Etiquetas

viernes, 24 de junio de 2016

Este jueves, un relato: Miedos infantiles

Esta semana la anfitriona es Charo, quien nos propone contar relatos de miedo, desde un punto de vista infantil. Intentaré algo.



Una frase lo hizo remontar a sus temores infantiles.
Y sus pesadillas. Como aquella en que había alguien en la oscuridad, acechando. Él nunca quiso averiguar qué pasaría si intentaba saltar de la cama, para huir. Permanecía inmóvil, esperando un despertar.
Despertaba para encontrarse en una nueva pesadilla,  en que notaba cambios en sus cuerpo, sus manos convirtiéndose en garras, unos cuernos surgir de su cabeza. 
Despertaba respirando agitadamente.

Años después, se había convertido en extra de películas de terror.
Estaba disfrutando esta escena en que perseguía a Regina Clámor.  Ella tropezaba, quedando indefensa. Y en una posición sensual.

- Corten- dijo la voz del director- Espero algo mejor.
- Ella lo hizo muy bien.
- Es la mejor. Pero vos fallaste, tenés que  matarla de terror. Podes jugar a ser un monstruo.

Hubo una pausa, que se prolongó por problemas técnicos. La filmación continuaría el día siguiente.

Descubrió que estaba demorando el dormir, por culpa de esa frase que le había recordado sus pesadillas infantiles.
Absurdo.  ¿Por qué no soñar con Regina Clámor? 

Fue frustrante surgir al sueño y ver a una versión infantil de sí mismo. Era fastidiosamente ridícula, su expresión de terror. Y era irritante perder su tiempo onírico consigo mismo. Sobre todo con esa versión que odiaba.
- No hay razón para temer- le dijo al otro- Podes jugar a ser un monstruo.
Se encontró en su lugar, con el pulso acelerado, transpirando a más no poder. La transformación estaba empezando.
- Veamos qué pasa.
Fue sintiéndose más seguro de sí mismo, más eufórico, a medida de que el cambio se producía. Un espejo lo reflejó. Sonrió en forma siniestra.

Al día siguiente…
Regina Clámor cayó, tan indefensa y sensual. Él la miró, preguntándose qué acto oscuro hacer con ella.
- Corten- dijo el director-
Regina, suspiró aliviada.
-  Me gustó esa cara de asesino loco . ¿Cómo haces para que tus ojos brillen?
Él miró a un espejo de la escenografía. Sus ojos brillaban, con un rojizo sangriento.
Sonrió. Ahora sería él quien  provocara miedo.
Regina lo miró con auténtico terror.




¿Quieres que te cuente? más Miedos infantiles. Están en ¿Quieres que te cuente?

30 comentarios:

  1. Si los monstruos imaginarios logran traspasar la barrera de lo imaginario hacia la realidad que habitamos... estamos perdidos... desde ese momento la locura se apodera de los aparentemente sanos y los temores dejan de ser controlados por la razón que antes lo mantenía a raya.
    Buen recurso para aunar el tema de la convocatoria con tus habituales personajes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Planteas algo que descubre lo que inquietante de mi relato.
      La locura es algo para temer.
      Que bien que te gustó.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy bueno este relato! Muy ocurrente que se haya convertido en extra de pelis de terror, parece que al final logró convertirse en lo mismo que él temía. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo de ocurrente. Me gustó tu resumen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy original logrando darle la vuelta al argumento.

    ResponderEliminar
  4. Los recursos a los que tienen que recurrir los actores para tener acceso a ciertas emociones a veces se les van de las manos, ¿no fue eso lo que pasó con Heath Ledger?

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se ha dicho que le pasó. Interesante planteo. Este relato podría ser un ejemplo de eso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Le pidieron que inspirara terror y lo consiguió, un autentico actor.... ¿actor o monstruo simulando ser actor?

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena pregunta. Habría que preguntar a Regina Clámor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Al fin logró aceptar lo que llevaba dentro y supo darle una utilidad a su parte siniestra. Es sano que nos aceptemos tal como somos, incluido nuestro lado oscuro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es tan válido como el de Neogéminis, siendo opuesto. Interesante lo de aceptar el lado oscuro. Le fue útil, aunque tal vez no esté de acuerdo La Reina del Grito.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Muchas veces uno se pregunta en dónde empieza y en dónde termina el escenario ¿no?
    Creo que hay que saber lo que es el miedo, el terror, para después manejarlo, jugar con eso como actor con los espectadores.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Planteas algo interesante.
      Puede ser cierto eso de que haya que experimentar el terror para saber como jugar con eso, para los espectadores.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Genial Demiurgo! Me ha recordado a mi propio relato porque el que sufre el miedo se convierte en el monstruo que lo provoca pasando a la acción en vez de sufrir pasivamente el terror.
    Me ha gustado especialmente el final, provoca verdadero miedo.
    Muchas gracias por participar
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo mencionás hay puntos en común entre nuestros relatos.
      Me gusta que produzca miedo. No estaba seguro de eso. Agradezco tu opinión.
      Fue un gusto participar.
      Un beso y un abrazo.

      Eliminar
  9. jajaja... me gustó... me sentí plenamente identificado... con la niñez del protagonista, con sus sueños y pesadillas... y con el cambio de hoy... a dar miedo con una simple sonrisa... te quedó perfecto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía confianza en este relato, así que agradezco tu opinión. Y me gustó eso de que te sientas identificado.
      Saludos.

      Eliminar
  10. ¡Qué bueno el final! sus ojos le provocaban miedo a Regina, esos ojos tan rojos, que me estoy imaginando como si se tratara de los ojos terroríficos de... no sé por qué se me viene a la mente los ojos de drácula, tal vez es porque de niña vi muchas películas de terror de este personaje y por eso me ha venido a la mente cuando he leído lo de los ojos.

    Me gusta tu relato porque empieza de una manera distinta a cómo termina, siempre eres tan imaginativo.

    Yo esta vez no he participado, aunque el tema estaba genial, pero estuve algo perezosa, también el tema de la semana que viene me gusta, intentaré romper con la pereza.

    Besos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien que te haya gustado el final.
      Puede ser, yo también he visto esas películas.
      Que bien que te haya gustado lo del principio y final distintos.
      Gracias por tu opinión.

      Espero que estés inspirada, con ese tema, podría ser muy interesante un relato tuyo.

      Besos especiales.

      Eliminar
  11. Bravooo!!!! Llevaste el sueño al plano real...es como la antítesis del sueño hecho realidad...espeluznante de verdad..Me encanta lo que escribes...besos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído comentarios que han resumido mi relatos de formas diferentes. El tuyo podría ser una interesante forma de verlo. Convirtió su sueño en realidad y al mismo tiempo hizo que su pesadilla dejara de serlo para él, para convertirse en una pesadilla para alguien más.
      Gracias por tus elogios.
      Besos.

      Eliminar
  12. La verdad es que se metió verdaderamente en el papel. Sería un actor de método, buscar dentro de uno mismo es un buen recurso, aunque solo haya sido un ápice, que le llevó a desarrollar esos miedos que ya conocía, pero esta vez, tenía que ponerse en el otro extremo del espejo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como suele pasar, viste algo en mi relato que yo no había notado. No me había acordado de los actores del método. Este personaje lo llevó a un extremo.
      Buen comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Como dice Encarni, sí que se metió en su papel hasta convertirse, al menos emocionalmente, en el monstruo en el que se convertía en su niñez y que tanto pavor le producía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen, interesante comentario el de Encarni.
      Y en cierta forma estaban justificados sus temores.
      ¿Será sólo emocional la transformación?
      Saludos.

      Eliminar
  14. A eso le llamo yo sacar provecho de su desdicha, revertir el terror, ganar para ganarse un lugar en la vida de adulto a pesar del pánico de recordar su niñez.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un interesante punto de vista sobre mi relato.
      Supo revertir su terror, para sacar provecho. Aunque Regina no esté muy feliz con eso.
      Besos.

      Eliminar
  15. ¿Sabes?, siempre que te leo voy visualizando las escenas, meterse en los miedos infantiles es desatar de nuevo ese temor guardado.
    Estuve a punto de participar y decliné hacerlo, no pude escribir desde la visión de un niño, porque me di cuenta que, de aquellos miedos, había uno que no pude dejar en el pasado y aún ahora, no puedo desprenderme de él, tanto miedo tenía de caer en él que terminé cayendo, paradoja.

    Desde mi casi retiro, vengo a leerte, a saber de ti a través de tus letras.

    Mi beso, Dem, te cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que me soles visualizar las escenas de mis relatos. Me lo comentaste varias veces.
      Tal vez sea así.
      Si te resultaba dificil, si te hacía recaer en un miedo, está bien que hayas declinado participar.
      Suelen darse esas paradojas.
      Gracias por venir a leerme.
      Me cuidaré. Te mando mi beso.

      Eliminar