Etiquetas

miércoles, 6 de marzo de 2013

Este jueves un relato: el viento trae relatos



Mientras llega la solución del enigma pasado, me sumo a la convocatoria, con un relato escrito con escritura automático, o casi, relato que he titulado…
                                                                                                                                             

La fuga de Daídalos


Demasiado lejos queda su pálido y mortal rostro, y demasiado remotas las nieves de su pecho letal como para que mis ojos puedan contemplarlos jamás. Pero hay veces en que me llega su susurro, como un helado viento de ultratumba, debilitado después de atravesar los golfos que separan a los mundos, y que ha surgido sobre los últimos horizontes de desiertos rodeados de hielo. Y me habla en un idioma que nunca he oído, pero que siempre he conocido; y me habla de cosas mortales y de cosas maravillosas, fuera del alcance de los deseos estáticos del amor. (…)
Pero al oír su susurro lejano y poco frecuente, me imagino una visión de vastas auroras, sobre continentes más grandes que el mundo, y mares demasiado extensos para las quillas de las empresas humanas. Y a veces balbuceo los lazos extraños que nos trae, si bien nadie los recibirá con agrado, y nadie creerá en ellos, o los escuchará. Y en algún amanecer de los años desesperados, me adelantaré y seguiré hasta donde me llama, para buscar el beatífico nado de sus distancias nevadas, para perecer entre sus inescrutables horizontes.


La Musa De Hyperbórea, 1934
Hyperbórea
Clark Ashton Smith

Como contarían las historias, Daídalos el inventor llegó a Creta, donde Minos tenía el poder. Daídalos fue recibido como el gran inventor que era, colmado de honores y vigilado estrechamente, con el pretexto de protegerlo de sus enemigos.
Construyó un  laberinto donde fue encerrado un minotauro. En eso no mienten las leyendas. Salvo en el detalle que Daídalos lo construyó con un diseño matemático, con un orden desconocido para los demás. Una precaución, en que caso de ser encerrado en su  propio laberinto, podría escapar sin demasiada dificultad. Sólo le reveló ese secreto a Ariadna, hija de Minos, que usó ese secreto para ayudar a Teseo, héroe que mató al minotauro, como cuentan las historias.
Daídalos fue vigilado más estrechamente, cuando su situación se hizo más incómoda.

Pero en el pasado…
Había encontrado herida a una mujer de belleza poco común, una mujer que pertenecía a una raza ancestral, una raza alada, la estirpe de las sirenas. Que en historias distorsionadas, en algunos idiomas futuros, se afirmarían que eran mujeres acuáticas. Esta mujer estaba emparentada con Partenope, la más célebre de las sirenas.

Fue entonces, cuando Daídalos fue visitado por la mujer alada y el hijo de ambos, Ikaros, que también tenía alas. Muy diferente a lo que cuentan las historias. La mujer llevó volando a Daídalos, acompañada por Ícaro.
Pero la vigilancia era muy estrecha. Y Minos era muy influyente. Los fugitivos aéreos fueron perseguidos por aves de bronce, que pronto serían exterminadas, demasiado tarde para los fugitivos.
Ícaro guió a un grupo de sirenas, que se sumaron, para enfrentar a las aves de bronce. La lucha fue cruel. Las aves de bronce podían desprenderse de parte de su plumaje de metal, convertido en armas arrojadiza letales. Hubo gritos de dolor.
 Hasta que Ikaros se separó del grupo, para que las heridas fueran rescatadas por las ilesas.
Daídalos fue llevada a una isla secreta, por lo menos en ese entonces.
Y ahí las historias se vuelven confusas. Probablemente, el inventor vivió hasta edad avanzada, construyendo a autómatas que defendieron la isla de las  sirenas.
Ikaros nunca fue encontrado. Puede suponerse que murió enfrentando a las aves de bronce. Puede suponerse que cayó al mar, donde se ahogó, llevándose consigo a sus enemigos. La raza que solía dejarse llevar por el viento, estaría segura un poco más.
Esta es la historia que más se parece a la verdad, historia que la musa de Hiperborea reveló al algún selecto grupo de narradores.




50 comentarios:

  1. Y me quedo reflexionando sobre si realmente existe la verdad. Cuanto de uno ponemos en nuestra verdad.
    CL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buen planteo. Me base en que algunos mitos y leyendas se ha modificado por conveniencias locales.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Me ha encantado este libre devenir de imaginación, leyendas y letras impulsivas!...has creado una historia flechada del encanto irreal que pueblan las fantasías clásicas, adaptando la trama al espacio mínimo de un post bloguero jejeje

    Un abrazo con alas!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, quería escribir algo al estilo de lo clasico. No estaba seguro de lograrlo. De nuevo, muchas gracias.

      Eliminar
  3. Que interesante que toques temas de mitologia. Cultura general no le caerian mal a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ayudaron más de una vez en los relatos.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. Me gustan tu relatos mitológicos traídos por el vientos egeos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, suceden por curiosas asociaciones de ideas.
      A veces las musas no son tan esquivas.

      Eliminar
  5. Muy bien relato, cualquier historia a la que se le añadan toques de mitología siempre es interesante

    ResponderEliminar
  6. Wooommm!!!!
    EXCELENTE HISTORIA la verdad me ha encantado y eso de la mitología vaya... muy bien

    ResponderEliminar
  7. -¿Lo creerás, Ariadna? -dijo Teseo-. El minotauro apenas se defendió (Borges)


    Brillante Demiurgo! le hacés honor a tu nombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo recordaba, pero tal vez me haya influido.
      Y lo de demiurgo es por Borges.

      Eliminar
  8. Todos los bardos mienten, inventan y sueñan.
    De la mano de los mitos, como yo he hecho, he volado con Dédalo e Ícaro desde el laberinto, digo que por derecho propio me place creer que está el joven alado en compañía de sirenas, afirmo que Dédalo acabó sus días entre los brazos de la Musa construyendo maravillosos inventos mecánicos muy provechosos, también algún juguete que se mueve con cuerda.
    Siempre es grato dejarse llevar por el viento de los mitos, poco importa que no sean ciertos. !Salve!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la historia se vuelve confusa, puede suponerse que así sucedió. Dédalo acabando sus día en brazos de la Musa, parece que tengo temáticas recurrentes, que me funcionan. Puede ser lo de los juguetes de cuerda. Que buen comentario.

      Eliminar
  9. Has coincidido con otros amigos en utilizar la mitología para tu relato, en todos los casos creo que han quedado excelentes escritos.
    Lo has escrito con gran habilidad con ese toque de fantasía que te caracteriza. ¡Salve a los alados!.

    Un beso al vuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salve a los alados. Así que tengo un estilo. Gracias.

      Eliminar
  10. Lo bueno de las historias mitológicas,es que cada pueblo, cada raza, añade o quita...Segun sus creencias, o conveniencias, pero todas son deliciosas para leer, o contar. Me gusta tu jueves.
    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  11. Vientos mitológicos han soplado por aquí. Qué bueno, cuando una puede recrearse, mezclarse con lo cierto y lo incierto, con lo que más nos gusta creer de cuanto ha llegado a nuestros oídos en base al tiempo y las leyendas, y ese toque, personal, que uno puede otorgarle. Muy bien contado!
    Besos al viento!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. Mi proposito era darle un toque personal a un mito. Parece que funcionó, segun los comentarios de tan buenos lectores.

    ResponderEliminar
  13. ¿La mezcla de mitologías crea una mitología nueva?Buen trabajo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un toque muy personal que da un nuevo giro al mito. Me ha gustado, siempre simpaticé con Ícaro y este final me parece más adecuado para quien se atrevió a soñar. La mitología parece invitar a no buscar el imposible.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció que merecía algo más heroico.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  15. Si esto fuera una empresa, alguien diría que esto es innovar porque has creado una nueva mitología mirando hacía atrás y hacia adelante.

    Un abrazo emprendedor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, mi pretensión era darle un papel más heroico a Icaro, menos ingenuo. Y darle participación a las sirenas. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  16. Un mito está formado por todas las versiones que existen de él, así que ésta se suma al gran concierto de la saga de Dédalo.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Buena definicion del mito.
      ¿Como llegaste a mi blog?

      Eliminar
    2. Llegué a tu blog porque una amiga (creo que neogéminis) me lo indicó como uno de los buenos dentro del alicaído mundo virtual.

      Por cierto, acabo de leer en el blog de Magah que dijiste que tenés más seguidores de los que merecés, me sentí tocado por ser el último que se apuntó, no querría incomodarte o afectar el concepto que tenés de vos mismo, así que me quito. Jamás querría molestar.

      Otro abrazo.

      Eliminar
    3. Me da curiosidad como tengo nuevos lectores, gracias. Por ejemplo, ahora me entero que me recomendó Neogeminis. Me alegro porque valoro su opinión.
      Creo que hubo un malentendido. No lo dije por nadie eso de que tengo más seguidores de lo que merezco. Fue por un momento de autocritica, que tengo. Nunca sé si es bueno lo que posteo. Pero suele gustar a los buenos lectores que tengo.
      Gracias por tus comentarios. Valoro lo de tener seguidores.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Bien pudiera ser así la historia o leyenda mitológica y no como nos la han explicado. Tienes mucha imaginación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mitos ayudaron, desencadenaron una asociación de ideas.
      Los mitos tiene más de una versión, así que podría ser.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  18. Una historia sumamente interesante y totalmente nueva para mí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta hacer conocer historias.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  19. Fantasía y mitología unidas han recreado una historia que en su contexto es perfecta, estos dioses alados invitan a soñar.
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena definición. Gracias por aplicarla a mi relato.

      Eliminar
  20. Icaro volando, tan alto, tan alto... me has recordado a la canción de Aute y eso es bueno :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es la musica que escucho pero gracias por tu comentario.

      Eliminar
  21. Tejes un relato interesante haciendo uso de la mitología y la imaginación (serán lo mismo?) Disfruté leyendote.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  22. Me encantan tus relatos,que habilidad para narrar historias. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante que tan buenos lectores piensen que tengo habilidad. Hay lectura, temas que tomo prestados.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  23. Desafortunadamente, me hago un lío considerable con la mitología y la ciencia ficción, creo que cuando ellas están aquí un servidor se encuentra en Hiperbórea, y viceversa :( Aún así, tu relato me ha entretenido e interesado :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien, si te interesó y entretuvo, para mí está bien.
      Gracias.

      Eliminar
  24. Que bonito!!!! cuanta imaginación, nada que envidiar a los clásicos, pobre hermanas mías, claro que yo soy del mar y no tengo alas si no escamas, puede que algunas acompañaran a Ikaros al fondo del mar y de ahí vengamos las sirenas acuaticas, mmmm, me haces un favor?, puedes seguir investigando?, así vienes luego y me lo narras al oído, a ver si averiguo de donde vengo ya que no se a donde voy, jejeje, miles de besosssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí que no lo esperaba. Es decir, he recibido elogios, pero no bonito. Gracias. Una teoría parecida fue planteada en la película She creature, con Carla Gugino, donde tu especie es mostrada como peligrosa.
      Tal vez tu especie haya rescatado a Ikaros y tus hermanas aladas. Vaya a saber. Tal vez investigue algo, o me lo revele la musa de Hiperborea o alguna otra.
      Que buen comentario.

      Eliminar
  25. Haces una buena mezcla, desde luego leerte es sumergerse en un otro universo,ni por asomo se me ocurren estas historias, esto es lo bueno de leernos, uno aprende de los otros, me gusta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ayudaron los mitos, y tal vez el cuento Asterion, que alguien mencionó antes. Me gusta que te haya gustado.

      Eliminar