Etiquetas

jueves, 21 de marzo de 2013

Este jueves un relato: Jefe no voy porque tengo una fiesta


Parecía que no iba participar de esta convocatoria, pero a último momento decidí que cierto texto, que tenía inconcluso, podía reescribirse para la ocasión. No me ofendo si dicen que no les gusta.

Héctor llamó a su jefe y le dijo que no iba a ir porque tenía una fiesta descontrolada, con excesos y todo.
En circunstancias normales, le hubiera costado una advertencia de despido. Pero no eran circunstancias normales.

Había comenzado unas semanas atrás.
Hector llevaba varios años como locutor en un exitoso programa de radio, hasta que alguien se dio cuenta de que escribía sus propios guiones en los separadores que hacía. Y que eran mejores que los del trío de guionistas responsables de los radioteatros humorísticos. Se le permitió hacer pequeñas ficciones, con su compañera de andanzas radiofónicas. Y tenía la oportunidad de destacarse más. Pero no se le ocurría nada. La desesperación lo llevo a leer sobre las musas. En un libro encontró un conjuro que podía ser útil.
- Canta, diosa, la cólera de Aquiles de Peleo…
Nada.
- Canta, diosa, la cólera de Aquiles de Peleo…
Nada pasó, salvo que Vanina, la locutora con el cual trabajaba irrumpió diciendo:
- Ya te oí, no soy sorda.
- Yo llamaba a una musa.
- Y soy yo. ¿Cómo no reconoces a una musa?
- Sin ofender, las musas tienen otro aspecto, algo así como…
Y por un momento, la locutora adquirió una apariencia mitológica. Como sabe un lector asiduo de mitos, las deidades disimulan su apariencia cuando se mezclan con los mortales. Héctor se convenció de que ella era una musa. Después de todo, había escrito un par de guiones con ella como protagonista. Bueno, era mejor de lo que esperaba. Así que le pidió ayuda. Pero resultó que a nivel mundial, las musas habían decidido una suspensión de inspiración. A Héctor le fue difícil de creer. Había películas, de terror, basadas en comics. Pero la locutora-musa le contestó que eran remakes, precuelas, no había nuevas ideas.

Héctor le pidió que colaborara con él, podía haber una excepción.
- No, estás loco. ¿Sabes lo que le pasó a la última musa que rompió con la suspensión de inspiración?
- ¿La hicieron prisionera en el Cáucaso como a Prometeo ¿ (mito de)
- Peor. Las nueve hermanas la asignaron a un escritor de aforismos.
- ¡Eso es terrible! –Pausa- ¿Y que puedo hacer?
- Llamá a los brownies.
Según el libro, eran una clase de duendes marrones,  que Stevenson había entrenado para que los inspiraran, le contaran historias, como El Dr. Jeckill y Mr. Hyde.
Funcionó por un tiempo, pero eran revoltosos, muy propensos a ofenderse, y muy de irse de fiestas con mujeres feéricas, hadas, sílfides, elfas, etc. y la locutora musa evitaba encontrarse con ellos.
Él trabajo de Héctor como guionista se fue resintiendo, hasta que repentinamente empezó a  escribir. Su compañera de andanzas radiofónicas le dijo que las musas habían vuelto a inspirar. Y celebrarlo en fiestas, donde algunos mortales eran invitados. Héctor estaba invitado y no quedaría bien que faltara. Sería considerado una ofensa.

Fue por eso que dijo a su jefe, con tanta sinceridad que iba a faltar. Y fue por eso que su razón fue aceptada. Estas fiestas se estaban celebrando en todo el mundo.

Quienes frecuentan el blog tal vez se den cuenta de que la locutora no es otra que Vanina Parejas, y que el locutor es Héctor Park, que hacían una interesante dupla en Cual es?, Rock & Pop, donde hacían aperturas de ficción muy imaginativas, algunas protagonizadas por Vanina. Ambos están en Vorterix, actualmente. Me anticipo a aclarar que este relato está basado en circunstanciales reales, con el agregado de imaginación, un texto a medio hacer y escritura automática. Y que no soy Héctor Park.

39 comentarios:

  1. Muy bueno. Interesante entrada, a veces las musas no llegan a inspirarme y ahora me doy cuenta, es que a veces estaran de huelga.
    Ahora con sinceridad, la primera foto no me parece de personas que se van a una joda con descontroles y exesos, más bien son compañeros de oficina con cara inocentes y de buenos modales.

    Saludos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. Me parece que mandé mal la palabra: excesos.
    Perdón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien, yo me olvido los acentos.
      La foto primera no tiene nada que ver con el concepto, es más un encuentro de amigos.
      Y sí, a veces parece que están de huelga.

      Eliminar
  3. Creo que esos duendes marrones de dulce nombre siguen trabajando cuando las musas se ponen en huelga, creo que hay por ahí varias obras escritas por ellos aunque adjudicadas a otros.

    Me gustan tus revoltijos de seres mitológicos con locutores y guionistas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Las musas van por libre, y entre más las llamas, en ocasiones más se alejan las muy ... jejjeje. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que sean muy rebeldes. O tal vez no todos sepamos escucharlas. Gracias.

      Eliminar
  5. Bueno, que me ha encantado esa conversión de Vanina en musa, ahí, como decimos en Madrid, lo has bordado, me has hecho sonreir. No te dire que no me gusta el texto porque mentiría, lo he disfrutado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en cierta forma lo es realmente. Es cierto lo de las aperturas de ficción protagonizadas por ella.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  6. Siempre se ha sabido que las musas son para inspirar a los artistas (sean del ramo que sean) y en esta ocasión no fue la excepción.

    Te conteste en mi blog espero tener un buen debate con vos amigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, no tenía mucha confianza en el resultado.
      Es un interesante debate.

      Eliminar
  7. ¿así que era eso?...se declararon en huelga total, en suspensión de inspiración? ahhhhh ahora se comprende los largos períodos de sequía inspiracional que tenemos que soportar! jeje...suerte que al menos nos dejaron de esos duendecitos!

    un abrazo juevero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo que es un misterio como surgió esa idea. Si podría ser una buena explicación, sobre todo cuando no logro escribir algo que le tengo prometido a una blogera.
      No sé si me satisface el remplazo.
      Buen comentario. Gracias.

      Eliminar
  8. Ahora quiero un brownie! culpa tuya!
    Y si no sos Hector quien sos ? ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si te conviene, Stevenson decía tenerlos entrenados. Pero según lo que leí son temperamentales y propensos a ofenderse. Y es uno de los efectos de la ficción querer lo improbable. Y yo quiero una sílfide.
      Soy un fan de la locutora, con pretensiones literarias.
      Y que agradece tener tan buena lectora.

      Eliminar
  9. Mas allá de las musas como vos siempre nombras, siempre te las ingenias para sacar un relato adelante... voluntad es el tema acá...

    y la mención a la locutora nuca falta tampoco jaja... salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La locutora merece ser mencionada.
      La voluntad puede ayudar, por algo es la fuerza que usan los Green Lantern, en los comics. Pero esta vez creí que no iba poder escribir un relato.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  10. Es una de las máximas de un artista, escritor... reconocer a la musa cuando le llega... se ve que la reconoció con un leve empujoncito pero ahí están ambos, de fiesta...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Se lo merecen Vanina y Héctor, las musas les inspiraban, derrochaban imaginación, invocaban Iliadas y duendes. Por algo se llama Héctor, que se cuide de los Aquiles que nunca faltan. Suerte, me encantó letra por letra en diálogo. Besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque la historia es ficción, use elementos reales, como los nombres. Muy buena tu asociación con Aquiles.
      No tenía tanta confianza en los dialogos. Gracias.

      Eliminar
  12. desde mi punto de vista, la dificultad radica en adaptar el texto o esbozo que tenías a la propuesta juevera. sabes, nunca había pensado en lo dificultoso que debe de ser adaptar una obra cualquiera para el cine, para el teatro. aunque se alejen de la idea primigenia del libro u obra original, es difícil , vaya que si lo es. claro, que otra cosa es el resultado. y si este es bueno, pues, desde mi punto de vista, estamos en el no va más.
    medio beso, demiurgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si no fuera por este texto, no habría participado. La otra alternativa era la del dibujante y la mujer felina, pero me faltaban un par de situaciones para completar la historia. Y no hubiera quedado bien. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  13. En lo personal, me ha gustado mucho el relato y jamás se me hubiera ocurrido pensar que las musas (a las que muchas veces invocamos con desesperación) podían entrar en "suspensión de inspiración", algo obligatorio y de graves consecuencias de no cumplirse. Ese entretejido de tus historias con secuencias mitológicas y/o fantásticas, es lo que te da un estilo muy especial. Así, que celebro que hayas participado!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. El texto base lo escribí tomando como modelo las aperturas de ficción que Héctor Park escribía en Cual es?, en las que actuaba junto con Vanina Parejas y otros integrantes del programa.
      La suspensión de inspiración sería algo problematico, por lo menos. Gracias por el comentario.
      Besos.

      Eliminar
  14. Las musas son así de volubles. A menudo se ponen en huelga de inspiración y nos dejan a los pobres mortales descolocados sin acertar a comprender por qué no nos sale ni una mísera línea mínimamente interesante. A veces se apiadan de nosotros y nos hacen concebir historias con una cierta chispa literaria.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y es desesperante cuando pasan. Por suerte vuelven.

      Eliminar
  15. Muy original tu relato como siempre. Menos mal que le volvió la inspiración. Es verdad que a veces estamos de secano y nos es muy dificil escribir algo con cara y ojos; pero a este locutor le duró poco y lo celebro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Cuando hay una buena musa todo sale mejor, de eso no hay dudas... a musas forzadas no surge la inspiración.
    Buen artículo, te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Y conviene esperarlas trabajando en la idea.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  17. Las musas son jodidas...
    No frecuento el blog, así que la referencia no la conozco, pero de todos modos me encantó su protagonista pichón de Homero.



    Le mando un beso grande.


    SIL

    ResponderEliminar
  18. Gracias, SIL.
    Yo diría que las musas son esquivas.
    Buena observación. Un pichón de Homero el protagonista. Además basado en alguien que se llama Héctor, como el rival de Aquiles. No me había dado cuenta de esta casualidad, hasta que lo comentaron antes.
    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  19. Imaginativo (esta vez no es inquietante, jaja) tu relato. Qué mundo éste: hasta las musas se declaran de farra, siendo que su vida parece tan volátil y entretenida...

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La idea de las musas de farra fue planteada en más de un blog. Una idea que me pareció interesante y me sirvió.
      Tal vez la haya dejado alguna musa.

      Eliminar
  20. A ti no te ha pasado a lo de las musas, adaptar un texto no es poca cosa, y mas ...(Esta bueno)
    Existe la Rock & pop, todavía???
    Chiste malo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      No es un mal chiste, es una buena pregunta. Existe pero se mudaron varios programas a Vorterix. Casi el elenco de Cual es? se mudo. El programa se llama Tenemos malas noticias.

      Eliminar
  21. Tambien las musas se van de fiesta, y la verdad que algunas veces ni con tirones las trae uno. Tu lo has resuelto muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces nos dejan ideas dispersas, que si tiene la precaución de guardarlas, pueden combinarse en forma sorpresiva, en momentos inesperados. Un poco caprichosamente, eso sí.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar