Etiquetas

martes, 7 de enero de 2014

Este jueves, un relato: Regalos visuales

Lejos del Parnaso, residencia de las 9 hermanas, algunas musas trataban de descansar en un lugar digno de ser fotografiado. Cuando empezaron a recibir pedidos de inspiración, para antes del jueves siguiente. Una de ellas se disculpó ante las demás: son mis letras insomnes. Una no contestó, le tocaba inspirar a un demiurgo.


El lugar podría parecer apacible a quienes lo conocen por fotografías. Y lo era para quienes lo frecuentaban, quienes tenían sus embarcaciones.
Pero había una excepción, para alguien taciturno. Había quienes intermitente lo miraban volver, para de sus campañas contra la explotación de delfines en los acuarios.
Conocían lo que lo había llegado a iniciar la campaña, tanto como su complejo de culpa. Pero no conocían la razón por la que solía recluirse en su embarcación.
Esta vez no fue la excepción. Hubo revuelo por la llegada de un equipo de filmación, fotográfico, alrededor de una modelo, para una publicidad.
Él vio todo eso con interés. O lo habría visto de no ser por la visión de las aguas azules teñirse de rojo sangre. Pensamientos recurrentes, imaginación oscura, que su renuncia como entrenador de delfines no había logrado aplacar.
Y como siempre, se recluyó en su embarcación a dormir, esperando no soñar con ese incidente.
Algo lo despertó, sintió como si hubiera escuchado un llamado, ajeno a lo humano, y a la vez cercano.
La lancha que llevaba a la joven mujer tenía un rumbo errático. E hizo una maniobra brusca. Que la atractiva mujer, muy atenta a la pose exigida, no pudo prever. Y cayó al agua, en mala posición para nadar. Para colmo de males, la lancha comenzó a girar alrededor de ella.
Y el hombre taciturno fue el primero en reaccionar. Se tiró al agua, la rescató. Y le hizo la respiración boca a boca. Un momento después, ella fue auxiliada.
Tuvo curiosidad por saber de su rescatador.
- Por lo que nos suele contar, se dedicaba a ser entrenador de delfines. Hasta que comenzó a cuestionar las condiciones de los acuarios, de que los explotan. Uno de ellos nadó hacia él y dejó de respirar, por voluntad propia-mirada espantada de la modelo-Sí, no explicó que no tienen respiración automática.
- No es por eso. ¿Cómo pueden dejarlo tan solo?
Taciturno otra vez en el muelle, miraba hacia el agua, cuando percibió que alguien se acercaba a visitarlo. Era la mujer que había rescatado.


La imagen que recibí merecía un mejor relato y no tan pesimista. Pero la asociación de ideas se impuso, conectando dos hechos lejanos, como el accidente de una modelo, no recuerdo quien ni cuándo. Y la campaña contra los acuarios, hecha por quien fue el entrenador de Flipper. Delfín que murió como cuenta el relato. Nota vista en CQC.

64 comentarios:

  1. Para mi la imagen es muy linda y tu relato ha hecho volar bastante bien la imaginación con un dejo de romanticismo en el rescate, aunque bastante común, siempre deja picando al lector el asunto del beso boca a boca y la curiosidad por saber mas de su rescatador en la rescatada.........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen es muy linda y tal vez merecía un mejor relato. Aunque si decis que mi imaginación voló, te creo. Creo que beso boca a boca no hubo. Aunque tal vez lo haya.

      Eliminar
  2. Y pensar que hay gente que sigue defendiendo la existencia de zoológicos y afines...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez porque no se informa.
      Saludos, colega demiurgo.

      Eliminar
  3. La modelo quiso agradecerle personalmente el sacrificio que Taciturno hizo por ella, que seguro lo habría hecho por cualquier persona que estuviera en el lugar de la chica, pero éso ella ya lo sabe...

    un abrazo :))

    ResponderEliminar
  4. No siento para nada que le hallas fallado a la imagen, sin dudas despertó tu imaginación al punto de crear una historia, en la que el hombre taciturno, tiene mucho de héroe salvador, tanto por su lucha por los delfines, como por haber rescatado a la modelo de un desgraciado incidente. Queda en nuestra imaginación ahora, qué tal el encuentro entre la agradecida salvada y su rescatista.
    Gracias por sumarte a la propuesta!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo tranquilo, entonces. También hay memoria. Lo de los delfines lo vi en una nota que hicieron en CQC. Y vaya saber como recordé un accidente que tuvo una modelo. Lo imaginario fue combinar ambas historias reales.
      Me alegro que te haya gustado.

      Eliminar
  5. Dicen los que saben que los delfines han estado conectados a la historia humana desde épocas remotas, ayudando a los pescadores, socorriendo a los náufragos, incluso a quienes, desde la orilla sienten perdido su rumbo...y nosotros los matamos o los ponemos en cautiverio!...
    Debo confesar que me resultó bastante indirecta la historia en relación a esa imagen que tomé el año pasado en Punta del Este, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He escuchado eso. No es muy agradecido y eso que los delfines gustan, agradan. Así que fue tu imagen. Me gustó mucho.
      Y puede ser que mi historia no sea muy directa, mis asociaciones de idea son insólitas. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  6. A mí me parece que hiciste un buen trabajo, un relato redondo, con un final que cierra bien.
    Pobres esos animales que son explotados, estoy en contra de todo ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confío en tu opinión. Por lo que salió mejor de lo que esperaba.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pues me ha parecido melancólico más que triste, incluso la imagen... debe ser que el mar transporta a cada uno a un lugar diferente, amigo.

    Un abrazo y tu cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que gustó. Puede ser que tenga melancolía.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  8. Espectacular mamífero. Suelen vivir y viajar en casi todos los mares del mundo. Hay que apoyar las campanas contra la explotación de ellos en los acuarios. En algunos lugares les administran Valium para evitar comportamientos extraños por estar bajo estrés constante. Y la mayoría les suministran esteroides a los machos para que no sean agresivos y puedan rendir en los shows.
    Oportuno momento para tu personaje, salvar la vida de la joven mujer. Será este el final de su reclusión? Me gustaría saber la respuesta. =) Me encanto tu relato.
    Saludes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, animal admirable. Eso no lo sabía y eso que la nota en CQC informó bastante. El entrenador arrepentido acompañó al notero a ver un show hasta que dijo: "no puedo seguir mirando esto".
      Creo que la respuesta es que sí.

      Eliminar
  9. Nos dejas que sigamos la historia. Vino ella por simple curiosidad o algo dejó aquel hombre taciturno en sus labios cuando le hizo la respiración. Quizá haya encontrado alguien con quien compartir su camarote.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez haya quedado muy agradecida por el rescate e impresionada por la razón de su aislamiento. Quizás sea así. Me parece probable.
      Besos.

      Eliminar
  10. De lejos, me a recordado la historia de la princesa y el vagabundo...solo de lejos.
    Abrazos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasa, que halagado me siento. Pensando bien, podría haber cierta similitud.Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  11. Una vez leí algo sobre Edgar Cayce, es curioso. Según parece y cuentan, hacía "canalizaciones" y en algunas de ellas, creo recordar, vinculó a algunos Atlantes con delfines actuales, algo así como si hubieran preferido reencarnar en una especie...¿superior? Ahí lo dejo.

    Pues para no salirte nada, lo has bordado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una curiosa teoría.
      Bueno, me alegra que te haya gustado. Voy a tener que creer que salió mejor de lo que pensaba.

      Eliminar
  12. Podemos fallar. Pero esta vez sin la rápida intervención del ex-domador (alertado por quien sabe qué) la suerte de la modelo podría haber sido pésima. Y ella lo sabe.

    Gracias por tu visita. Y por el vídeo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante conclusión la tuya. El ex-domador hizo la diferencia. Me gustó darle un lugar al misterio.
      Me alegro que te haya gustado el video de No lo soporto que recomendé
      Gracias por tu visita.

      Eliminar
  13. Es digno de hacernos reflexionar tu relato. Las condiciones que están muchos de estos animales nos ha de hacer pensar, todo para nuestra diversión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. No sé, no me pareció triste, es que tampoco leo pensando en opuestos 'triste-alegre', pero sí en 'me gusta-no me gusta', y este me gustó.
    Dos demiurgos, uf, casi no puedo expresarlo.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegró que te haya gustado, confío en tu criterio.

      Eliminar
  15. Eres muy humilde, a mí me parece un relato muy bueno y que relaciona realidad y ficción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sea muy autocrítico. Por lo visto, el relato gusta.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  16. Me gustó Demi, empiezo a desear historias con finales felices que quiero aprender a escribir, porque existen. no?

    Abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se puede escribir finales felices, con algo drámatico, trágico en el medio.
      Me sorprende que este relato haya gustado tanto. Gracias.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  17. Todos los animales que son utilizados i exhibidos, son dignos de lástima i se deberia castigar al que se aprovecha de sus habilidades, para enriquierse. Dan mucha lástima.
    Por lo demás, me gustado tu relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos, habría que informar cuales son las condiciones en que están, para que el público decida si vale la penar ir.
      Por lo visto, mi relato gusta.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Dicen las metamorfosis que los delfines son hombres castigados a ser peces por una ofensa a un dios, por eso a veces parecen tan humanos y los humanos parecen mucho peor que cualquier animal, eso seguro.
    Me gustó tu reflexión, el pesimismo me parece una forma de expresarse muy legítima, en tu caso resulta genial con toques de sensualidad boca a boca.
    Abrazo primero del año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco esa historia, dice que fueron piratas castigados. Y parecen humanos. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  19. Está muy bien. Nacía una nueva relación... El azar es así.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  20. A mi me ha parecido una historia importante a rescatar, por su mensaje, porque dispara ponerse en cuenta de que en la vida todos somos merecedores de ser rescatados y bien cuidados.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado, pero podría ser. Interesante planteo.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  21. Me gusta la preocupación del hombre por los delfines...

    La imagen que has escogido, también es muy bonita.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa preocupación pertenece a alguien real, que fue entrenador de delfines.
      La imagen no fue elegida por mí, se trataba de intercambiar imagenes para producir inspiración. De acuerdo con que me gusta.
      Muchos besos.

      Eliminar
  22. Lo importante es como te impresiona a ti, que sentimientos te genera y en este caso están muy bien plantados en tu relato. Me gusto ese regusto melancólico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo melancólico fue lo más logrado.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  23. Desconocía el tema de la respiraciòn de los delfines, me despertó la curiosidad. ¿Qué situaciones llevará a uno de ellos a tomar esa decisión?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo había oído alguna vez, pero no sabía que era a tan extremo. Una buena pregunta.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  24. La imagen te ha sugerido una historia especial, donde se expone la conciencia de ese hombre, su lucha, su aislamiento y la fortuita oportunidad de salvar a alguien. Seguro que de ahí en más sentirá la satisfacción de haber cumplido.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que reflexión. Posiblemente se sienta meno culpable.
      Un beso.

      Eliminar
  25. A mi me parece una historia muy bonita y ese final que dejas abierto, puede acabar con la tristeza de Taciturno, tal vez.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprende tu comentario, que coincide con anteriores. Puede ser que suceda así.
      Un beso.

      Eliminar
  26. La musa inspiradora no sabemos nunca por donde nos va a salir, a ti te ha llevado entre modelos y delfines hasta conseguir un relato un poco triste pero interesante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta fue vez algo muy inesperado, si fue la misma. La temática me parece un poco atipica con respecto a lo que suelo escribir.
      Que bien que te parezca interesante.
      Un beso.

      Eliminar
  27. Es un relato triste, pero no pesimista. Hay algo luminoso en ese final que conecta dos almas gemelas dispuestas a luchar por algo que va más allá de lo tangible y de lo comprable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una interesante definición. Podría ser el encuentro de dos almas gemelas. Yo pensé en uno de los personajes, pero podría ser como decis.
      Gracias por tan interesante comentario.

      Eliminar
  28. No le falta ni imaginación ni inspiración a tu relato, de una foto tan realista.

    Ah, no sabía que la foto de mi relato venía de tu parte, jeje. Gracias por comentarlo, me alegro que te haya gustado la inspiración que le puse a la foto.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario.
      Tu relato fue breve pero intenso, sugiriendo mucho, con efectividad.
      Me gustó mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  29. El final le da un touch de brillo al gris de la imagen, que es hermosa y melancólica.
    Quizás la novena musa se disfrazó de modelo que rescata un entrenador de delfines.

    Besos, Demiurgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen es de Neogeminis, que tiene unos interesantes blogs. No había notado ese detalle melancolico.
      Que interesante teoría. No se me había ocurrido.
      Besos, SIL.

      Eliminar
  30. Me gusta leer que fue lo que te despierta y sugiere la imagen que has recibido, y como ya te han comentado es cierto ese regusto melancólico del texto, está muy bien conseguido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo agradezco porque no tenía mucha confianza en lo escrito.
      Gracias por el comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  31. Es muy interesante la anécdota que cuentas y la historia en que la recreas. Una historia de conversión. Creo que afortunadamente se ha superado ese tiempo en que los animales nos parecían un juguete y estamos en un tiempo en que se les respeta como seres vivos.

    ResponderEliminar
  32. La imagen que te regalaron, merecen muy bien lo que expresas. Desembocamos en una reflexión que no está mal tener siempre presente.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. En principio, no confiaba en el resultado.
      Y eso no fue buscado, surgió así como conjunción de dos historias reales, que recordé.
      Un abrazo.

      Eliminar