está preparado para esta historia.

La aparición bajo otro nombre de Jeckill dio la razón al mejor investigador del mundo, en esta historia que el mundo conocerá, en un futuro lejano.






Más fanfictions y historias que llegaron tarde en este mismo lugar.

sábado, 13 de septiembre de 2014

Este jueves un relato: Fanfictions- Historias tardías

Hola. Por cuarta vez, tercera vez en este año, me toca ser el anfitrión juevero. Antes de proponer el tema, quisiera hacer dos observaciones. He notado una deserción en la blogosfera, blogs que se pasan a privados o se eliminan. Espero que los jueveros sigan con sus tan interesantes blogs. También he notodo que los anfitriones anteriores suelen enlazar la URL de blog, cuando deberían enlazar la URL de la entrada.  Y ahora el tema, presentado por Mara Laira.

Mara Laira: Gracias, Demiurgo. Hola, blogeros y personas virtuales.
El tema que proponemos es

 Fanfictions, ficción de fans


Se trata de relatos escritos por fans de una obra de ficción, ya sea libros, películas, comics, etc.
Y ese es el reto.
Lo que se trata de que escriban sobres sus personajes, ficciones preferidas, o por qué no, odiadas. Sin tener en cuenta necesariamente la continuidad oficial. 
También pueden escribir sobre mí, como han hecho antes. No hay limites con los finales, ya leí como me mataron en ficción. Pero me dieron pistas sobre mi pasado. El Demiurgo dice que si lo matan como personaje (Teresa Oteo lo hizo), sea ventajoso para él, como en poder de las tres novias de Drácula. También pueden escribir sobre Duality, la mujer felina, sobre Atalanta y El Viajero Interdimensional.

No hace falta que se limiten a la blogosfera. Y también pueden combinar personajes, personas virtuales.

Como ejemplo, podría escribir sobre The Question (Vic Sage), detective con una máscara hecha de Pseuderm, experto en artes marciales. 


Que podría tener como compañera de aventuras a un personaje del videojuego Kombat. Como la reina Sindel, cuyo poder letal es un grito sónico.

Es un ejemplo. Esperamos a los fans de los comics, series conocidas y no tanto.

Por si este tema, les parece difícil, hay un tema alternativo.

Historias tardías 


Tanto como historias en que llegar tarde puede ser la diferencia, para bien o para mal.
Otra interpretación posible es historias que quedaron fuera de convocatorias anteriores, por no haber llegado a tiempo la inspiración. O por no haber estado de vacaciones, fallas técnicas etc. Y ahora, El Demiurgo.

Hola, soy El Demiurgo, para cerrar. Sugerencia final, podrían escribir sobre la rivalidad entre Mara Laira y Duality. Inclusive con ficciones y personajes que prefieran.
 Me queda decir que pueden elegir las imágenes que consideren más adecuadas para sus relatos. De hecho, ese puede ser un desafío extra.
 Y tengan en cuenta el límite de palabras, aunque creo que podríamos ser flexibles, para que no recorten demasiado sus relatos.
Vamos a empezar a enlazar los relatos, a partir del miércoles. Y supongo que el cierre será el próximo sábado.
A imaginar




La aventuras comienzan


Verónica Jazzy
SUEÑOS DE SINCERIDAD
Judith
Maribel Lirio
Censura XXI
Juan Carlos
Yessy kan
Lao Paunero
Neogeminis
Loquita Diplomada
Carmen Andújar
Gaby*
cass

El Demiurgo

Charo
Teresa Oteo


Mención especial







jueves, 11 de septiembre de 2014

Contando la semana en palabras: Palabra 37 de 52 Perfume de mujer felina

Me sumo a la propuesta de Las palabras de Sindel, una palabra por año, sobre la que se escribirá. La palabra de esta semana es perfume. Usé esas palabras y algunas de semanas anteriores, para algo titulado.

Perfume de mujer felina

El Historietista despertó, inclinado sobre el tablero de dibujo, con emociones contradictorias.
Con la sensación de su encuentro onírico con Duality. Y con la frustración de haber expulsado de Plano Onirico, al haber despertado.
Miró hacia la ventana, donde tantas veces la había visto entrar. Y no estaba. Pero en cierta forma, aún sentía su presencia, recordaba el contacto con ese cuerpo de mujer, que no parecía de este mundo. Ese cuerpo por el cual había viajado.
Su corazón latía intensamente. Sentía su perfume de mujer felina. Sintió las manos de ella, guiando a sus manos, para dibujar historias, para escribir palabras. Tenía mucho que hacer. Libre del miedo de perderla, ansioso por que llegara la noche, en que volvería a encontrarse con ella. En la vigilia o en el Plano Onírico.




Es como un cierre, tal vez torpe, de un relato escrito por una seguidora del blog. Relato que recomiendo, pueden leerlo haciendo click Aquí.

Ah, esta es la entrada 180.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Buscando a Duality

El 26 de agosto se cumplieron dos años de este blog. Y recibí un regalo virtual de Ame, seguidora de este blog, quien escribió un relato sobre Duality.
 Duality es personaje con que empecé a participar en los relatos jueveros, cuando era conocida sólo como la mujer felina.

Fue la modelo de un dibujante y guionista, a quien le contaba sus historias. Era como su musa y una noche se quedó con él. Hubo más de estos encuentros. En algún momento, parece que dejó de visitarlo. Sobre eso cuenta el relato que nos regala Ame que podría clasificarse como fanfictionn. Tal vez noten que su temática es más sensual, adulta, que los relatos que conocen de Duality. Y tal vez mejor escrito.

(Relato publicado en el blog de Ame).

Buscando a Duality

Sumido en una vorágine de ideas que revoloteaban indecisas en su mente, El Historietista tomó papel y lápiz, tratando de aclarar sus pensamientos, el deseo era más débil que la frustración.

Hacía tiempo que Duality no lo visitaba, extrañaba esa aura de misterio en la que se envolvía y esa media sonrisa enigmática que la caracterizaba.

Hundido en su desazón, entre dibujos inconclusos y palabras confusas fue cayendo en un sopor profundo.

Su cuerpo se relajó, al igual lo hizo su mente, el sueño lo fue venciendo lentamente, mientras una serie de imágenes se proyectaban en un camino que lo invitaba e incitaba con insistencia a recorrerlo.

Encaminó sus pasos entre sus sueños y, mientras lo hacía, su corazón latía incesante, lo sentía golpear su pecho, incrustarse la pulsación en su garganta, sus manos se movían con cierto nerviosismo, hasta el momento en que las dejó tomar el control de sus pensamientos.

Sus brazos se elevaron al nivel de su torso, sus manos ahora libres se movían con soltura, de entre sus dedos se materializó el lápiz de donde fluían con armonía todos sus anhelos, empezó a dibujar siluetas indefinidas, con la goma, borraban de la misma forma que trazaban líneas imprecisas, el descontrol se apoderó de la poca paciencia que le quedaba y de un tajo lanzó el lápiz al vacío.

Agotado y cabizbajo, intentó refugiarse en la sombra de su soledad. En ese momento, sin darse cuenta, unos ojos de un negro profundo brillaban en la oscuridad, al verlo desesperado se rasgaban hasta casi desaparecer en la línea horizontal que sus párpados casi cerrados dejaban, un movimiento felino fue suficiente, de su cuerpo se desprendió un suave aroma, el perfume viajó sutil hasta los sentidos de El Historietista.





Él buscó entre la oscuridad a su mujer felina, su cuerpo desbordaba la emoción incontrolable de su juventud pasada, el deseo se apoderó nuevamente de su mente. Con su mano abierta buscó hasta encontrar el lápiz que había tirado, se dedicó a dibujar un bosque mágico en esa ciudad deshabitada, creo y sembró semillas que de inmediato crecieron, alcanzando una altura descomunal, todo era verde, ríos caudalosos murmuraban el arrullo de sus aguas, cascadas salvajes que salpicaban de humedad las líneas en el viento que el lápiz trazaba, la humedad brotó de su cuerpo y se acercó a Duality, que surgía en la negrura de la noche.

El Historietista habitando tu sueño.
Con mi dedo corazón, acaricio con delicadeza la máscara que cubre tu rostro, mientras mi mano desciende por la abertura generosa que el vestido marca en tu espalda, un escalofrío recorre tu piel de seda cundo mi boca desciende desde tus ojos hasta el nacimiento de tus labios, suavemente te atraigo hacía mí, con la pasión incrustada en el centro de mi boca, mi lengua se introduce con delicadeza, conjugando dos bocas en un sólo sentimiento, atraigo tu cuerpo con firmeza hasta quedar a un milímetro de distancia de mi cuerpo.

Y siento... Siento la pasión invadir por completo cada uno de mis pensamientos, se proyecta en el mástil salvaje que desea castigar tu sagrado templo.

Mis manos se introducen por debajo de tu vestido, se amoldan a tu espléndido trasero, mientras mi pelvis se arquea en respuesta a lo que tu lengua provoca en mi boca, y estallan mis ganas, al igual que las tuyas, resbalo con destreza el zipper de tu vestido, me retiro unos pasos para verlo caer derrotado ante tu belleza.

Observo con avidez la línea de tu busto, sonrío satisfecho cuando el candor se apodera de tus mejillas... ¡Viajo por tu cuerpo!, con la intensidad proyectada en mi entrepierna, acaricio tu rostro enigmático, tu cabello largo y rizado, atrapo tu boca, los besos se vuelven fuego buscando más, exigiendo más y bajo hasta tu cuello, siento tus pequeños dedos despojarme de mis prendas mientras sigo cayendo por lo abultado de tus pechos, por tu vientre, arribando en tu ombligo, sigo descendiendo hasta llegar al centro de tu locura.

Quiero derribar todas tus barreras, soltar a la mujer serena y succionar el interior de fiera que tanto me hechiza, lamo y succiono, penetro y devoro el fondo de tus entrañas, cuando un gemido gutural se atora en tu garganta y estallas fragmentada en múltiples sensaciones inundando mi boca de tus emociones.

Sostengo tu cuerpo cuando tus piernas se doblan y te volteo de frente, necesito perderme en tu mirada, nuevamente el rubor se apodera de tu rostro, al tiempo que mi cuerpo se abre paso en el interior de tus muslos. Sostengo tu busto en el hueco de mis manos mientras empujo con fuerza en la verticalidad de tu secreto.

El vaivén de mis caderas se intensifica al sentir tu respuesta, te sientes prisionera de mi cuerpo que te venera y en un movimiento ágil te montas en mi pelvis, succionando con fuerza mi falo endurecido, te abres para mí, como la hembra en celo que cada noche intensifica mis sueños y vuelves a estallar en el universo que te habita.

Mujer enigmática con vientre de fuego, has logrado explosionar cada uno de mis deseos.



Más relatos de Duality


Duality y la fórmula de seducción
El caso del Tecnovirus
Duality, dobles significados
La noche en que El Guardián Exterior conoció a la mujer felina
Un regreso

Capítulos de la primera temporada




miércoles, 27 de agosto de 2014

Este jueves, un relato: Robo

Me sumo a este relato, cuyo tema es robos. Y no podía estar ausente la mujer felina. 
Incluyo el link dentro del relato, en la frase final.


Duality irrumpió en un laboratorio y robó unas muestras de una fórmula experimental. Y fue a visitar a un amigo, que la había ayudado en un caso anterior.

Lo encontró escuchando una nota en la radio, a su grupo preferido, un trío femenino.
- Sí, son mis preferidas. Me gustaría conocerlas.
- Como experta en el tema, diría que te robaron el corazón.
- Sin desmerecer a mi visitante.
- Gracias. Pero concentráte en tu objetivo.
Y le extendió una entrada.
-Es con acceso a backstage. Te van a estar esperando después del recital.
-Me dejaste…sin palabras-
-Está bien. Mientras no me preguntes como lo obtuve.
-Obviamente. El tema es que me voy a quedar congelado cuando las vea.
-Te voy ayudar para que causes una buena impresión.

Duality visitó a su amigo,  en diversas ocasiones, para asesorarlo, elegir la ropa que le quedaba mejor. Para ponerlo a prueba en lo que iba a decir. También visitó a su amigo, mientras esperaba el auto que lo iba a buscar, privilegio de la entrada especial.
- Bueno estás casi listo. Tengo algo que podes usar.
Duality lo roció con un perfume.
-Ya estás listo. Nos vemos.

Duality se fue a entrenar con un talismán, que le permitiría vislumbras distintas corrientes del tiempo, para elegir la mejor decisión.
Algo que no usó, porque le pareció evidente, para elegir no contarle algunos detalles. Había investigado a las tres integrantes del grupo.  Tal vez un poco invasiva, pero su amigo sabría que decir.
Segundo, lo que le había dado era una muestra de una fórmula en desarrollo, de éxito relativo.

Duality, luego de consultar con el talismán, sabía que su amigo sería un caso en que tendría éxito la fórmula llamada Brisa de Venus.




Más historias de Duality



Los caminos del Tiempo (Y demás episodios de la "primera temporada).


martes, 26 de agosto de 2014

Dos años de blog

Mara Laira empezó el día con un humor no muy positivo. Las noticias no eran muy propicias. Y entonces vio un resplandor, blanco como una página en blanco.
Estaba en el vacío, no había forma de definir la situación. ¿Sería regresada al Mundo de las ideas? Considerarlo como posible le inquietaba. Oyó una voz, de alguien más bien irritado. Sí, era El Demiurgo. ¿Qué decía?
- ¡Maldita actividad inusual! ¿Cómo se atreven  a cerrarme el blog? ¿Y por qué?
Era El Demiurgo sin duda. Conocía su mal humor y  su voz, muy lejana a la de un locutor.

Luego de un tiempo indeterminado, Mara Laira sintió que estaba pisando en firme. Era un 26 de agosto. De regreso, estaba en ese lugar virtual que conocía.
- No es exactamente el mismo espacio virtual. No pude recuperar el original.
- Hola, Demiurgo. Veo que no te olvidaste de mí.
- Por favor, lejos estaba de mí. Aunque pensé en pedir que te adoptaran y renunciar a la blogosfera. ¿Te sentís bien?
- Un poco mareada y confusa con mi pasado.
- Creo que perdieron algunos datos, como tu primera aparición.
- ¡Pero qué clase de demiurgo! ¿Cómo es posible que…?
- ¿Podrías ayudarme a reorganizar todo esto? Ah, también se perdieron los comentarios de Vanina Parejas.
- ¿Esa locutora de radio?-Pausa-Está bien, pero esta conversación va a continuar. Me siento como si estuviera navegando.
- En cierta forma, es lo que estamos haciendo. Se llama navegar en Internet, así que esta sería nuestra nave 2.0.
-Hay mucho que hacer.
-Y voy a necesitar tu ayuda, Mara. Hay que inventarte el pasado que merecés. Tenemos que encontrar a nuestros amigos al Viajero Interdimensional y Atalanta. Y sospecho que se va agregar más personajes.
-Personas virtuales.
-Está bien. Personas virtuales.


Con el paso del tiempo, si irían agregando más personajes o personas virtuales, como Mara Laira dice. Duality, la mujer felina. El Guardián Exterior, Dana Serling, una pareja de investigadores de lo paranormal, Incluso una reina del grito, Regina Clámor.

Mara Laira se fue haciendo famosa, amada por blogeros y personas virtuales. Y así hasta llegar a los dos años desde aquel nuevo comienzo.
Demiurgo: Dos años desde ese entonces, Mara Laira. Creo que tenemos que organizar un festejo.
Mara Laira: No he pensado en eso. Y hoy no puede ser. Tengo una cita con JLO.
Demiurgo: Que te vaya bien.

Mara Laira: Gracias. Y ustedes, lectores, ¿Qué opinan?


Firma conjunta de El Demiurgo y Mara Laira, creada por Marifer Pizzani.

Un posteo sobre estos dos años hecho por un amigo blogero.