Etiquetas

jueves, 11 de agosto de 2022

Este jueves, un relato: NOMBRES DE BLOGS

 

Neogéminis nos propone el siguiente reto:

Recorriendo el listado de blogs amigos he notado la poética creatividad que los blogueros que suelo visitar han demostrado a la hora de bautizar sus blogs, detalle éste que suele surgir de alguna razón personal que cada uno ha sabido explicar en su momento. Independientemente de la motivación original, creo que muchos de los mismos resultan muy interesantes como punto de partida para narrar historias, por lo que esta semana, que nuevamente me corresponde conducir un encuentro juevero, quiero proponerles que seleccionemos el nombre de algún blog amigo que nos guste particularmente y lo utilicemos para inspirarnos para armar un relato o poesía de cualquier género y tenor. Cada quien decide. 

Para agregarle interés a la propuesta, además de dejar expreso el nombre del blog del que se parte, también deberemos enlazar el mismo para invitar a visitarlo, por si el resto de los participantes no lo conoce. 

Recuerden respetar la reciprocidad de visitas y comentarios, enlazar el blog convocante (en este caso el mío) como así también especificar que se participa del envento encabezando con el título y la imagen propuesta. 

A partir del miércoles pueden ir publicando sus relatos avisándome oportunamente para poder ir armando la lista de participantes. Los espero.

CADA JUEVES, UN RELATO: NOMBRES DE BLOGS




Aprovecho para continuar este relato. Encuentro con la Mujer Fatal  Recomiendo leerlo antes para entender el relato. (Ver enlace).


 La canción del Olvido

Lilith Blue  cantó para los Frigia, envuelta en las penumbras de la habitación, que acentuaban su sensualidad. Lo que tuvo un efecto afrodisíaco, cuando quedaron solos. Hubo ritos nocturnos, cargados de amorosa lujuria, pasaron a ser ritos diurnos.

 

Tiempo después, en el Plano Onírico, Liliht Blue ensayó en el nuevo escenario, diseñado por los Frigia, acompañada sus los extraños músicos. Se quedó sola, un momento

 

Mientras, los Frigia retocaban detalles en la maqueta del escenario.

-Ya está lista.

Y se entregaron al sueño.

 

. Y entonces, los cables de los equipos atraparon a la cantante.

--¿Qué quieren de mí?

- Recordamos todo –dijo la voz de una mujer. Que era -. Y vas a escucharnos.

Una venda tapó la boca de Lilith Blue.

-Yo era Eva Sivana, compuse las canciones más sugestiva- dijo la mujer, que Roxana Frigia, con expresión de rencor- Sólo te pedí tu guía. Y me usaste.

-Yo era Alejandro Romero. –agregó su acompañante- Quise detenerte para salvarla. Pero alguien me mató.

-No le guardamos rencor. Quiso salvarte –dijo Eva Sivana-

-Negociaste con el ¿quién es quién? del Plano Onírico para darnos una nueva vida. Pero algo salió mal –contestó Alejandro Romero- Me la arrancaron de mis brazos. Luché por ella. Y perdí.

Lilith Blue gimió. Eva le quitó la mordaza y le dio una sonora cachetada.

-Sé lo que hice.–dijo Lilith, con tensa calma- Y he tratado de compensarlo.

-Pero merecés un castigo–contestó Eva, sonriendo maliciosamente-


Más cables aparecieron golpearla como latigazos, desgarrando el vestido.

-¡Detengánse! –dijo la voz de una tercer mujer.

Estaba vestida elegante, como lo había estado la Mujer Fatal.

-Soy Nahama. ¿Puedo hablar por ella?

“Ella se convirtió en mi musa inspiradora. Me eligió como sucesora para que las canciones de Eva Sivana. Para que su nombre continúe.”

 

Nahama tomó una de las manos de Lilith Blue.

-La mano  que pone el veneno en la copa, que los ha ofendido, es también  la mano que mece la cuna, la que reconforta. Les pido que la perdonen

La pareja vengativa se miró.

-– Lo intentaremos -dijo Eva Sivana, nuevamente como Roxana Frigia-.

 

Los Frigia y Nahama dejaron el Plano Onírico.

Los cables que ataban a la Mujer Fatal se aflojaron, liberándola. Y tomaron la forma de un ser onírico, conocido como Altar Ulthar.

-¿Cómo dejaste que llegaran tan lejos?

-Necesitaban descargar todo ese rencor –contestó Lilith Blue- El dolor se esfumará. Y algún día…

La Mujer Fatal hizo una pausa.

-…tal vez puedan perdonarme.


 Más nombres de blogs en Neogéminis


Los blogs que he mencionado, con enlaces en el relato, son ¿Quién es quién? DC Comics, un blog con fichas sobre personajes de historietas de superhéroes, de DC y Marvel.

Y La mano que mece la cuna, de Morella, con historias de leyendas, lugares misteriosos, hechos inquietantes, que merece ser visitado. 




viernes, 29 de julio de 2022

Este jueves, un relato: ENCUENTROS

 Negéminis nos presenta el siguiente tema:

Hola a tod@s! 

“Nuevamente tengo el gusto de conducir uno de nuestros encuentros literarios y el tema que se me ha ocurrido proponer para esta ocasión, resulta ser -precisamente- ese: ENCUENTROS. Con la cualificación que más les guste y se adapte a su historia, intentando no superar las 350 palabras y respetando las normas de Tésalo, los invito a sumarse a esta nueva cita que, espero, les resulte interesante  y atractiva. A partir del miércoles podrán ir subiendo sus aportaciones, las que enlazaré a partir del jueves en una entrada especial. Recuerden respetar la reciprocidad de visitas y comentarios, enlazar el blog convocante (en este caso el mío) como así también especificar que se participa del envento encabezando con el título y la imagen propuesta. 

 

CADA JUEVES, UN RELATO: ENCUENTROS”





¿Alguien tiene una idea para un mejor título?


Encuentro con la Mujer Fatal

Alejandro Escaleta y Roxana Frigia se desvelaron construyendo la maqueta de un escenario para música, con decoración, un micrófono, con su pie, en el centro.

-¿Por qué estamos haciendo esto? –preguntó Alejandro-

-No sé –contestó Roxana- La inspiración es misteriosa.

Terminado el último detalle de maqueta, Los Frigia decidieron descansar.

Horas después, dormían plácidamente, íntimamente abrazados, cuando despertaron abruptamente, al sentir una presencia. Frente a ellos, había una mujer en la penumbra. Esbelta, bella a lo malvado. Era Lilith Blue, la madre de Duality.

-No quería invadir la intimidad de ustedes –dijo la Mujer Fatal- Pero es el momento que encontré, para salir del Plano Onírico.

Alejandro sintió un impulso violento pero Roxana lo detuvo.

-¿Para qué? –dijo Roxana con tono de descontento- ¿Vas a negar lo que sabemos?

-No. Vengo a confesar mi culpa –contestó Lilith Blue.

 

“Alguna vez, fingí ser una líder esotérica. Alivié de dinero a incautos. Pero también creyó en mí, una compositora musical, talentosa pero emocionalmente frágil.

La use para experimentar con la frontera entre lo onírico y la vigilia. Y eso la fue llevando a la muerte. Alguien quiso detenerme. Y estuvo a punto de sacrificarme en un ritual improvisado. Pero alguien lo mató, para defenderme.

Y ella murió. Yo usé su cuerpo, para inculpar a alguien”.

-Es terrible. –dijo Roxana- Pero, ¿qué relación tiene con nosotros?

- Use ciertos secretos para transportar la esencia de esa pareja, al Plano Onírico.

“Pero sus mentes se dispersaron. Y se separaron. Años después, cuando…llegué  al Plano Onírico, descubrí que podía observar a otros mundos. Y los encontré, en unas nuevas vidas, separados y necesitando encontrarse.

Y tuve que intervenir. Influí en el mentor de Duality, alguien que yo conocía, para que la guiara junto a El Historietista. A quien le inspiró esa historieta, que los reunió”

-Son ustedes.

Silencio incómodo. Alejandro miró con odio y la vez, con deseo, a Lilith Blue. Roxana lo abrazó, para reconfortarlo.

-Sé que lo que te pasó es terrible. Y lo sentimos por tu hija, a quien queremos. Y conocimos  a tu hijo. –dijo Roxana, rompiendo el silencio. –Pero no podemos perdonarte. Vamos a necesitar mucho tiempo.

-Lo entiendo -contestó Lilith Blue- Les hice mucho daño.

.Los Frigia se miraron.

-¿Podrías cantar para nosotros?

(Continuará)

Más encuentros en Neogéminis




viernes, 15 de julio de 2022

Este jueves, un relato: LA PÁGINA 29

 

MOLI DEL CANYER nos presenta este reto:

“Bueno pues ya tenemos encima el verano y supongo que al otro lado estáis lidiando con el invierno, lo que tengo claro es que seguro que hay un nexo de unión entre blogueros; y es el amor por la escritura y por la lectura. 

Casi seguro que la mayoría tenéis un libro entre manos, un libro que leéis en ebook o en papel, ya sea ante una chimenea, en la cama o en la playa. 

Esta semana os convoco para un juego veréis, mi propuesta la llamo PÁGINA 29, y os invito a abrir el libro que estáis leyendo (u otro que os guste) y a que cojáis un parágrafo con el que iniciáreis vuestro relato, así por un lado vamos a darle otro rumbo a lo que imagino su autor, os invito a que al final del relato pongáis fotografía del libro cuyo párrafo os ha inspirado.

Así que esta semana jueveamos con....

LA PÁGINA 29”



No había pensado el título. Pero lo adopté de una sugerencia, en un comentario. Por eso les presento a…


¿Por qué somos indeseables?

Y se oyeron los pasos de Susan Calvin apresurándose por el laboratorio para ir a atender a la única clase de niño que ella podía tener y amar.

Declarado inestable, con tendencias agresivas, por el Test de Werthan, que había convertido a Milton en un huérfano indeseable. Salvo para alguien como Susan.

Milton había aceptado dormir una siesta, para que la doctora se concentrara. Pero despertó agitado de una pesadilla, gritando.

Los compañeros de Susan  aprovecharon su momentánea ausencia, para hablar de ella.

-Postergó el casarse –comentaba un colega- Y ahora se le hace difícil.

-Es maldito test –contestaba otro- Todo se basa en el eso.

Y no ayudaba la apariencia de la doctora, de una adolescente, de una menor de edad. Una anomalía genética, no muy bien vista..

-¿Y si le propongo casamiento? –preguntó el primero- Eso le permitiría ser revaluada.

-Ustedes son buenos –solía decir Susan, al escuchar la pregunta- No puedo castigarlos con mi compañía

Hubo un abrazo para reconfortarla. Que a veces derivó en algunos minutos de intimidad.

 

Y así pasaron los años. Madre e hijo casi parecían hermanos. La doctora dejaba a su hijo solo, con sus estudios a distancia, única posibilidad para un indeseable. Compartían juntos una cena, conversaban. Una vez, la rutina se interrumpió.

-¿Por qué somos indeseables? –preguntó Milton.

Susan se había preparado para contestar esa pregunta.

 

“Pasó hace tiempo. Había un género de ficción, llamado comics, historieta. Había género de terror, ciencia ficción. Era un género popular, que le daba trabajo artistas talentosos.

Hasta que apareció Frederic Werthan, un psiquiatra que denunció a esas ficciones como promotoras de la  violencia, de la corrupción. Y de ciertas conductas. Hubo quemas de ejemplares.

Y ese psiquiatra recibió premios. Y se le confió crear un test, para diagnosticar conductas potencialmente antisociales…!

Milton pronunció un exabrupto, recibiendo un reto de Susan.

-¿Cómo vivís con este, mamá?

-No es fácil –contestó- Pero tengo mi catarsis.

 

Susan abrió la puerta de una habitación, en la que no dejaba entrar a su hijo. Era un estudio de dibujo.

-Dibujo tapas para publicaciones pulp. Hay algunos editores rebeldes, que publican estas cosas.

Milton se fascinó ante ilustraciones con reinas del grito, mujeres fatales y monstruos. Y así, madre e hijo c

omenzaron a pasar más tiempos juntos, en esa actividad creativa, desaprobada por una sociedad prejuiciosa.


Más páginas 29 en MOLI DEL CANYER


Tomé un párrafo de Lenny, un cuento de ciencia ficción incluido en El hombre bicentenario y otros cuentos, una antología de Isaac Asimov. Susan Calvin es un personaje recurrente, en los cuentos de robots de Asimov. Usé ese nombre para un personaje, con características diferentes. Me intrigaba cual podría ser el conflicto, que fuera distinto al planteado por el cuento.

Y le agregué una mención a Frederic Wertham, que hizo mucho daño a las publicaciones de comics, con sus prejuicios, sus informes manipulados. Fue desprestigiado, cuando se revelaron sus dudosos métodos. ¿Y si eso no hubiera sucedido?


miércoles, 29 de junio de 2022

CONCURSO DE RELATOS XXXII Ed. CUENTOS MACABROS de EDGAR ALLAN POE

 El Tintero de Oro presenta una convocatoria para homenajear a EDGAR ALLAN POE.

 

Tema: Un relato de terror gótico que incluya un personaje, objeto o lugar de alguno de los relatos de Edgar Allan Poe. Deberéis mencionarlo expresamente en vuestra publicación.

Extensión: Máximo 900 palabras.



A último momento, tal vez llego con relato, fuera de concurso, sólo para ser leído.


Los nuevos crímenes de Rue Morgue

Mi nombre es Ulises Lestrade, detective Paranormal. Estaba acompañando a Sofía, mi bella ayudante, en la indagación de su misterio personal. En esas circunstancias, fuimos convocados investigar un doble crimen, ocurrido en…

-…la Rue Morgue.

-¿Cómo en ese relato gótico? –preguntó mi bella socia.

-Sí. Una repetición literaria –contesté de mal humor- Y si rechazo el caso, se lo asignaran a Walter Craven.

Sofía compartía mi desaprobación sobre los métodos de Craven, Jefe de una Brigada de Respaldo Paranormal. Pero me aconsejó a ser diplomático.

-Tengo algo que preguntar, Craven. –le pregunté- ¿Trajo a la forense con usted?

-Nunca voy a un caso sin la Doctora Fiorentino.

-Llámela. Me interesa su opinión, para investigar la escena.

 

Entré en el cuarto piso de la casa, acompañado por Sofía, Craven y Lara Fiorentino.

-Deberíamos empezar por buscar indicios–dijo Craven-

-No será fácil. Hubo todo un estropicio, con esa gente entrando para salvar a madre a hija.

Mire hacia todos lados. Había algo que se me escapaba.

-Sofía, ¿podrías resumirme lo que sabemos?

Noté como la forense miraba a Sofía. . Diría que la Doctora la desnudó con los ojos.

-Un grupo de personas escuchó gritos. Forzaron la entrada con una vara de hierro y llegaron a este piso. Encontraron a Camille, incrustada en la chimenea, hasta la cintura. Se necesitaron cuatro hombres para arrancarla  de ahí.

-Pero pudieron hacerlo. ¿Qué pasó después?

-Luego encontraron el cuerpo de Madame Deluc , la madre de Camille. Con heridas de un arma blanca. Diría que se ensañaron con ella.

-Doctora, ¿cuál es su opinión? –preguntó Craven.

-Jefe, tendría que revisar las autopsias. Pero coincido con eso.

La forense le pidió a Sofía que la acompañara.

 

Aproveché la ausencia de nuestras respectiva socias, para hablar con Craven.

-Nunca seremos amigos. Pero deberíamos pactar una tregua en nuestras diferencias.

-Estoy de acuerdo Podemos intercambiar impresiones–contestó Craven- Me molesta el tema de la Habitación Cerrada.

-Creo que tengo una respuesta.

Abrí la ventana y señalé hacia afuera, hacia el pararrayos, con su cable.

- Alguien se fue por la ventana, bajó por ese cable del pararrayos. Como en ese relato. Y un cómplice cerró la ventana. Y se quedó adentro.

-¿Y cómo salió ese cómplice?

-Podría decir que se hizo invisible.

-¿Está pensando en algo paranormal?

-No lo descarto.

-Yo diría que fue algo más terrenal. Como un acto de ilusionismo.

Sabía de la afición de Craven por la magia. Y su fascinación por las asistentes de magia. Por una vez, podría tener razón.

-Habría que pensar en el motivo. No fue robo, dejaron mucho dinero.

Pausa

 -Sospecho que Madame Deluc  sabía demasiado sobre algo mortal. Necesitaría revisar algunos escabrosos sin resolver.

- Y para eso, la Brigada podría ser útil –contestó Craven- Tenemos autorización oficial para revisar archivos.

-Bien. Podrían empezar con el misterio de Madeleine Roget. Descripciones de sospechosos, detalles de la ropa. Nudos y esas cosas.

 

Tal vez fue intuición. Pero el nombre de Madeleine Roget rondó mi mente. Era una vendedora de cigarrillos, que fue asesinada. Y  arrojada a un río. Había sido estrangulada como Camille. ¿Había algo más en común? Tenía que comprobarlo.

 

Unas horas después, nos reunimos para compartir información. Walter Craven fue el primero en hablar.

-Madame Deluc fue una testigo, en el caso Madeleine Roget. Su testimonio favoreció a Henri Beauvais, un sospechoso, robusto y muy ágil.

-Diría que mintió, siendo cómplice. Y tal vez testigo.

Lara Fiorentino parecía molesta  cuando habló.

-Las heridas fueron hechas por un cirujano.

- ¡Alexandre Valence! Uno de los testigos.

Y en ese momento, se produjo la revelación.

 

El prefecto Gardinier era el encargado de la investigación. Siendo un estereotipo de ineficiencia, había tenido que delegar el caso, en forma extraoficial. Craven y yo sabíamos que necesitaríamos una representación para convencerlo.

Y fue una reconstrucción, con ocho voluntarios, entre hombres y mujeres, irrumpiendo en el lugar. Subiendo hasta el cuarto piso. Y llegando a la escena.

-¿Y ahora cuantos son? –preguntó Craven.

Eran nueve personas, incluyendo a Lara Fiorentino.

Me tocaba explicar el caso.

 

-Madame Deluc fue testigo del asesinato de Madeleine Roget. Y una cómplice que planificó las coartadas de Henri Beauvais. Y hasta tuvo la idea de cortar el vestido de Madeleine, para cargar su cuerpo. Y arrojarlo al río.

“El dinero que encontraron fue producto de actividades ilegales. Fue traído por el mismo Beavais. Quien despertó el interés de Carmille. Fue algo fomentado por Madame Deluc.

Esa noche fatal hubo intimidad, muy intensa por lo que la Doctora Fiorentino analizó.

Pero algo salió mal. También había otro cómplice. Alexandre Valence.: Cirujano. Acusó a Madame Deluc de pretender delatarlos. Y la asesinó, de una forma más brutal.

Camille se convirtió en la testigo del asesinato de su madre. Y fue estrangulada por su amante. Valence y Beavais discutieron con violencia. Y escucharon el ruido de la puerta rota.

Beavis incrustó a Camille en la chimenea. Y huyó por la ventana. Valence cerró la ventana. Y luego se mezcló entre los testigos”.

-¿Están diciendo que resolvieron dos casos?

 

El prefecto Gardinie se atribuyó la resolución de los nuevos asesinatos de la Rue Morgue. Y del caso de Madeleine Roget. Como el terminar con una peligrosa banda criminal.

Pero hubo compensaciones. Craven y Fiorentino fueron a una función de magia, en un club nocturno. Sofía y yo pasamos algunas noches intensas en un hotel de lujo.

 

Más cuentos macabros en El Tintero de Oro


Recurro a una fusión de Los crímenes de la calle Morgue y El misterio de Marie Roget. Con alguna alteración en los nombres de los personajes, su papel en la historia.

Y con la intervención de Ulises Lestrade, su pareja Sofía Electra Valentino. Como de Walter Craven y la médica forense, Lara Fiorentino.


viernes, 24 de junio de 2022

Este jueves, un relato: INFRECUENTES, IMPROBABLES, IMPOSIBLES

 

Neogéminis nos presenta el siguiente tema:

¡Hola gente!

Nuevamente tomo la batuta de la conducción juevera y esta vez les propongo juntarnos a escribir sobre cuestiones infrecuentes, improbables o imposibles. Con el estilo, forma y género que más les guste, anímense a guiar las riendas de la creatividad hacia situaciones –reales o ficticias- en donde lo no habitual logre sorprendernos y colocarnos ante la duda de su naturaleza.

Intentando no  superar las 350 palabras, llegado el miércoles pueden ir dejándome los links de sus publicaciones, así el jueves armo la lista de participantes e iniciamos el recorrido de lecturas. Recuerden mantener la reciprocidad de visitas y comentarios. Espero les parezca interesante la propuesta y el encuentro resulte concurrido.

Les dejo un abrazo y mis mejores deseos para los que sean padres (por aquí celebramos hoy su día).


Manchas de café

Víctor Peril estaba de moda. En gran parte por su talento, también por los rumores de romance con la rubia, exuberante meteoróloga. Así que era frecuente que fuera invitado a alguna feria del libro. En que solía dibujar, en forma improvisada.

Lo que era INFRECUENTE era que al mismo tiempo tomara un café. Se contaban anécdotas sobre sus torpezas. Pero una serie de circunstancias habían conspirado. Un cambio de horarios adelantó la presentación del dibujante. Y la cercanía de una marca, que se estaba promocionando, hizo que la tentación fuera irresistible para Víctor.

Al principio, pareció que los temores eran infundados. El dibujante parecía estar especialmente inspirado. Alguna caricatura, alguna página bocetada.

Y entonces, el entusiasmo del dibujante tiró la taza, a una relativa gran distancia. Víctor Peril reaccionó con cierta calma. Y señaló la mancha.

-¿No ven lo que yo veo?

La mancha recordaba lejanamente a la cara de una famosa, que los improvisados trazos de dibujante fueron dando forma. De la rubia Chica del Clima. Había sucedido algo IMPROBABLE. La torpeza se había convertido en un acto creativo.

Y a ese retrato accidental, le siguieron otros dibujos de la novia o amante del dibujante. Como algún personaje de novelas.

Fue todo un acontecimiento. Incluso se llegaron dos colegas, Alejandro Escaleta y Roxana Frigia, conocidos como Los Frigia.

Y así fue como Víctor Peril inició una serie de dibujos accidentales.

Según rumores, Rick Tus intentó copiar los dibujos accidentales, pero le resultó IMPOSIBLE.

Más relatos en Neogéminis


Me inspiré en las ilustraciones de Bernulia (Giulia Bernardelli), que surgieron accidentalmente. Al café, la artista ha usado otros materiales como chocolate, frutas, etc. Casualmente, es una artista que descubría ayer. Una casualidad oportuna.



viernes, 17 de junio de 2022

Este jueves, un relato: En el cielo o en el infierno


 Mag nos presenta una propuesta que tiene un cierto nivel de desafío, que es describir los altares del cielo o las supuestas sombras del  infierno, si realmente los cielos son los más deseables. O si la oscuridad del infierno ofrece intensas emociones, destinadas para los rebeldes. Que no se resignan a una eterna monotonía sin deseos, sin sensaciones que algunos llaman pecado.

El estilo para escribir queda a la elección de quien escriba.

Voy a recurrir a la historia de Anita Zinc.

Dejo unos enlaces, por si facilitan la comprensión de la historia.

 




Entre sueños y sombras


Melisa Tupelo despertó en un estado de serenidad, cubierta por cintas de Moebius. Y entonces, se puso seria al mirar el relol

En una hora,  sería la reunión de producción de Industria Científica.

 

En la productora, encontró a Anita Zinc, dormida sobre un sofá, acompañada por Fito Cromo, a quien saludó.

-Ayer tuvo ese sueño, se despertó muy agitada.

-¿No podés despertarla? Tengo que hablar con ella.

-Iba a hacerlo pero…

Melisa notó la calma con que dormía Anita, con su guardapolvo de científica de película clase B.  

La siguiente en llegar fue Paula Lowell, quien preguntó por Anita-

-Anoche tuvo ese sueño, le costó volver a dormirse.

Paula se sintió alarmada, al recordar la pesadilla de Anita, en que había despertado rodeada por esas formas vaporosas, que deseaban estrangularla.  Siendo rescatada por su mentor, quien la llevaba en brazos hacia la pileta de la casa, donde la arrojaba.

-Fue algo que pasó esa noche de…El Incidente –comentó Paula- No sé si Anita puede superarlo alguna vez.

-No fue ese sueño, sino el otro.

 

Anita estaba en un árbol  de desmesurada altura. Se sentía libre de todo descontento. Cuando era alcanzada por unos seres, con expresión perversa, que la sujetaban y la empujaban a una caída interminable. Hacia el despertar.

-Un sueño mítico, el de la diosa traicionada y desterrada de una región ideal.

 

-Ey, no me dejen afuera –dijo Melisa, viendo que Anita y Fito Cromo se apartaban para conversar en voz baja.

Apenas escuchó una referencia a una diosa caída, desterrada a un mundo imperfecto.

-Parece que nos dejaron solas –le dijo Melisa a una aún dormida Anita.

Ella vio una especial belleza en esa pose y le acarició el pelo.

Entonces se vio inmersa en el sueño de Anita, quien estaba al borde del río, en el barrio cerrado.

-Era mi lugar perfecto. –le dijo Anita- ¿Por qué no me quisieron acá?

Melisa siguió la mirada de Anita y vio a Germana Bosco, y al abogado Bruno Brulote, con expresiones de maldad.

Melisa hizo el esfuerzo de despertar. Encontrando a Fito Cromo, que la miraba con curiosidad.

-Cuando despierte, decíle que la estamos esperando para la reunión de producción.

 

Más cielos e infiernos en La Trastienda del Pecado

Más historia de Anita Zinc