Etiquetas

viernes, 24 de noviembre de 2017

Este jueves, un relato: Posverdad


Esta vez el desafío es escribir sobre algo que se conoce como posverdad. La creación de mentiras emotivas para ocultar una verdad.
Una vez más recurriré al Mara-Verso. Aunque está vez será con personajes no tan conocidos por ustedes. Un escritor y su traductora fantasmal, que convoca visitantes del pasado.
El título podría ser provisorio.



La verdad sobre Medea

Conversaba con mi traductora fantasma, sobre la post verdad, ese nuevo concepto que me resulta tan nefasto.
Brianna me replicó que es algo tan antiguo como la cultura humana. Y convocó a alguien del pasado, quien se presentó como un magistrado de Corinto, y nos preguntó si conocíamos la  historia de Medea.

Yo hablé de la historia de la maga Medea, enamorada de Jasón había usado su magia y sus sangrientas estrategias, para ayudar a los Argonautas.
Y de la llegada de Jasón y de Medea a Corinto, buscando refugio. Jasón la repudió para casarse con Glauce, princesa de Corinto.
La venganza de Medea fue terrible. Regaló un manto que incendió,a la novia, como a su padre, que trató de ayudarla. Y mató a los hijos que había tenido de Jasón.

- ¿Así que conocen la tragedia de Euripides?
Como respuesta, Brianna recitó el fragmento de la tragedia en su idioma original. Fue algo estremecedor,  indescriptible.
Hicimos silencio.

- Trágicamente hermoso. Pero falso.
“La verdadera historia fue otra. Medea era cruel, capaz de matar a su hermano. Y conspiró para que Pelias fuera despedazado por sus hijas.
Pero jamás habría matado a sus propios hijos. Nunca lo habría hecho. Fueron los habitantes de Corinto, en represalia por las muertes del rey y de su hija.
Eurípides se interesó por esa historia. Habría inmortalizado una historia muy sombría sobre nuestra ciudad. Fue cuando se decidió por el soborno.
Con el tiempo, se dijo que fue una licencia poética, pero debo decir que el soborno fue aceptado.
La tragedia de Eurípides ha llegado hasta ustedes, en una versión que nos libra de culpa”.

- Entonces remplazaron una verdad incómoda por una mentira, trascendental y poética. Tenemos un nombre para eso.
- Ustedes tomaron  ese legado, el de las mentiras, y lo han mejorado. ¿Ese será el legado de ustedes?

Tras esa pregunta se esfumó.
- Una pregunta muy incómoda- le dije a Brianna.
- Eres parte de la respuesta. Habrá quienes sólo inventarán estrategias para mentir pero habrá quienes dejen obras trascendentales. Eres uno de ellos.



Más posverdades descubiertas en ¿Y qué te cuento?

viernes, 17 de noviembre de 2017

Este jueves, un relato: Con los ojos vueltos.

Esta vez el tema es hacer una introspectiva, presentarse a uno mismo. Creo que no lo podré hacer, hacer así que se lo derivaré a una mujer del Mara-Verso.




Mi nombre es Dana Serling. Investigo anomalías de tiempo-espacio. Tengo los conocimientos para scannear una mente, para hacer una representación virtual.  Les presento una mente demiurguica.

Pueden sentarse en los volúmenes, productos de su interés por el dibujo en perspectiva. Le falta definición pero les aseguro que estarán cómodos. Si quieren pueden disfrutar de unos capuccinos, una de sus preferencias.
Esperen que quiten ese ruido molesto. Es un tinnitus, un zumbido constante, que le resulta odioso. Lo remplazaré por la música de No lo soporto.

En este resumen, pueden enterarse de sus nociones sobre el concepto de demiurgo, como un creador de mundos virtuales, un tanto imperfecto. Cierta adhesión a lo que entiende del gnosticismo, sus preferencias sobre el politeísmo.

Detrás de la cortina roja y amarilla, hay una recopilación de historias. Aprovecho  para desmentir que haya yo alguna vez haya querido hacer algo violento contra Mara Laira, como una fatality de Mortal Kombat. No soy competitiva.
Más atrás podrán ver un archivo con historias incompletas. En mi opinión, necesita algo de orden.

A la derecha, hay una sala con esbozos de proyectos futuros, ideas para desarrollar cuando adquiera las nociones, la práctica necesaria. Mayormente proyectos de historietas.

A la izquierda pueden ver una puerta bien cerrada. Una puerta que se abre con la llave de la imaginación. Detrás hay sueños no contados, muy intensos, fantasías con mujeres del Mara-Verso y también de otras continuidades. Algunos relatos oscuros, conocidos como fanfictions. Normalmente esta puerta no está permitida para visitantes. Y hoy…no será la excepción.
 Hay algo que se escapó, tal vez pueda mostrárselos. Lo siento, no puedo. Aunque me halaga.

Pero puedo presentarles algunos recuerdos, en visión subjetiva de alguna sesión de dibujo, con una modelo. La opinión favorable de la modelo. Tal vez noten alguna turbulencia. Representan  las emociones que tuvo por eso.

Tal vez encuentren incompleto este informe, es por un acuerdo de confidencialidad. Puedo compensarlos con una proyección de historias de  Mara Laira. Y de historias registradas por su memoria de ficciones, que algunos han elogiado.

Espero que les haya gustado esta presentación de una mente demiurguica.



Más ojos vueltos en Desgranando momentos

Hola, soy Dana Serling, la presentación ya terminó. pero quisiera hacerles un pedido. Ya sé que les dije que no soy competitiva, pero les agradecería que le pidieran historias sobre mí, Aunque sea como presentadora de La dimención X. Pueden enviarles sugerencias.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Este jueves, un relato: Días de otoño


El desafío de este jueves es escribir sobre el otoño. Probaré con un personaje de Mara-Verso que no ha aparecido recientemente. Con talento artístico para representar este tema.



El sueño de Perséfone

Atalanta es admirada por sus discípulos. Opinan que es una mujer de otro mundo. No sólo por su figura escultural. La comparan con los artistas del renacimiento. Aunque sus retos los inquietan.
- Hoy quiero que propongan una forma de representar el otoño.
Eso superaba a los retos anteriores. Más de uno murmuró que no tenía la menor idea.  Pero por ella se esforzarían.

- ¿Podríamos tallar madera?- se atrevió a preguntar alguien.
- Mejor piensen en la representación. Luego elegiremos el material.
- ¿Qué tal algo mitológico?
-  ¿Qué mito proponen?
- El mito de Perséfone.
- Hay una primear idea. ¿Cómo la representarían?
Una mujer contestó.
- En el momento del rapto.
- No está mal, pero el otoño viene después.
- ¿Qué tal Perséfone yendo con Hades y despidiéndose de Demeter?
- Mientras todo alrededor se marchita. Es una buena idea. Pero implicaría todo un grupo escultórico. ¿Se atreverían a hacerlo?
- ¿Qué tal Perséfone atada por ramas marchitas?
La mujer que había hablado lo miró con mala cara. Y le habría dicho lo que pensaba de no estar presente Atalanta.
- ¡No tiene sentido! Ella no puede estar presa de la naturaleza que ella simboliza. Y las ramas reverdecerían a su contacto.
Atalanta hizo un gesto de pedir calma.
- No se peleen. Ya está surgiendo una idea.
El primero que había hablado levantó la mano.
- ¿Qué tal si representamos adormecida a Perséfone?
- ¿Y cuál sería la relación con el otoño?- preguntó alguien-
- Ella estaría arrodillada, abrazándose a si misma. Mientras que todo a su alrededor estaría marchito.
- Salvo las hojas que la tocan- acotó la discípula-
Atalanta sonrió.
- Y ustedes que decían que no tenían ideas. ¿A todos les gusta esta propuesta?

Hubo una aprobación unánime.
- Dibujen bocetos para la semana próxima. Elegiremos el mejor y hablaremos del material más adecuado.
Alguien levantó la mano.
- ¿Cómo vamos a llamar a la obra?
Atalanta contestó rápidamente.
- El sueño de Perséfone.





Más días de otoño en lo de MOLI DEL CANYER

martes, 31 de octubre de 2017

Halloblogween 2017: Lo que no se ve

Una vez más Teresa Camesalle nos propone contar una historia inquietante. Este año el tema es Lo que no se ve. Escribir un relato en que no se muestre al monstruo.
Podría intentar algo.




Supongo que te preguntarás quien soy. O que soy. No conozco la respuesta. Ni el motivo de no poder verte bien.
Soy testigo de lo que suele suceder acá. Vienen a este lugar en busca de emociones. Incluso algunos vienen por secretos ancestrales.
Suelen empezar con una fiesta. Trato de imaginar que participo, que vienen a visitarme.
Pero no pueden verme. No escuchan mis advertencias cuando empiezan a recitar esos conjuros. Más efectivos de lo que piensan. Y más peligrosos.
A veces logro mover los muebles para hacerme notar. Algunos huyen. Otros persisten.
Despierto al día siguiente. Los encuentro en muy mal estado, con cara de terror. Y creo que no es por mí.
Una vez fue distinto. Me encontré con una mujer que logró percibirme. Ella detuvo El Ritual. Y esa vez salieron desilusionados pero vivos.

- Veo que no me olvidaste.
Ahora puedo verte, tan bella y siniestra.
- No tenía sentido sacrificarlos sin tener los conjuros completos. Ahora los tengo. Y tengo bajo mi control a El Portador de la Llave.
Parece que sabés quien soy yo. Más que yo.
- ¿Eso soy yo? No funcionará.
- ¿Te vas a negar?

Ambos sabemos lo que va a pasar. Vas poner una voz sugestiva. Me negaré. Vas a contonearte. Me negaré. Y luego vas a ponerte realmente persuasiva.
Surgirá una amenaza sobrenatural. Y tendrás lo que deseas.
Habrá una masacre sobrenatural. El monstruo matará rápido a algunos, se ensañará con otros. Se divertirá con las mujeres más rubias, más atractivas, las hará gritar. Ellas intentarán huir. 
Luego surgirá una amenaza ancestral. Y yo habré sido tu cómplice.
No es mi culpa ser tan débil, sucumbir ante una nigromante tan seductora.


domingo, 29 de octubre de 2017

Este jueves, un relato: Cita a ciegas con un libro/ La resolución

Este jueves Mamaceci nos propone que presentemos un libro, sin mencionar título ni el autor. Que demos pistas para que desafiemos a quienes nos lean a descubrir el libro elegido.
Creo que es el momento de que revele el misterio.  Aunque podrían revelarlo los personajes que lo plantearon.



Mara Laira me había presentado un todo un desafío. La tarea de Guardián Exterior implica leer libros muy aburridos de matemáticas. No siempre puedo leer los que me interesan. En compensación, la biblioteca tiene muchos libros que me gusta leer. Así que pude resolver el enigma.
- ¿Estás seguro de que es así?
- Muy seguro de eso. Me hiciste descartar unos cuantos cuando aclaraste que no participaba alguien con mi apellido. Ese libro no cuenta con la participación del inspector Lestrade. Pude suponer que no se trataba de una historia de Sherlock Holmes.
- Lo que te confirmé al contarte que el detective protagonista no es mencionado por su nombre.
- Supuse que estaba contado en primera persona. Un detalle importante fue que el autor fue detective. Pensé en Dashiell Hammet.
- Ese es el autor.
- Tal vez no hayas tenido en cuenta que siento cierta atracción por las mujeres fatales. Como Aaronia Haldorn. Lo que hizo que La maldición de los Dain sea un libro que suelo leer frecuentemente.
- Es cierto. La maldición de los Dain. Ese es el libro.

Pausa.
- Debí haber  apostado algo malicioso.
- Ahora es tarde.
Mara adoptó una actitud seductora, como de mujer fatal.
- Pero te prohíbo darte por vencido.




viernes, 27 de octubre de 2017

Este jueves, un relato: Cita a ciegas con un libro


Este jueves la consigna es la siguiente.

La consigna esPropongamos a los amigos jueveros una cita con un viejo conocido de cada uno.  Tomemos algún título de estos que alguna vez hayamos leído, que recordemos con cariño o con espanto, de los que volveríamos a leer cien veces o aquellos con los que no desearíamos cruzarnos otra vez, el que permanece en los recuerdos en la voz de mamá, los que guardamos con celo, o los que regalamos cada vez que podemos, y que por alguna razón no están sobre el tapete de la moda, ni lucen en los escaparates de las librerías. Y sin develar el título lo presentemos diciendo algunas características. De sus personajes, del lugar, que impresión nos causo, porque los recordamos especialmente, que emociones nos produjo.
(El que entienda que conoce la identidad del desconocido y quiera ponerlo en descubierto, que lo haga, al cierre lo sabrá)
El domingo 29, al cierre de la convocatoria serán develadas las identidades de los desconocidos propuestos para la cita 

Podría intentar con algún libro, que mencionado en forma parcial. Voy a omitir algunos nombres, para no hacerlo tan fácil



Sorprendentemente estoy visitado por bellas mujeres, Dana Serling, Lilith Blue. Y ahora por Mara Laira.
Ella me desafío a reconocer un libro, a partir de unos datos.  Yo soy un Guardián Exterior, así que acepté el desafío.

- El protagonista es un detective, cuyo nombre nunca se menciona, que trabaja para una agencia internacional de detectives.
- Como mi pariente lejano.
- La investigación empieza con unos diamantes robados, de poco valor. Luego surge la historia de la identidad de un personaje. Y una serie de asesinatos alrededor de una mujer joven, un personaje muy pasivo.
- Parece una aburrida novela negra.
- Pero hay una clase de sociedad secreta.
- Eso es más interesante.
- Resulta ser una religión creada para estafar a personas adineradas.
- Rutina.
- Hay una mujer fatal.

“El detective menciona que nunca escuchó una voz tan musical. Describe sus ojos grandes, casi negros, con pestañas pequeñas, como lo único real de su cara. Una cara irreal como una máscara de tan perfecta. Con una boca roja y cálida. Y un cuerpo espigado y flexible.
Ha sido una actriz. Es capaz de conspirar para matar al detective, con falsas apariciones. Lo que falla, por suerte para ella. Porque es quien impide que sea asesinada por su esposo, quien llega creerse su propia mentira.
El detective expone su farsa, pero los partidarios prefieren seguir creyéndole”.

- ¿Se sabe más de ella?
- Tiene una menor participación en la tercera parte, en que el detective rescata y protege a la mujer, que es la víctima pasiva de sus conspiraciones.
- Eso me interesa menos.
- Pero se revela quien es el autor intelectual.
- El personaje menos esperado.
- Quien termina muy herido y cuidado por esa mujer. Quien intentó matar al detective, que sigue fascinado por ella. Y manipular al administrador del dinero de la víctima de todas estas historias.
- ¿El autor fue detective?
- Sí.
- Yo leí esa novela. Lilith Blue interpretó a esa mujer fatal, en el cine.

Le gané un desafío a esa mujer virtual. ¿Por qué no habré apostado algo malicioso?





viernes, 20 de octubre de 2017

Este jueves, un relato: Solidaridad




Juan Carlos Celorio nos propone este tema


“Por eso propongo, para jueveros, escritores solidarios, contadores de semanas o cualquier otro aficionado a la escritura, escribir sobre solidaridad, una palabra que, conforme a la primera acepción que le da la RAE, significa: Adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles.
Eso es lo que os pido, relatos que cuenten historias de solidaridad, sean reales o imaginadas”.
Intentaré algo con la historia de Anita Zinc.

Fue una venganza

En barrio cerrado, se habló de la muerte en el río. En una conversación casual, se  consideró una consecuencia de la ebriedad,  caerse al río y ahogarse.
- Yo no estaría tan seguro- intervino un hombre- Ese río es muy extraño. 
- ¿Algún monstruo acuático?- Preguntó burlona una mujer
- No, creo que fue el mismo río.
Hubo algunas risas.

Al alejarse, molesto por las risas, se tropezó con Paula Lowell, la astrónoma pelirroja y sugestiva. Le había dejado un papel.
- Nos vemos en donde pasó- dijo ella- No faltes.

Él la esperó a la orilla del río. A la luz de la noche, Paula se veía  amenazante, bella y siniestra.
- Tuve el desagrado de conocer al muerto- comenzó a contarle a ella- Nunca perdió el equilibrio al tomar de más.
“Lo que si hacía es fanfarronear de sus conquistas, de que ninguna mujer se le resistía.
Y de su impunidad, llegó a contar lo que hizo con esa chica, en ese barrio, con otros como él. Como la rodearon y…
Cuando dijo que tenía una cita con una mujer, lo seguí. Lo vi vigilé desde lejos,  hablando con…
- …conmigo.
- Fuiste cómplice. ¿Fue una para vengar a esa  a esa chica qué mencionó?
- Sí. Él es su protector.
- Es como esos mitos en que dios fluvial una mujer se enamora de una mujer.
-  Es cierto- pausa- ¿Y ahora que vas hacer?
- ¿Yo? Nada. Me Por mí que crean que ese idiota se ahogó en el río. Me solidarizo con esa chica- miró hacia el río- Yo habría hecho mismo.
Miró hacia Paula Lowell.
- ¿Ella está bien?
- Sabe defenderse. No pudieron tocarle ni un pelo. Aun así, merecían un castigo.
-  Prometo hacer una campaña contra la contaminación. Un río  que protege a su novia humana tiene todo mi respeto.

La campaña que fue cubierta por el programa Científica. Anita Zinc estuvo fue parte del equipo, que cubrió la nota.
Se alejó de los demás. Y le lanzó un beso al río.




¿Yqué te cuento? Más relatos de solidaridad en ¿Yqué cuento? Más relatos de solidaridad en….



Sugerido por Frodo



Esta historia va a entenderse mejor,  una historia anterior

Todos los capítulos anteriores de

La venganza de Anita Zinc