Etiquetas

lunes, 11 de junio de 2018

Tentaciones (Una convocatoria de Ginebra Blonde)


Ginebra Blonde nos propone, desde Variétés, escribir un relato sobre Tentaciones. Que incluyan un lugar, un motivo y una frase de entre sus propuestas. 



Lugar
*En el trabajo
*En la cocina
*En una estación de tren
*En una cafetería
*En una biblioteca
*En el cine

Motivo
*Amor
*Riqueza
*Poder
*Supervivencia
*Sexo
*Fama

Frase
*No puedo más; necesito huir…
*Hagámoslo; ya no hay marcha atrás…
*Jamás permitiré que lo nuestro acabe…
*¿Rendirme? Jamás; llegaré a la cima sea como sea…
*Algún día, todo lo que abarcan ahora tus ojos, será mío…

¿Sobre quien será el personaje que protagonizará un relato? Tal vez haya alguna sorpresa.
Me he permitido hacer alguna corrección.



Mara Laira y Felicity

No presencié la escena, no toda la escena. Pero fui testigo de lo suficiente para deducirla. Como un detective de lo oculto, o alguien que pretendió serlo, mis elucubraciones se convierten en casi una visión.
Sucedió en una biblioteca muy especial, cuya ubicación no es muy difundida. Y no seré yo el que lo cambie.
Un hombre de cierta cultura, con especiales intereses y deseos, llega a una sala un tanto apartada. Un detalle revelador es que supiera de la existencia de esa sala. Se concentra en ciertos libros que no mencionaré, aunque puedo decir que son mencionados en algunas obras de ficción.
Se abstiene de leer en voz alta, incluso se propone no leer en voz baja. Pero sus dedos recorren lo leído, para guiarse. Lo que no deja de ser riesgoso, con esos libros.
En un momento, siente una presencia, de una mujer. Sigue solo. En otro momento, percibe el perfume de esa presencia. Y luego, el sonido de unos tacos, haciendo eco en un lugar silencioso. 
Y ahí está ella. Una mujer esbelta, tentadora, vestida de rojo, con un sombrero que hace sombras sobre su rostro. Un rostro que parece dibujado o esculpido, como el resto de ella.
El personaje está seguro de que esa mujer no es humana, tal vez atraída por esos conjuros. O tal vez haya aparecido por una razón tan misteriosa como ella. Es tan peligrosa como puede serlo una mujer fatal de otro mundo. Y a la vez tan seductora.
Ella ve su reacción. Inmediatamente, hace un gesto de silencio, poniendo un dedo sobre su boca. Imposible no pensar en una enfermera, bella y siniestra. Luego hace el mismo gesto, pero poniendo su dedo sobre la boca de su admirador.
- Soy Felicity.

Y en este momento, podría contar mi historia. Pero me limitaré a decir que soy Hugo Lestrade, un Guardián Exterior, de la Sociedad de los Espejos.  
Una de las razones para recibir la visita de Mara Laira, vestida de rojo, con un sombrero. Sí, la descripción es similar, pero no se adelanten.
Sabía que su visita no era social, lo que lamenté, porque ella es irresistible. Ella es una aficionada a los misterios. Pero me dijo que era algo demasiado personal, que estaba demasiado relacionado con ella.

Ella tenía una contraparte, que también se llamaba Mara Laira, pero usaba pseudónimo de Felicity. La contraparte frecuentaba algunos locales nocturnos, convirtiéndose en la más deseada. Hasta que surgían los rumores sobre desapariciones de quienes habían intimado con ella. Para dejaba de frecuentar ese lugar, para aparecer en otro lado.
- ¿Por qué yo y no mi lejano pariente?
- Necesito a alguien con ciertos conocimientos, para encontrarla. Y rápido, antes de que... 
Mara logró que yo me sumergiera en unas matemáticas muy especiales, que se estudian en clases especiales en la universidad de Miskatonic, útiles para viajar a través de ciertos mundos.

- También podría recurrir a Dana Serling- dije luego de llevar media hora renegando con ciertos cálculos- Ella sabe mucho de mundos paralelos, de seres extraños.
- No quiero deberle algo. Ni confiarles algunos secretos.

Secretos que estuvieron muy cerca de alguien que visitó cierta biblioteca. En ese momento, los libros cayeron al piso.
La subió a la mesa, deseaba poseerla. Deseo que iba a cumplirse, en una forma muy intensa.
Vio ciertos cambios sutiles en esa mujer, los ojos se volvieron oscuros. Pero le importó más abrir su ropa, desgarrarla.
La experiencia superó toda descripción. Para no importarle que fuera la última que tendría. Sólo le quedaba prolongarla, seguir estimulando los sentidos de ella, soportar las caricias de manos que fueron convirtiéndose en garras. 
Y fue entonces que ella se apartó, arrojándolo a un costado. Rugió de rabia, ante esa otra mujer, que también tenía un exótico pelo azul, que tenía un sombrero, que estaba vestido de rojo. La contraparte se enfrentó a la mujer virtual. 
Hubo una lucha que habría podido prolongarse indefinidamente. De no parecerme una retorcida fantasía, pensaría que hubo una cierta tensión entre ambas, en la forma en que se derribaron.
Si imaginan que tuve una retorcida fantasía con ambas, tienen razón. Pero tuve que hacer la antipática tarea de usar conjuros matemáticos, para que surgiera un vórtice que se llevara a la contraparte. Quien intentó llevarse consigo a Mara.

Mara convenció al testigo de ser discreto.
Mara me agradeció mi discreción, esta historia irá a ciertos archivos muy secretos. Pero yo sabía que se había sumado una inquietud para ella.
Yo escuché lo que la otra Mara Laira dijo:
- Algún día, todo lo que abarcan tus ojos, será mío.



No sé hasta que punto Hugo Lestrade, Guardián Exterior cumplió con su promesa. Porque esa historia  se convirtió en un relato que están leyendo.
Felicity, la oscura contraparte de Mara Laira, imaginada por Mag, que viaja a través de mundos y del tiempo. Seductora, irresistible, pero con la mala costumbre de transformarse en algo monstruoso para devorar a sus amantes.
 Con su permiso, creo que podría ingresar al Mara Verso. Como una nueva villana y una inquietud más para Mara Laira.
Los originales de los relatos escritos para Ginebra, pueden leerse en autores.

34 comentarios:

  1. Qué bonito relato, cuánta fuerza tiene. Me ha gustado mucho. Y me encanta que aparezca Mara en él.

    Muchos besos, Demiurgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por semejantes elogios. Significan que hice algo bien, con este relato.
      Mara tiene un lugar especial

      Muchos besos para vos.

      Eliminar
  2. Desde luego tus personajes tienen vida propia , haces de ellos que se muevan con sus dones en cualquier ambiente y ese lado oculto de Mara me gusta mucho . Muy buenos recursos jas empleado y le proyecto de Ginebra que quedó muy guapo .de todos modos te diré con todos los personajes que tienes , es genial pq haces de ellos mil versiones en distintos ambientes.
    Un abrazo Demi y te deseo un feliz martes .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es un logro, algo que creo haber alcanzado, tus palabras me lo confirman. Es más bien una contraparte, pero me satisface que te guste mucho.
      Ginebra planteó un proyecto motivador, inspirador.
      Agradezco tu comentario.
      Un feliz día para vos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me gustan las bibliotecas, me siento cómoda en ellas pero cuando se convierten en "literarias" (no es un juego de palabras) suelen ser misteriosas, enigmáticas y proclives a aventuras y desde ahí has tejido tu historia siempre interesante. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bibliotecas pueden ser un ambiente para estar cómodos o para misterios, como vos comentás.
      Que bien que te parezca interesante.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¿Tensión sexual?, me asustas un poco
    Yo escribí algo entre dos mujeres y un observador, me di cuenta de la convocatoria por Campirela y luego apareció tu actualización, fui al enlace y revisé los detalles, escribí algo sencillo y lo envié a Ginebra.
    Lo dicho, me asustas un poco :)

    Creo que de las fantasías recurrentes de los hombres es justo la sensualidad que desprenden dos mujeres en el sexo

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez se trate de autonomía de personajes. Hugo Lestrade tiene deseos de ser libertino, mujeriego. Y sin dudas que tiene ese tipo de fantasías.
      Si lo pienso, podría poner en duda su afirmación. Dudo que Mara sienta atracción por su contraparte malvada. Creo que que la emoción que siente se acerca más a una aversión.

      Aunque podría ser que sea una fantasía recurrente.

      Un beso.

      Eliminar
    2. Ahora lo leí en tu blog y en autores, esa página de Ginebra. Candente tu relato, toda una venganza sensual, explotando las fantasías de un hombre.

      Tal vez se una fantasía recurrente en los hombres. Es probable que así sea.

      Besos.

      Eliminar
    3. Gracias, como detalle, la amante lo cambió por un chico de veinte años

      Besos

      Eliminar
  5. Me ha encantado. Cuando he visto el nombre de Felicity he pensado en esa trasmutación de Mara :-)
    Ciertamente, las bibliotecas tienen esa atmosfera peculiar. Me gustan las privadas, las que marcan la esfera de lo misterioso del ser que las posee.
    La frase que has elegido podría o es muy para ella... Pues toma lo que desee dentro de esa dicotomía en la que se mueve siempre.

    Un beso enorme y me agrada haberte leído. Siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bien! Fue planeado o intuido el momento de esa revelación.
      O sea que tiene cierto sentido. Que bien.
      Me pareció que podía un potencial inquietante. Creo que podría ser una doble malvada, con deseo de usurpar su lugar.
      Me agrada que hayas leído el relato y dejado semejantes elogios.
      Un gran beso.

      Eliminar
  6. Erótico y perturbador al mismo tiempo... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era mi intención, así que agradezco tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  7. Hola Demiurgo , vaya relato más original yo pienso que el alter -ego de Mara Laira , es una mantis religiosa que se come a sus pretendientes una vez seducidos o una viuda negra , pobre Hugo Lestrade , espero que no le pase nada malo , te deseo una feliz tarde besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor. Me gusta que te parezca original.
      Y tu forma de definir a la otra Mara Laira, la letal. Es así como la imaginó Magade.
      Hugo Lestrade tiene algo de experiencia y conocimiento sobre lo extraño, así que no creo que pase por ningun riesgo en un tiempo cercano.
      Una feliz tarde para vos.
      Besos.

      Eliminar
  8. Qué grande es Ginebra que nos hace volar lejos, ella es nuestra Maga porque nos seduce con sus propuestas, y qué tentadora tu inspiración, me ha encantado, además, con una de mis favoritas, Mara.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Ginebra sabe como desatar nuestra inspiración.
      Que bien.
      Se lo diré a Mara. ¿Alguna otra favorita?

      Besos especiales.

      Eliminar
  9. Para mí ha sido un honor que esta idea de propuesta, la trasladases a tus fascinantes personajes. Eres un verdadero genio en crear atmósferas muy visuales y sugerentes. Me gusta especialmente esa fusión detectivesca y altamente sensual que creas…
    Y me ha encantado como cierras la historia, a su vez abierta, con esa imagen y frase final de determinación y provocación…

    Un verdadero placer tu aportación, mi querido amigo.

    Bsoss y abrazos enormes, y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gusto participar, lo hago cada vez que la inspiración me lo permite, me es propicia. El reto puede tener su complejidad, pero hay algo inspirador en la forma en que planteas tus convocatorias.
      Yo suelo conseguir alguna cosa distinta.
      Me gusta como definiste mi relato.

      Un placer participar de tu convocatoria. Y recibir tu comentario.
      Feliz tarde para vos.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  10. Que tal Demiurgo!
    Me has puesto en situación, lo leia en absoluto silencio y por un momento he llegado a oir esos tacones...
    Genial!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, gracias. ¿Que tal vos?
      Me halaga eso que contás, implica que está bien escrito.
      Gracias por el comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Me ha encantado tu relato... ese halo de misterio, de cine negro... esa mujer que parece de otra galaxia y el ambiente que has irradiado.

    Un placer leerte, amigo Demi.

    Mil besitos para tu noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien. Tal vez haya alguna influencia, me interesa el policial negro, con mujeres fatales. Tal vez eso me ayudado a lograr el ambiente.
      Un placer que me leas y sea tan de tu agrado.
      Gracias por tu deseo. Muchos besos.

      Eliminar
  12. No es nada difícil tener cariño por tus personajes. Vaya, así que Felicity tiene aires de mantis religiosa... amor letal, qué interesante.
    Y Miskatonic, ¿me creerás si te digo que a mi prima la felicitaron cuando presentó un curriculum en el que decía que tenía un título de numerología por la Universidad de Miskatonic? Evidentemente ese jefe de personal no leía a Lovecraft.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo en que no había pensado. Ni habría imaginado, algo bien deben estar haciendo mis personajes. Es una buena noticia para quien escribe.
      Así la han definido. Es justamente lo que piensa en ella, con el detalle de ser ella la letal, la devoradora.
      Que detalle tan insólito que contás, es para que lo cuentes en tu blog. Es una interesante sutileza la de tu prima.

      Saludos.

      Eliminar
  13. Una nueva cara en el Mara Verso, o podría decir, una nueva cara de Mara.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante planteo, podría ser algo de las dos cosas.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Me ha ecantado tu relato, Demi *__* Conseguiste atraparme completamente en la tentación del protagonista, y sin duda que la experiencia debió de superar toda descripción.
    Genial leerte.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un triunfo para mí, recibir un comentario que diga que ha encantado un relato que escribí. Y lo de conseguir atrapar.
      Fue un recurso que usé y parece que funcionó.
      Un placer que me leas.

      Besos.

      Eliminar
  15. ¡Hola! Me ha gustado mucho el toque de misterio y secretismo que le has dado al relato: una biblioteca de la que no se puede decir su ubicación, un testigo que debe callar (aunque nos lo haya contado en el relato)... Le da a la historia, que ya de por sí tiene su intensidad, un aura enigmática muy interesante y que acompaña muy bien a la trama de estos personajes.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, que bien que te haya gustado ese toque de misterios y de secretismo. Fue con intención de darle ese efecto que mencionás.
      Gracias por leerme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. eso iba a decir, no fue muy cortés el hombre en contar todo lo que contó... con Mara no se jode eh!!!

    y esa foto lady in red le hace justicia... es ella no? o la doble? ja...

    saludos y aguante Mara!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco indiscreto para pertenecer a una organización tan esotérica. Se nota que sos su fan.
      Podría ser la doble, pero ¿como saberlo?
      Mara te lo agradecerá, me cuidaré de que vaya ella y no la doble.
      Saludos.

      Eliminar