Etiquetas

viernes, 21 de julio de 2017

Este jueves, un relato: Mi miedo y yo


Este jueves  de relatos es sobre escribir sobre nuestros temores. La inspiración no llegó por algo que planeaba, no me convenció por donde iba a ir. Así que a último momento fui por otro lado, espero que les guste. Me han sugerido que me incluya a mi mismo como personaje. Tal vez lo haya hecho en este relato, en que incluyo pasajes de mis sueños, que titulo

La última pesadilla



Habría sido una pesadilla más, de no ser porque  era algo absurdo. Un golpe dado con poco entusiasmo y la puertas atacantes cayeron con efecto dominó. Mencioné que el sueño era absurdo.
Pero a la vez me dio una idea para enfrentar a mis pesadillas.

Fracasé en el primer intento. Caminaba por edificio, una burda representación del más allá. Mi curiosidad por lo que había en los pisos de abajo, me llevó a bajar por una escalera y seguir bajando. Repentinamente, estaba envuelto en algo que no quise percibir. Desperté.
Me prometí que sería mi última pesadilla.

La próxima vez estaba consciente de estar en un sueño. Entré a una casa sombría. Había una voz intimidante. Me concentré y mi pensamiento sonó más grave, más potente.
- ¡YA BASTA!
Entré en una habitación.
Había varias camas. En el respaldo de una de las camas decía:
CAMA DE LA BRUJA
 ¿Cómo no sabían que las brujas podían ser mujeres bellísimas?  Me recosté a esperarla. Nunca apareció. Entonces empecé a notar una transformación en mí. ¿Cuernos malignos en mi cabeza? Casi me río. Me levanté y salí de la casa.

Era de noche. Se abrió el cielo. Y unas formas fueron contra mí. Se le estaban terminando los recursos. 
Y yo había aprendido algo de mis lecturas. Materialicé un aura a mi alrededor, un claro plagio a Linterna Verde. Pero era mi sueño. El aura se prolongó alrededor de mis brazos como espadas. Destrocé a las formas. Y gané.

Y entonces me desperté. Sería un próximo reto prolongar ciertos sueños intensos. Ya libre de temores, con un pensamiento más libre y con deseos.
Cuando me conectara con lo onírico, sería yo quien tuviera el poder,  el que tendría el control. Sería El Demiurgo.
Una silueta se formó. Era una mujer sumamente atractiva y sugestiva. Se acercó hacía mí…

Más temores en Desgranando momentos

58 comentarios:

  1. Los sueños suelen ser absurdos, pero algunas veces esas aventuras son gratificantes.
    Aca te enfrentas a esa pesadilla con mucha valentía, y decides esperar en la cama de la bruja su aparición. Ella nunca apareció, sera porque no existen las brujas bellas?
    Luego una transformación de la cual sales airoso. !Cuidado! Esa mujer sugestiva y atractiva puede ser un truco impuesto en tu mente. Un reto de temores muy bien elaborado.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta ese planteo.
      Tiene que tener su ventajas ser el soñador. O a lo mejor sólo me dejó plantado.
      ¿Cuidado? Es un riesgo para afrontar.
      Que bien que te parezca así mi relato.
      Besos.

      Eliminar
  2. Vaya, me has dejado con las ganas de saber quién era esa mujer tan atractiva...Creo que los miedos se reflejan en los sueños y a veces pueden ser absurdos, como el tuyo, aunque no por eso producen menos inquietud y desasosiego. Sin embargo, parece que tú encontraste la manera de protegerte y enfrentarte a ellos, ¡bravo por ti!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que yo tampoco lo supe, ¿una mujer para invocar en caso de deseo intenso?
      Interesante eso que planteas.
      Y creo que funciona.
      Besos.

      Eliminar
  3. un Demiurgo tiene la facultad para crear cosas así como un Linterna Verde, no está mal... y mas en tu propio sueño!!

    las brujas pueden ser sexies también, por que no... sino fijate en la Jolie en Maléfica ja... saludos master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un Linterna Verde se acerca a la idea de un demiurgo. No está mal poder hacerlo en un sueño.
      Claro que sí, es un hada pero está esa idea. Tremendamente atractiva.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Yo he tenido sueños rarísimos. Algunos tan reales que me despertaba de golpe y llorando. A veces me he quedado con la sensación de no saber quién o quienes, andaban en mis pesadillas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Raros y reales? ¿Y para despertar llorando?
      Espero que ya no los tengas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Desde hace unos 20 años que solo tengo pesadillas, ojalá pudiera creer que alguna será la última.
    Me gustó, y me gusta esta nueva etapa en la que vuelvo con ganas de leer a mis amigos.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sólo pesadillas y desde hace 20 años? Que duro.
      Un gusto volver a leer tus comentarios.
      Saludo.

      Eliminar
  6. Esa estrategia de enfrentar en sueños a los temores que se materializan como pesadillas es muy ingeniosa. De poder dominar la técnica, cada quien podría apelar a las cosas que mejor domina para enfrentarlos más allá de toda lógica. En lugar de sentir que nós atacan y dominan, podríamos jugar a medir fuerzas con ellos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digo que domino la técnica pero la he usado con frecuencia.
      Y me ha pasado lo de medir fuerzas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Una idea que me has dado o me has hecho pensar es si los sueños se pudieran alargar , es decir despertar de ellos y al cabo de unos minutos horas e incluso días seguir con la continuación de donde nos habíamos quedado sería un experimento bastante bueno .. quizás quien sabe algún día podamos ser los propios dueños de hacerlo realidad.
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasado eso de continuar alguno sueños. Ahora no tanto pero me ha pasado. De acuerdo con que es un buen experimento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Al menos saliste triunfante de tus sueños de miedo.El instinto de conservación nos alienta a despertarnos en los momentos en que el sueño se pone dificil.

    saludos Demiurgo y buenos sueños.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no siempre es fácil despertar.
      Pero por lo menos alguna vez se puede salir triunfante.
      Gracias por tus deseos.
      Saludos.

      Eliminar
  9. ...
    Y aún así, sin saber quién eres, de dónde vienes y si esperas algo de mí, me di la vuelta y encaminé mis pasos en sentido contrario a las manecillas del reloj, intentando huir del magnetismo de tu ser y en ese momento me volví a ti y cuando miré por segunda vez esos ojos profundos, supe que debía quedarme, quizás enfrentarme a la encrucijada de saberme perdida en tu regazo por propio gusto.

    Te observé por un instante en silencio, recorrí tus pupilas con exquisito deseo, descubrí un hombre poderoso, provocativo, salvaje, una mezcla puramente animal ... peligroso

    Como si mi pensamiento fuera un libro abierto para ti, una media sonrisa adornó tus labios, al tiempo que, te posicionaste frente a mí, tu mirada ahora era la de un lobo hambriento, quizás percibiendo mi miedo y más que eso ... mi deseo.

    Tu rostro hizo un gesto que lo decía todo, lo esperaba todo, elevaste tu mano a la altura de mi busto, mi pecho bombeaba en forma descontrolada mientras mi mente se inclinaba desnuda, dispuesta a complacer tus deseos más perversos.
    ...

    Mi beso, Dem

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de responderte el comentario, lo leí, lo volví a leer más de una vez, con toda atención. Seguramente lo volveré a leer. Y busco las palabras para la respuestas que merece tu comentario. Sospecho que no lograré estar a tu altura.
      Exquisita inspiración tiene lo que escribiste, completa poeticamente lo que yo escribí. Merece ser tenido en cuanta como su cierre.
      Es un halago que lo hayas escrito, un regalo selecto, que agradezco.
      Un especial beso.

      Eliminar
    2. Todo un placer, Dem
      Otro beso

      Eliminar
  10. Por cierto, me encantó leerte como protagonista :)
    Otro beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuve en cuenta lo que me comentaste.
      Otro especial beso.

      Eliminar
  11. ¡Hola! Me encanta cuando tratas estos temas que se te dan geniales. Curioso lo del plantón en el sueño, me ha gustado mucho y que consiga tener el control de las cosas en el mismo sueño es una maravilla, es algo que yo sólo puedo soñarlo que mi subsconciente es tirano conmigo XD. El final con esa mujer atractiva que aparece me ha dejado con una gran intriga. Te ha salido redondo.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Que bien que te encanten como trato estos temas.
      Me ha pasado lo del plantón, está entre las cosas que no controlo tanto.
      Intrigó ese final. Y parece que gustó esa intriga que generé.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Parece que el final es otro principio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser, Ame lo ha continuado. Y muy inspiradamente.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Los sueños son un misterio. Los míos son tremendos A veces , sin aparente lógica. Otros, son auténticas claves soluciones... Y los recuerdo en el 99% de las ocasiones.
    Y el tuyo, el tuyo.. ¿sabes que los sueños se pueden controlar desde dentro, modificarlos e invocarlos de nuevo?

    Te dejo un beso enorme, Demi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo son.
      ¿En serio? Por suerte tenés los otros, los que son soluciones, para compensar.
      Me parece que lo he hecho más de una vez, alguna vez con más eficacia que otras.

      Un gran beso.

      Eliminar
  14. Una curiosidad ¿te pasa a ti que cuando en un sueño bajas por las escaleras , das saltos con la espalda en la cama¿

    ResponderEliminar
  15. Los sueños sueños son y es raro poder interactuar con los propios sueños hasta el punto que, dentro de ellos, tomemos protagonismo venciendo esos miedos que nos atenazan y que este protagonismo sea fruto no del sueño mismo, sino de nuestra voluntad de incorporarnos a el activamente.
    Me ha gustado tu punto de vista Demiurgo.
    Te doy las gracias por sumarte a mi convocatoria juevera.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen resumen de mi relato, interesante lo que planteas.
      Que bien. Fue un gusto participar.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Muy bueno. Y qué suerte tiene la gente que puede saber cuándo está soñando. Yo soy lo opuesto, me creo hasta las situaciones más ridículas en los sueños, sufro y a veces he despertado llorando de sueños con mi abuela fallecida o enojada con mi novio por verlo con alguna actriz de cine. De esto último me costó caer en la realidad, tardé un rato en darme cuenta. Soy muy tonta con eso xD
    Me gustó eso de que las brujas pueden ser hermosas.
    Buen relato.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      También me pasa lo de creer que es real lo que sueño, aunque esté soñando que soy...un demiurgo.
      Que problemático puede ser el sueño de tu novio con la actriz, si te cuesta caer en la realidad. Es como para que lo conviertas en un relato.
      Y no sólo es por las series, incluso en algunos cuentos de hadas eran así. Malas pero hermosas.

      Saludos.

      Eliminar
  17. tu relato, hizo que mi memoria abriera una puerta, a un pasado muy lejano, de cuanto era un niño, siempre sufrí de pesadillas, la más terrorífica con la cual despertaba en llanto, gritando, asustado, sudando, era de un titanosaurio rex, me perseguía para comerme, con sus dientes, su boca enorme, sus patas, el animal no era todo, el escenario, completamente jurásico, donde no me podía esconder, sus pisadas, su gruñido, todo en él me hacia temblar, aún hoy, de sólo recordarlo, me infunde temor, un temor ya casi olvidado... mi madre me retaba, me decía cobarde, maricón, bueno para nada, y que estaba muy desilusionada de mí, por no enfrentarlo, por no matarlo, y yo siempre terminaba llorando, porque le decía que no se podía, era un monstruo, si, decía ella, pero es tu monstruo, tú lo has creado, sólo existe en tu mente, así que tú lo puedes matar, y yo le increpaba, que era imposible, pero me respondía, que en el mundo de los sueños nada era imposible... algunas veces me relataba como ella había matado al monstruo que la acechaba en sus sueños, negro como la noche, como una sombra que intentaba comerla, y ella gritaba, pero nadie venía a verla, nadie venía en su ayuda, y despertaba llorando, asustada, y su madre la retaba a matarlo, pero ella decía que era imposible, hasta que se le ocurrió dormir con un machete, en el sueño, justo cuando apareció el monstruo, ella recordó que había ido armada, y si, lo estaba, tenía un gran, inmenso machete que podía cortar hasta la roca más grande sin mucho esfuerzo, y lo derrotó, sin piedad, lo cortó y lo cortó hasta que no quedó ni un pedacito de él en el suelo, y al despertar, se dio cuenta que el machete con el que había dormido no estaba, su padre se lo quitó al verla dormida abrazada de él, entonces se dio cuenta que no necesitaba un machete real, que ella podía crearlo, inventarlo en el sueño... entonces, por alguna razón su historia me dio tranquilidad, y dormía repasando la historia de mi mamá, diciéndome que yo también podía hacer lo mismo... hasta que apareció el tiranosaurio, y dije, esta es mi oportunidad, y al correr, contra él, vi que mis manos no estaban vacías, tenían cogida un machete inmenso, justo como el que me había descrito mi madre, y sin miedo, lo corté, lo vi tambalearse, y salté con todas mis fuerzas, elevándome al cielo, para darle un golpe mucho más fuerte, entonces lo vi, empequeñecido, diminuto, y bajé con tanta fuerza, que logré arrancarle la cabeza... y estuve allí, por mucho rato mirando su cabeza cercenada, sentí, que había matado algo en mí, sentí que ese dinosaurio era yo, y que desde ese momento me sentiría vacío, que mis sueños estarían vacíos... desperté con una paz intensa y a la vez, de luto, el monstruo no volvió a espantarme en mis sueños, nunca más apareció, y cada vez que sueño, me doy cuenta que estoy soñando, sé que algo se perdió, quizáa ilusión de no saber si es verdad o no, y eso, creo que ha sido un precio demasiado alto, ahora extraño estar asustado, extraño a mi dinosaurio... pasaron los años, mi madre envejeció, con la vejez llegó la depresión, y con la depresión volvió su monstruo a la vida, ahora no la busca en sus sueños, la acosa despierta, grita y huye hasta de su propia sombra, entonces nunca se fue, nunca logró matarlo del todo, sólo quedó suspendido, en algún lugar de su mente, hasta hacerse fuerte, mientras esperaba que la vejez la debilitara para volver a atacarla, las pastillas lo hacen desaparecer pero no el miedo, no duerme, mira a todos lados como una loca buscando a su demonio, con la seguridad de que se esconde en un cajón, bajo la cama, tras las cortinas, con la seguridad de que él espera a que ella se duerma, que este distraída, desprevenida, para atacarla por la espalda... entonces, eso sólo significa una cosa, que dentro de poco, volveré a ver al monstruo de mi cabeza, pero no en sueños, en vivo y en directo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi que tu comentario es mejor que mi relato.
      Coincide con lo que cuento, el poder en los sueños para enfrentar al temor que aparece. Fue un consejo de lo mejor el que recibiste.
      Y también explicaría la existencia de los mitos, de las historias de terror, para mantener esa ilusión aunque el precio sea el miedo.
      Tal vez perder la inocencia es el precio para la capacidad creativa, de contar historias.
      Pero tal vez no sea hecesario perder del todo esa inocencia. A veces creo en lo que sueño, sin necesidad de tener miedo. Si lo sobrehumano existe, entonces puedo elegir ser algo parecido para enfrentarlo.

      Lo que contás es un temor muy fuerte, que fue mencionado en el relato de convocante de este jueves de relatos, que pasó.
      Es muy inquietante, más que los dinosaurios.

      Saludos.

      Eliminar
  18. Hola, Demiurgo:
    Más allá del pánico al dolor, quizá el mayor de mis temores sea el de algún día dejar de soñar despierto, el de perder esta capacidad de abstraerme de mi realidad: ingrata en su constante recordarme ausencias afectivas y carencias económicas.
    No sé cuánto tiene tu personaje literario de tu persona sintiente; pero dada tu pericia onírica creo que los dos sois grandes soñadores.
    Un abrazo, Demiurgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Nino.
      Mencionás un temor obvio. Y otro no tanto, que también produce inquietud. Puedo entenderlo. Me frustra cuando no participo de un jueves de relatos, por falta de inspiración.
      Vos podrás entender que tiene mucho de mí.
      Gracias por el comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Creo que en "Las ruinas Circulares" de Borges se hace mención a tu idea de Demiurgo soñador, a la creación del Golem.
    Creo que igual fue la inspiración tuya desde el comienzo de este blog, y de vos como personalidad ¿no?
    Me gustó el relato, tiene el final indefinido que necesitaba. Me recuerda a Inception también, eso de no saber si se puede salir del sueño, o si no lo es.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cuento que he leído y releído, me ha llamado la atención la idea de un demiurgo soñador. Nunca he negado la influencia de Borges.
      Una inspiración onírica.
      Una película que he visto y vuelto a ver. Seguro que sabés de la parodia en Los Simpsons.
      Saludos.

      Eliminar
  20. Me ha encantado que Demiurgo fuera protagonista del relato juevero, y ese final deja con ganas de seguir leyendo.

    Con tu permiso quiero hacer mención al extraordinario enriquecedor y poético comentario tan sumamente bello que ha hecho Ame, la verdad es que me ha encantado, está para enmarcar.

    Besos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, es un placer recibir tus comentarios.
      Es halagador, que bien que incluirme como protagonista haya funcionado.
      Con mi permiso y mi agradecimiento, por mencionar tan inspirado comentario de Ame, quien fue quien me sugirió ser el protagonista.

      Besos especiales.

      Eliminar
  21. Creo que los miedos se traspasan a los sueños. Está bien porder vencerlos allí y despertarnos siendo libres de ellos. Ojalá pasase así.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos los he enfrentado en los sueños y creo que estoy libre de pesadillas. He tenido algunos sueños no tan placenteros pero me he desempeñado bien.
      Saludos.

      Eliminar
  22. Qué distinto sería todo si los sueños fueran como un juego de rol donde ganamos experiencia, poder y capacidades a medida que más jugamos/soñamos. Claro que, si así fuera,¿quién querría quedarse en la vigilia?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente humana es compleja, a veces es algo a favor, otras no tanto. Algo de experiencia he ganado, en cuanto a sueños. Algunas experiencias de la vigilia han enriquecido mis sueños, me han dado buenos argumentos. Pero a veces son poco interesantes.
      Saludos, colega demiurgo.

      Eliminar
  23. Las pesadillas, miedo sin control, sólo nos abren la puerta para crecer despiertos. Vive lo que te ofrece esa mujer que se acerca...
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Interesante. Me parece genialpoder confrontar los miedos en los sueños para superarlos. Tendremos que practicar como en tu relato... Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me funcionó.
      Tal vez habría que practicarlo.
      Saludos.

      Eliminar
  25. Ojalá tuviéramos el control de producir sueños y pesadillas, porque realmente las hay espantósamente bellas. he soñado y pesadilleado de bueno y de malo, mis sueños son muy reales, largos y pesados, verdaderas novelas!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que es algo dificil pero no imposible. Me gusta eso de espantosamente bellas. Me ha pasado lo que contás, aunque tal vez con menos nivel creativo. He tenido sueños especiales, muy ficcionales.

      Un abrazo.

      Eliminar
  26. De niño tuve parasomnia, terrores nocturnos frecuentes. Es curioso pero cuando estuve en Buenos Aires tenía un sueño recurrente, me perdía por la estación Constitución, por innumerables escaleras, pasillos y luego tomaba un tren equivocado.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante concepto. Creo que tenido sueños inquietantes, con tema recurrente. A veces he soñado con regresos, que se vuelven difíciles porque el camino cambia a medida que se recorre.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Creo que no hace falta mucho sueño para que cosas como esas te sucedan en Constitución, Miquel.

      Eliminar
  27. Siempre me ha fascinado el tema de los sueños… Ellos tienen mucho que ver con nuestras inquietudes, nuestros anhelos, nuestro yo interno que de alguna manera nos deja señales… E incluso en innumerables ocasiones, con el beneplácito de poder decidir si querer seguir o cortar el sueño… A mí me ocurre, soñar sabiendo que estoy soñando, y que cuando yo disponga, puedo salir de él… Y como dices, despertar y luego seguir por donde me quedé… Un mundo maravilloso y misterioso, desde luego…

    Me encantó tu relato, sobre todo porque “Demiurgo” coge las riendas, porque encuentra la manera de derrotar a esas formas o seres, y eso demuestra, que si somos capaces de hacerlo en los sueños, también lo seríamos en la realidad… Sólo hay que creer que se puede, para que acuda a nosotros ese halo de luz poderoso...

    Pues un verdadero placer volver a leerte, querido amigo… Yo he regresado hace poquito de unos días vacacionales, aunque aún me quedan días y verano…

    Bsoss enormes, y feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos esa fascinación. Concuerdo con lo que comentás que representan.
      Que interesante lo que contás.

      Tal vez sea más fácil en lo onírico. Y aun así ese control no sea perfecto ni fácil.

      Un placer que me leas.

      Feliz día para vos.
      Besos.

      Eliminar
  28. Un sueño o una pesadilla que te traga Demi, me ha resultado muy entretenido este relato y que da mucho juego para continuarlo, aunque ya leo que Ame lo ha hecho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena definición. Me gusta que te haya resultado entretenido.
      Ame lo ha hecho y muy bien.
      Besos.

      Eliminar