Etiquetas

jueves, 11 de junio de 2015

Este jueves, un relato: Los siete pecados capitales/ Lujuria

Desde su blog ¿Quieres que te cuente? Charo nos propone el tema de los 7 pecados capitales, que específicamente elijamos uno de esos pecados, para escribir un relato.
Va mi aporte, que incluye a tres celebridades de la blogosfera.




Atalanta y la lujuria

Mara Laira había modelado para Atalanta y sus alumnos. La clase de escultura había terminado. Y ella se había vestido con una bata, cuando Atalanta le pidió que se quedara.

- Necesito tu ayuda.
- ¿Me necesitás como modelo? Contá conmigo.
- Gracias. Pero antes tengo un problema.
Me hicieron un encargo importante, un grupo escultórico. Pero… ¿qué se supone que son los pecados capitales?
- No lo tengo muy claro, pero se supone que son desobediencias a ciertas normas de conducta.
La avaricia no es como si te obligaran a usar mármol de mala calidad para ahorrar dinero. La envidia es lo que sienten en La Zona Iconoclasta, por tu relación con El Viajero Interdimensional.
- ¡Por eso lo expulsaron! No tiene sentido. Yo podría seguir siguiendo accesible a ellos.
- Lo que suele ser llamado lujuria.
- ¿Es en serio?-Preguntó Atalanta-
Me gustaba cuando me besaban, me acariciaban. Y me pedían que les hiciera masajes, no les molestaba mis manos ásperas.
 ¿Qué hay de malo en eso?
- También es considerado lujuria lo tu relación tan intensa con El Viajero, la pasión que tienen, cuando se bañan juntos. Como el peplo que usas. Y a esa…afinidad que tenés con Duality.
- Cada vez entiendo menos. Creo que  voy a rechazar ese trabajo.

- ¿De qué se trata?- Preguntó Duality, la mujer felina, que llegaba al atelier-
Mara Laira le contó.
- Podrías un grupo escultórico con personificaciones amenazantes, salvo por la pereza y por la lujuria…que estaría un paso atrás. Sería una mujer extrañada, sorprendida, por estar entre las demás personificaciones.
- Tendría que pensarlo.
- Te sugiero que te tomés un descanso-le dijo Mara Laira- Estoy planeando un festejo. Ya sabés quien cumple 10 años con sus actividades. Y estás invitada.
- ¿Ya pensaste en el lugar?- preguntó Atalanta.
- Todavía no.
- Yo sugiero La Zona Iconoclasta-acotó Atalanta- No me agrada tu amigo, pero por ayudarte, podría convencerlos para que te ayuden. Puedo convencerlos con eso que llaman…
Pausa.
-…lujuria.




55 comentarios:

  1. Es que eso de los pecados capitales no es fácil de entender, no me extraña que se haga un poco de lío.
    Lo de la Zona Iconoclasta lo veo bien y yo creo que el Viajero seguro que está a la altura de la celebración y seguro que Atalanta le convence con sus encantos, no podrá resistirse.
    No me perderé esa fiesta por nada del mundo.
    Besos a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo cuando Atalanta es tan liberal.
      El Viajero creo no tiene objeciones, tal vez la tengan en La Zona Iconoclasta, quienes se oponen por envidia, a su relación con Atalanta. Pero Atalanta puede ser persuasiva.
      Besos.
      ¿Estaré inspirado para hacer la crónica? No lo sé.

      Eliminar
  2. Pecados capitales ... vicios humanos
    Soberbia, Ira, Envidia, Pereza, Avaricia, Gula, pero, ¿Lujuria? :)

    No recordaba a Atalanta, Demiurgo, y creo, si mi memoria no me falla que a su lado estaba un hombre que todo le pasaba ¿me equivoco?.
    Debo desempolvar un poco los recuerdos.

    Me ha dado gusto visitarte, Demiurgo, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo con eso. La lujuria puede ser algo positivo.

      Atalanta es una mujer de un mundo paralelo. La encontró el llamado El Viajero Interdimensional cuando accidentalmente llegó a ese mundo, por un vortice. Hubo atracción entre los dos.
      Tal vez te refieras a Mara Laira que tuvo un romance con Mr. Deadly, un personaje de otro blog, a quien le pasaban frecuentemente accidentes mortales. Siendo frecuentes por la facultad de personaje para revivir.
      No hemos tenido noticias de ese personaje.

      Un gusto que me visites. Si queres podes leer entradas anteriores.
      Sería un placer tu regreso a las actidades en la blogosfera, para seguir leyendote.

      Un beso.

      Eliminar
    2. Me contaron…

      Se encontraba Eva en el paraíso, su cuerpo, al igual que su mente se hallaban en reposo, estaba enamorada, su alma estaba desnuda al igual que su piel.
      Adán estaba a su lado, respirando todo el amor que despertaba en su pecho su dulce Eva.
      El día había sido perfecto [todos lo eran], poco antes habían corrido libres por el paraíso, hicieron el amor entre miradas extasiadas y sonrisas de erotismo, sus dedos siempre que se buscaban se encontraban, pero algo faltaba, tanta perfección en ocasiones se ahoga en el pecho.
      Estaban allí, a la sombra del manzano, escuchando el canto de los pájaros, del río, en fin, de la naturaleza que sumisa se les rendía.
      Tan llenos uno del otro, tan plenos de gozo, satisfecha la sed y hambre de sus cuerpos, descansaban tranquilos uno al lado del otro, con sus dedos enlazados.
      Pero tenían hambre, el alimento era vital para sus cuerpos, empezó Eva a buscar con la mirada y su mirada le devolvió la imagen de la manzana que pendía de la rama, se antojaba apetitosa.
      Elevó sus dedos y cortó el fruto prohibido.
      Ahora la manzana yace entre sus manos, semidevorada por sus bocas muestra su marca orgullosa, se sabía deseada, se sentía dichosa.
      Todo se volvió oscuro, granes nubarrones amenazaron la tranquilidad de su paraíso, entró la lujuria, seguida del éxtasis, buscando más, provocando más, siempre insatisfecho, el pecado llegó aleteando su más salvaje vuelo, en Eva, se erotizó su vulva, en su vientre se creó el magma inclemente, mientras en Adán reaccionaron sus instintos primitivos, su fuego se volvió eterno, su centro se hizo poderoso, más que sus propios pensamientos, se mostró hambriento hacía su Eva y desde entonces, el amor no se hace sólo por gestación, es la creación más perversa del averno.

      ¿Y es acaso que el paraíso al fusionarse con el averno nos hizo creación exquisita al abrirnos la puerta hacía el pecado, la lujuria y el éxtasis de nuestros cuerpos, de nuestras mentes y nuestras almas, abriéndonos un cielo único y exclusivo en el cual eyaculamos ilusiones y deseos?
      En lo personal, prefiero un instante en el averno libre e imperfecto, perverso y lujurioso que una vida eterna en el paraíso perfecto.

      Eliminar
    3. No soy hereje, lo prometo :)
      escribo en ocasiones absurdos, pero si no lo hago es como si estuviera asfixiando el alma
      Un besito, Demiurgo

      Eliminar
    4. Yo tal vez lo sea. Así que no tenés que excusarte por eso.

      Y además tu texto fue muy literario, muy sensual y hasta diría que tierno.
      Y creo que sin esas sensaciones, no hay paraíso.
      Me gustó mucho lo que escribiste. Creo que lo deberías postear en tu blog, como una entrada más.

      Besos.

      Eliminar
    5. Tuyo, Demiurgo, aquí nació :)
      generalmente nunca vuelvo a leer algo que ya he escrito, ahora lo hice y bueno, tiene algunos detalles, pero fue de corrido, así que, es entendible

      Un beso, te cuidas

      Eliminar
    6. No noto algunos detalles que decís, la espontaneidad con que escribiste dio un muy buen resultado. Insisto que digno de tu blog, nació de tu inspiración.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Querido amigo: Como no estoy muy familiarizada con estos pesonajes, de un mundo paralelo, permiteme que no opine, sobre tu post,que he lleido atentamente. Yo pienso que vuelas muy alto, pero no quiero pasar por aquí sin dejarte el testimonio de mi admiración y mi respeto. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. elegiste le mejor de todos, la lujuria.... los demás como que son mas serios...

    y pensar en Mara y Duality y la lujuria, mucho mejor....

    no se lo que pensará Frodo pero yo estoy por lo menos inquieto con todo lo que se dijo en el relato....

    ResponderEliminar
  5. Opino lo mismo.
    Y no olvides de Atalanta. Mara Laira posó desnuda para ella, y sus alumnos.
    Y ahora que lo releo, es para ponerse inquieto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una pregunta: nunca te dieron ganas de poner el gadget de mas comentaristas? me intriga saber si estoy entre los primeros 5, por lo menos por el tiempo que hace que estoy acá.... estaría bueno ya que tenes pocos gadgets en el lateral.... salu2!!! y pensalo!!!!

      Eliminar
    2. Unn, no sé tendría que pensarlo. Es que los gadgets a veces son fastidiosos, suelen fallar, como los de los seguidores.
      ¿Cómo se hace para poner el de los comentaristas?
      Visitate alguno o más de los blogs que premié y lo pienso.

      Eliminar
    3. Mmmm que sorpresa la aparición de Duality. Esto se empieza a poner bueno. Qué me vienen con la avaricia o pereza por nombrar, quizás, las dos más aburridas.
      ¿Dónde hay que anotarse?
      ¿Tiene continuación este relato? jajaja

      Abrazo a ambos!

      Eliminar
    4. Sí, que aburrimiento la pereza y la avaricia. Esto es lo mejor.
      Tal vez haya continuación, aunque posiblemente te decepcioné no contando lo que creo que estás imaginando. Podrías aportar algo, si tu imaginación lo permite.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Yo no entiendo la lujuria como un pecado capital, pero claro, cada uno siente los pecados según su conciencia. Para mí la lujuria es disfrutar del cuerpo, de la pasión, del amor, es el desenfreno, el placer, y más allá, que para nada tiene de pecado, otra distinta es el pecado de la envidia, o la avaricia, pero la gula tampoco la entiendo como pecado.

    Me encantó el relato de los siete pecados, Demiurgo, gracias por este relato juevero, siempre disfruto de tus textos.

    Y mil gracias por el vídeo que me has enviado hoy que acabo de ver y escuchar, y me ha gustado mucho, al igual que el vídeo del otro día, que se me olvidó darte las gracias.

    Un beso grande, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso bastante parecido a lo que planteas. No le veo nada mal, la pasión, el desenfreno. Son parte necesaria de la condición humana.
      Me gusta que te guste.
      Está bien, me gusta que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  7. SEs que el pecador niega en su conciencia su propio pecado, lo justifica, incluso inventando excusas que, de venir de otro, hasta le provocarían risa. Tal vez Mara no tenga los mismos filtros que solemos tener quienes hemos madurado con la carga de las culpas a cuestas. quizás sea algo parecido a la libertad que otros denominan pecado... no sé, a estas alturas creo que los límites y los rótulos los pone cada uno... al menos mientras no haya terceros en el listado de victimas
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay víctimas en el listado de Mara, saben como es quienes la conocen. Y la aceptan así.
      Interesante que los límites se los ponga cada uno. Y no sea una imposición desde afuera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy bueno tu desarrollo, esta vez hemos coincidido en el pecado, cada uno desde su peculiar manera de describirlo.
    Me ha gusta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo leí y coincido que es el pecado más interesante.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  9. Buenas tardes, Demiurgo:
    Tu relato es toda una invitación capital al pecado más placentero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes.
      Que bien que así sea. Me parece un comentario elogioso.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Hoy te tuve que leer dos veces... cuando hay tantos personajes me gusta releer para no perderme detalle... es difícil entender los pecados, yo a veces me pregunto, si el pecador sabe que peca eso lo hace más pecador? porque hay quien peca sin malicia y entonces qué? se le perdona con más facilidad?... ves, tu post me hizo pensar y divagar...
    En esta entrega conozco a Atalanta que no sabía de ella y un poco más a Duality... Mara laira me cae genial siempre...
    Y el cumple de esos maravillosos diez años es cuándo? Me gustaría asistir por lo menos a por un pedazo de pastel :)
    Besines Demiurgo y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esa dedicación. Interesante planteo. Tal vez está el detalle en saber que se perjudica a demás personas e insistir con eso. No es este el caso.
      Mara Laira tiene algo especial, que hace que se tan admirada. Atalanta viene de un mundo paralelo, además de escultora, es toda una atleta y es muy desinhibida.
      Es el 13 de junio.
      Gracias por tus deseos. Besos.

      Eliminar
  11. Hemos elegido la lujuria quizá porque de los llamados pecados capitales es el que creemos más comprensible. Tus personajes y tus mundos menos sometidos a las reglas de nuestra realidad ven las cosas de diferente manera con mucha más libertad.
    Me gusta Atalanta.

    Un beso.

    Me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez su inclusión entre los pecados tenga que ver con la versión prejuiciosa de una época pasada. Me gusta lo de plantear personajes y mundos con otros puntos de vista, más libres.
      Que curioso. Hay otros personajes que son preferidos.
      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  12. A veces aclarar, hace que las cosas se oscurezcan. Es imposible tratar de explicar o darle sentido a los pecados capitales, son ridículos.
    El relato muy bueno, es ágil y tiene un tinte de diferentes cosas, y enfoques.
    Yo no aceptaría jamás ese trabajo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar. Y la verdad es que yo tampoco lo entiendo.
      Que bien.
      Vaya saber si Atalanta lo acepta. No parece muy entusiasmada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. No me extraña que Atalanta no entienda lo del pecado de la lujuria porque es difícil comprender que algo tan placentero siempre que sea sin violencia pueda resultar un pecado.
    Has hecho muy bien en juntar a las tres mujeres en un relato sobre la lujuria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por que algo placentero es un pecado? Y no se está hablando de violencia sino de placer compartido.
      Es que son los tres personajes más destacados. Que bien que te parezca una buena idea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. No entendí nunca esto de los pecados ni capitales, ni ninguno...y me temo que no lo entenderé.
    El relato buensimo.
    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido. Me alegro de que te haya gustado.
      Gracias. Besos.

      Eliminar
  15. Como ya hemos coincidido, no creo que la lujuria debería ser considerado un pecado y menos capital.
    Como siempre, me gusta la originalidad de tus escritos, aunque si el ser "nueva" entre tus letras a veces me pasa que me pierdo un poco ...pero me encanta leerte, me divierto y "vuela mi imaginación" a mundos paralelos.

    Y como ya es 13 y leí por ahí que estamos de festejo... te dejo una torta especial con el deseo sincero que sea el primero de muchos festos juntos! La torta: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/60/c9/6b/60c96b3155b8890c1381dcdb2950cb46.jpg

    Un abrazo y un besote!!!

    ResponderEliminar
  16. Coincidimos.
    Tal vez escriba un poco hermetico. Pero te invito a visitar anteriores relatos sobre estos trío de personajes. Para eso están las etiquetas.
    Lo agradezco y habrá más festejos. El 26 de agosto se cumplirán tres años de este blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Seguro que sería efectiva esa ayuda :) Un buen relato con los personajes que están a tu cargo.

    Me ha gustado mucho.

    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante tu opinión sobre la ayua.
      Que bien que te haya gustado.
      Muchos besos.

      Eliminar
  18. Pasaba especialmente a saludar hoy y desear un feliz día del escritor! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que empecé a ser El Demiurgo en el día del escritor.
      Que coincidencia. Gracias por considerarme un escritor.
      Saludos.

      Eliminar
  19. A veces pienso cómo será posar desnuda para un artista, o peor, para un grupo de alumnos. Quedarse quieta como una momia a la espera de ver la obra. No sé, no sé… (sonrío)
    Yo, cuando dicen “pecados capitales” siempre pienso en el vino tinto y las galletas Oreos…¡Eso es pecar! (Bromeo) Creo que me llevaría bien con la “pereza”.
    Y hablando de ello, acabo de leer arriba una frase que dice “He vuelto con Ira”..umm, eso no se hace Demiurgo.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno recibir tu visita. Podes pasar por entradas anteriores, si querés.
      Planteaste algo que mencioné muy al pasar. Mara Laira no suele intimidarse y además Atalanta suele tomarse en serio el arte. Y no es desear verla enojada.
      Lo de las galletas puedo entenderlo. Yo podría llevarme bien con la pereza, pero trato de evitarlo.
      Es una ira que tuve en el momento propicio para eso, a veces vuelve a recordar lo que perdí.
      Gracias por comentar.
      Besos.

      Eliminar
  20. Que la lujuria, el deseo carnal, cuando es compartido y consentido, no puede considerarse pecado. Que es algo maravilloso que beneficia y causa placer y eso no puede ser pecaminoso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Y sobre eso es lo que comentan Mara Laira y Atalanta, sobre lo deseado mutuamente. No es algo pecaminoso, aunque se puede jugar con la idea para darle un toque desafiantemente sensual.
    Así que coincidimos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. No es pecado capital lo que produce bien sin dañar a nadie, saludos

    ResponderEliminar
  23. Buen relato. Normal que no entienda los pecados, solo son pecados por que alguien dijo que lo eran. No hay que creerse todo lo que dicen...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. A veces hay que cuestionar lo que otros dijeron, no aceptarlo.
      Saludos.

      Eliminar
  24. Al final creo que la lujuria puede convencer a los de la zona inconoclasta, pero temo que segurán envidiando al Viajero.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Es probable que lo sigan envidiando.
      Saludos.

      Eliminar
  25. Muy buen dialogo el de tus personajes. La lujuria que ambas practican es en cierta forma un modo de ver al mundo y la condición humana. Y es que algunos de ellos son muy difíciles de entender y no hay manera de saber la mejor excusa para hacerlos más pasaderos. Me parece excelente la idea de Atalanta, la zona Iconoclasta seria perfecta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien que te guste.
      Tal vez sea el modo de verlo de una mujer virtual y de una mujer de un mundo paralelo, con otro pensamiento. Eso también es cierto.
      Algo tuviste que ver con esa idea. Y a la vez con que haya salido algo distinto.
      Besos.

      Eliminar
  26. Al parecer la lujuria es un pecado con muchos adeptos, aunque, para ser honestos, es más veces soñado que realizado. La envidia, por otra parte, a veces parece ser un pecado nacional (luchando mano a mano con la pereza).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que es algo que implica dedicación lograr y a veces no es posible, así que queda lo soñado. Que según la mentalidad de quienes piensan que es pecado, también es lujuria. Así que a disfrutar. La realidad virtual promete ser algo interesante.
      Y quienes no logran algo por pereza, suelen sentir envidia por quienes lo logran.
      Saludos.

      Eliminar