Etiquetas

viernes, 10 de marzo de 2017

Este jueves, un relato: Bon apéttit


Según entiendo, el reto de esta semana se trata de escribir sobre algo que tenga que ver con alguna comida. Puede ser un tema lateral, el principal puede ser la venganza.
Un poco inspirado por otro relato, escribí un episodio más de La venganza de Anita Zinc. (Ver ficha de personajes)



Una última cena

Paula Lowell entró en una habitación con el piso húmedo.
Había una mesa, sobre la cual estaba tendida una mujer. Quien estaba cubierta sólo por comida, que unos hombres retiraban para degustar.
- ¡Bon apéttit!- dijo uno de ellos-
Paula vio que sus rostros eran borrosos.
Despertó agitadamente.

Unas horas más tardes, en la producción de Industria Científica, Paula Lowell, columnista en astronomía, estaba reunida con Luz y Sol. Quienes la notaron preocupada.
- ¿Es por esa pesadilla que tuviste?- preguntó Luz
- No es sólo por eso. Hoy llegó al barrio cerrado, alguien…
- ¿Alguien indeseable?
- Uno de los que atacó a nuestra amiga, quien les dio una paliza
- No aceptan a una destacada científica. Y reciben a un…
- Y con una fiesta.
La rubia productora del programa interrumpió la conversación.
- No me lo van a creer. El río me habló
- ¿Y qué dijo?
- La fiesta es propicia para la venganza.

Esa noche, cuando la fiesta había empezado, nadie notó la ausencia del invitado especial. Quien estaba a  la orilla del río, uno de los límites del barrio cerrado. Sentado sobre una manta, esperó la llegada de una mujer. Que llegó caminando por la orilla.

Llevaba una canasta, del que sacó un vino con el que brindaron.
- ¡Bon apéttit!- dijo ella- abriendo la canasta, en la que había un buffet molecular, que fue devorado con placer.
- ¿Te gusta?- preguntó con cierta malicia- Lo preparó una amiga químicar. No sé si la conoces, se llama…
Pausa.
-…Anita Zinc


-  ¿De qué se trata esto?
- Es tu última cena.
-¿Se supone que me vas a matar?
- Yo no, sino él- contestó Paula, señalando hacia el río.

La reacción fue de desdén. Hasta que del río, surgió una forma que lo atrapó y lo hundió.
Paula Lowell levantó su copa, mirando la escena.

A la mañana siguiente, Anita Zinc leyó en el diario, una noticia sobre una muerte accidental, al borde de un barrio cerrado.
Y sonrió con expresión maligna.

Más banquetes en “Matices en la vida”


65 comentarios:

  1. Nyotaimori - 女体盛りo Nantaimori - 男体盛り
    http://3.bp.blogspot.com/_ZbWf8N5auIA/TRUY5ipISMI/AAAAAAAAAxU/h2a0XM_JseY/s320/Nyotaimori.jpg

    Leí el relato que mencionas y me acordé de ti.
    La última cena ... provoca cierto escalofrío, ¿no?, me centré mucho en la la proyección de degustar con alguien a quien tienes confianza y éste es el resultado.

    Mi beso, Dem, te me cuidas

    ResponderEliminar
  2. Interesante tu enlace.

    Me gusta que te hayas acordado de mí, leyendo ese tan buen relato.
    Me gusta eso en planteas, eso en que te centraste.
    Me cuidaré.
    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  3. Anita, Anita, que chica traviesa.
    Por las dudas no aceptes invitaciones a comer de parte de Anita ...cuidado Demiurgo.
    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que lo es.
      Aunque puede ser hospitalaria, con quien le cae bien. Ahora que lo planteas, no sé si es mi caso.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Hemos coincidido en relacionar la venganza (o el asesinato) con el placer gourmet, en tu caso, a modo de pretendido púbico. 😁 un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que más de un relato que se presentó, coincide en eso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Hola! ¡Qué manera de llevar a cabo la venganza! Pensaba que iba a envenenarlo, pero que el río cobrara protagonismo me sorprendió y me encantó a partes iguales. Precioso.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Y eso que la ofensa no llegó a cometerse, por haber sabido defenderse Anita. El río ya tuvo alguna participación.
      Me gusta haberte sorprendido gratamente. Me gustó tu calificativo-
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¿El río? Y yo que me estaba esperando un envenenamiento :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció mejor ir por algo más inesperado. Va ser más dificil de probar que no fue un accidente.
      Me gusta la atención que le pusiste a la lectura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Esta Anita es tremenda. Si algún día la conozco espero caerle bien...

    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo es. Y eso que esta vez no hizo casi nada.
      Y a lo mejor le caes bien.
      Besos.

      Eliminar
  8. La última cena siempre es un acicate... para algo que parece tener fin... o el principio de algo... Nunca se sabe. Con tus personajes podría ser el paso a otra dimensión paralela o algo así.

    Un beso enorme.
    Buen finde :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante planteo. En este caso fue para un fin.
      En este caso, no creo. Salvo que el personaje eliminado se convierta en una clase de fantasma...
      Un fin de semana para vos.
      Un gran beso para corresponder a tu beso enorme.

      Eliminar
  9. vaya con Anita Zinc. Yo pensaba que el vino estaría envenenado, pero finalmente fue aquella criatura que surgió del río. Un río que supongo muy contaminado, como el veneno de la copa de vino. La verdad es que al final se hizo justicia.

    Saludos Demiurgo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que la ejecutora no fue ella, sino otra. Hay que tener cuidado con ese grupo de científicas.
      No lo había pensado, pero podría estar contaminado. Aunque sea de emociones.

      Saludos.

      Eliminar
  10. Me gustó que fuese el río y no la comida quien cumpliese con la venganza. Buen relato.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció una forma de evitar lo obvio. Y las sorpresas pueden ser letales.
      Que bien.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Magnífico relato gastronómico.
    La venganza de Anita Zinc se llevó a cabo con premeditación y alevosía. Muy bueno ese giro, al ser el misterioso río que ejecutó la venganza. Puede ser que sin querer Sol y luz dejaron caer algo de la química al río cuando rociaron los jardines. De ahí surge esa forma que no se sabe si en realidad es amiga o enemiga. Anita podría enfrentarse a un enemigo líquido.
    Te envío un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena calificación, que además sea algo acorde al tema.
      Y eso que Anita casi no intervino.
      Que lectora tan atenta. Capaz que eso potenció algo ya existente. Podría ser un fan desquiciado. Una buena idea para un conflicto futuro.
      Te envío un beso.

      Eliminar
  12. Me gusta Anita, su personalidad y forma de actuar… Y qué mejor que una heroína para hacer justicia… Y si a ello le sumamos, esos poderes misteriosos, en este caso del río… pues conforman una historia digna de llevarla a la gran pantalla, además de ser un género que me apasiona ;-)

    Muy bueno, querido Demiurgo…

    (Aprovecho para decirte, que tienes una postal en mi blog de “genevasoul” al final de la página… Es un detalle que he hecho con ilusión, además de para poder tener un poquito de vuestra esencia en ese espacio creado recientemente… Gracias de antemano por permitírmelo)

    Bsoss enormes, y muy feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un triunfo que alguien diga comente que le gusta la personalidad de uno de mis personajes.
      A una manera drástica, pero es su forma. Y que bien que menciones los poderes misteriosos del río. Es algo que me gustaría ver en la gran pantalla o por TV.
      Que bien es compartir el gusto por un género.

      Y te agradezco ese detalle.

      Un buen fin de semana. Grandes besos.

      Eliminar
  13. Que buena idea han tenido Yessi y tú al conjugar muy bien sus historias..felicitaciones..
    y lo de la comida molecular?? me pido un abastecimiento para una semana..eso debe aligerar mucho la carga de las compras..y no debe hacer ganar kilos en nada...
    Besosss y feliz fin de semana..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su relato me inspiró para escribir el mío-

      Tal vez esto de alguna información sobre el tema
      http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2016/09/este-jueves-un-relato-hablando-de-cocina.html

      Tal vez tenga el inconveniente de necesitar conocimientos de química para prepararla. No sé cuales son sus efectos.

      Un feliz fin de semana para vos.
      Besos.

      Eliminar
  14. No dudo que el buffet molecular sea extraordinario, y el vino generoso, pero viendo el resultado...prefiero un bocadillo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser una conveniente precaución. Otra sería no ir contra Anita ni contra sus amigas.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Lo primero decirte que el titulo es genial , eso ya te deja ver que será la muerte de alguno de los invitados , y mira así fue y encima a la orilla del río ese que habla a quien sabe escucharlo , muy guapo el relato .
    Un abrazo amigo pasa genial semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo pensé al final, como un anticipo de lo que iba a pasar. Parece que eso del río gustó.
      Gracias por el comentario.
      Una semana igual de buena para vos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. ME HA PARECIDO MUY INQUIEANTE, tanto que no sé yo si prefiero quedarme con hambre.
    Muy bien tramado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien que te lo parezca, me gusta haber logrado ese efecto. Mejor no ir contra Anita ni contra sus amigas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Esta Anita da mucho pero mucho juego, es un buen personaje y la historia conjugada con Yesy me ha gustado. Mejor no meterse con ella, por o que pueda pasar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que sí, me han ayudado algunas ideas que he recibido. Como el relato de Yessy, que tal vez me inspire algo en el futuro de esta historia.
      Ese es un buen resumen, mejor no meterse con ella.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Qué muerte tan accidental, me gustó mucho ese final porque no me lo esperaba, no imaginaba que el río la llegara a atrapar hasta hundirla, y acabara de esa manera, todo menos eso se podía esperar, y tú lo diste un giro inesperado, me encantó.

    Besos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó plantear algo inesperado, un giro argumental. Aunque debo aclarar que no hundió a ella sino a su acompañante, quien había intentado algo contra Anita Zinc.
      Gracias por eso de que te encantó. Valoro mucho tu opinión.
      Abrazos y besos especiales.

      Eliminar
    2. Nada debes de aclarar porque se entiende perfectamente tan bien descrito en tu relato, que fue a la acompañante no a Anita.

      ¿Todavía no se sabe nada de lo que va el nuevo relato juevero de la semana que viene?

      Abrazos y besos especiales.

      Eliminar
    3. Gracias por eso.

      Y sí. ya está el próximo jueves de relatos.

      http://laguaridadelaslocuras.blogspot.com.ar/2017/03/convocatoria-un-jueves-de-luto.html#comment-form

      Eliminar
  19. Si es que ya no se puede uno fiar de nadie que vaya con una cesta Y mucho menos si son alguno de tus personajes, si es que tienen un peligro...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería reversos de una mujer vestida de rojo que se cruzó con un lobo parlante. Así lo pensé.
      ¿Así son mis personajes? No lo había pensado.
      Saludos.

      PD: Suerte con tu jueves.

      Eliminar
  20. Eso de la comida arriba de un cuerpo desnudo. ¿alguien lo puede sentir erotico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé sobre el tema. En el sueño de la protagonista no lo era, simboliza algo que estuvo a punto de pasar.

      Un gusto recibir un comentario tuyo.

      Eliminar
  21. Otro salto en los planes del alguien, no solo devoró la comida sino que además no fue ella quien murió
    Tal vez debemos dejar de darles a los platos intenciones que no tienen, ja, ja!!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  22. La venganza se sirve en plato frío... digno de una trama de acción ciéntifica.
    Gracias por acompañarme en este jueves
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa metáfora sirve para este relato, literalmente.
      Fue un gusto participar.
      Besos.

      Eliminar
  23. Muchas venganzas han tenido lugar durante las comidas o cenas. Extraño influjo el que hace coincidir ambas cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de extraño influjo creo que va para este relato.
      Saludos.

      Eliminar
  24. Nada mejor para una venganza que una cena de cocina molecular fría...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Anita es una experta en eso. ¿Implica que su especialidad es la venganza?
      Saludos.

      Eliminar
  25. Buenas tardes, Demiurgo:
    Me gustan las historias que desarrollan con ingenio una venganza.
    Me gusta tu historia de venganza, Demiurgo, por su planteamiento ágil y su resolición sorprendente.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes.
      Me parece más interesante una venganza cuando tiene cierto metodo, hay astucia en planearla.
      Es lo que deseaba escribir.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  26. Una ultima cena pasada por agua, como pudo fiarse de Anita? Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa definición de una última cena pasada por agua.
      Ese personaje no confió en Anita, contra quien había intentado algo, creo que está claro que intentó junto con otros. Confió en una atractiva astronoma, de quien no sabía que no era amiga de Anita.

      Que bien que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  27. Interesante y bien hecha.Venganza... Me encanta este personaje. Aunque creo que ya te lo he dicho en alguna ocasión. Tengo que ponerme al día con el resto de historias. ^_^ A ver si saco tiempo y me pongo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que te parezca así esta venganza.
      Está bien que me lo digas.
      Creo que te va a gusta
      Saludos.

      Eliminar
  28. En tu primera parte, cuando hablas de Nyotaimori, pensé que hablarías de la erótica de la comida, ya en la segunda voy degustando una venganza que inesperadamente cede el sitio la comida al agua.
    Me gusta volver a visitarte, Demiurgo de Hurlingham
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que tenía ese nombre. Me gustó el plantear caminos inesperados. Como de la venganza en forma inesperada. Me gustó mi propia idea. Y parece que gustó mucho.
      Un gusto volver tu visita.
      Prologados abrazos.

      Eliminar
    2. Te lo mencionaron en un comentario en la parte superior

      Oye, ¿sabes por dónde andan los jueves de relatos?
      Abrazos prolongados también para ti

      Eliminar
    3. Y contesté esa pregunta
      http://laguaridadelaslocuras.blogspot.com.ar/2017/03/convocatoria-un-jueves-de-luto.html#comment-form

      Eliminar
    4. Gracias.
      ¿Participarás este jueves?, espero que sí, porque me gustará ver como desarrollas la trama

      Otro abrazo y muchos más

      Eliminar
  29. Por alguna razón, me imagino a Anita como una de esas mujeres que al sonreír malvadamente se vuelven tremendamente sexys. Casi que no quiero descubrir si realmente es así :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente es lo que imagino yo. Así que debe de ser así. Y fue así como intenté dibujarla en la Ficha de personajes.
      Saludos.

      Eliminar
  30. Buen relato para una interesante combinación: comida y venganza que -como dicen- se suele comer fría.
    Escribí un relato sobre la venganza de un amante despechado que prepara al objeto de su deseo su plato favorito: camarones muy cargados de la guindilla más picante camuflada por el sofrito de cebolla casi quemada y una pizca de piel de naranja rallada. La ex-amante tardará un rato en notar sus ardientes efectos, como una bomba envuelta en terciopelo.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo pensé como eso, pero es cierto lo que mencionás.
      Vaya venganza la que planteaste en ese relato que resumís.
      Saludos.

      Eliminar