Etiquetas

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Este jueves, un relato: Protagonizar un relato

Me sumo a la propuesta de las cinco palabras y un pseudónimo. Con un personaje no tan conocido, que ha estado un par de veces.



No toque su televisor. Está bajo nuestro control. Controlamos la sintonía, controlamos el volumen, y controlamos su percepción. Durante la siguiente historia estará conectado con La Dimensión X

El día reiniciado

RODOLFO LANGOSTINO se levanta con el pie izquierdo, enredado en la sábana, de tal que termina en el piso, empezando el día en forma muy torpe. Toma el CAFÉ, que tiene un gusto desagradable, lo termina arrojando al piso. Y sale apresurado al trabajo. Trata de alcanzar un transporte, pero no llega. Preocupado, le hace señal a un taxi. Pero se le anticipa una atractiva pelirroja, de un metro y medio de estatura. Es Dana Serling, que empieza a decir:
- RODOLFO LANGOSTINO ha empezado un día de torpezas y casualidades adversas. Desea empezarlo de nuevo.  Porque este día estará conectado La Dimensión X.

En el camino, ve a una mujer que está punto a chocar con  un poste, por caminar distraída, ordenando unos papeles. Evita el choque y la ayuda para que los papeles no se vuelen por el viento. Ella le da una tarjeta.
RODOLFO LANGOSTINO llega tarde al trabajo, para descubrir que acaba de PERDER el presentismo.
Mirá la tarjeta que dice:

Agente del destino
Vale por la fe de erratas de un día.

Y entonces, se encuentra despertando, con un pie enredado en la sábana. Pero evita caer. El café tiene un gusto detestable, pero lo rebaja con leche. Sale rápido, pero se le cae la taza y se corta. Se pone una gasa, para que no salga la sangre. Otra vez se le escapa el transporte. Y otra vez despierta. Evita accidentes con el desayuno.  Se sube al transporte, se da cuenta de que se olvidó el TELÉFONO celular, con todos los números telefónicos que necesita.
Nuevo intento. Logra esquivar los inconvenientes. Y por fin sube por la ESCALERA que lo lleva al trabajo rutinario. Luego de unas horas aburridas, sale del trabajo y se encuentra con la mujer que le dio una tarjeta. 
- ¿Qué tal el día?
- Podría ser peor. Me pasó algo muy raro.
-Le dimos una tarjeta por un día con reinicios garantizados.
- ¿Fue para que tenga un día como otros?
- No. Fue una prueba de los servicios de nuestra empresa. Es una oferta para un trabajo mejor.
- ¿De que se trata?
-Ser un agente del destino, en esta área.

RODOLFO LANGOSTINO, agente del destino.

Dana Serling concluye:
- Un día de torpezas fue corregido con un encuentro fortuito con el destino. Para evitar infortunios y conseguir un mejor trabajo, en una empresa de
La Dimensión X. 

67 comentarios:

  1. Me gusta tu imaginación, sinceramente no me había encontrado con alguien así, mis respetos Caballero Demiurgo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. No sabía si podría evitar lo trillado. Parece que lo logré, confío en tus comentarios.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Me ha gustado eso de agente del destino, y fe de erratas de un día, no estaría nada mal!
    Ah y el nombre en una tarjeta genial: Rodolfo Langostino, agente del destino jajjaja
    Muy original, como siempre!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Tal vez me haya inspirado el trailer de una pelicula que no vi. Y la rima. Hablando de trailer, se viene algo innovador para la proxima entrada, la entrada 100.
      Un besos.

      Eliminar
  3. me ha encantado, desde principio a fin, creo que esta vez no te sentiste presionado en contar una historia, y por esa misma razón lo has hecho perfecto, asumo que la imaginación es así, simplemente viene sin obstáculos, muy distinto cuando es arrastrada a que nos siga la marcha y se nos enreda como las sábanas de nuestro amigo, aunque me gustaría aclarar que no me gustaría empezar de nuevo el día y mucho menos, dos o tres veces más, para mí sería como perder el tiempo, ya que los errores del día nos hacen mejorar, cambiar, madurar, evolucionar, en cambio retroceder es como regresar el mismo punto, yo al menos me aburría tener que hacer todo de nuevo desde el principio, prefiero simplemente adelantar, seguir caminando y reírme de lo que me ha pasado..... excelente entrada, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Interesante analisis. Puede ser que existan objeciones con respecto a repetir el día, pero puede ser que el protagonista haya sido seleccionado por preferir evitar los errores. Y tal vez por tener algo de talento para ser un agente del destino.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Es original tu relato. Me pido una (mejor muchas) de esas tarjetas... para reiniciar esos días tontorrones que a veces tenemos :)

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me gusta haber evitado algo trillado. Me gusta los comentarios diversos, por ejemplo el anterior blogero prefiere los errores. Y vos preferís reiniciar el día. Besos.

      Eliminar
  5. Curioso, esta mañana, en la mesa del restaurante donde acostumbro a comer a la hora en punto, había una tarjeta parecida a la de Rodolfo. Ponía "T.C. Agente del destino". Primero pensé que alguien la habría olvidado. Me ha gustado la historia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Bien está. Rodolfo Langostino, también con ese nombre, puede ser un ser interdimensional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado. Que lectura tan atenta.

      Eliminar
    2. Agente del destino, curioso poder disponer de nuestro destino de la manera que creamos.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Podría ser. O podria ser que el protagonista pudo elegir entre un trabajo rutinario o ser un agente del destino. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Las pocas veces que intenté leer tus cuentos, me parecieron realmente pobres. Ahora que me di una nueva posibilidad de leerte, me pregunto si tal vez realidad era pobre mi percepción para la lectura. En fin, muy bueno el relato: conciso y estrepitoso (si es que mi percepción no falla). Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido por acá. Acepto los comentarios críticos, trato de hacerlo bien. Aunque a veces tengo dudas. Tal vez sea un poco hermetico, tal vez tenga que trabajarlos. La mayoría de las veces son elogios, de gente que tiene buen criterio. Gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Ja ja. Creí estar escribiendo un elogio a tu relato y una autocritica a mi percepción. Espero se haya interpretado así.

      Eliminar
  8. A nosotros no se nos da la oportunidad de volver a empezar... Por eso hay que estar muy conscientes y atentos a todo lo que sucede, para no perder nada.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es que a veces la atención implica descuidar lo abstracto, lo imaginativo. Y eso es parte de lo que sucede, tampoco hay que perderlo.
      Muy buen comentario. Gracias y muchos besos.

      Eliminar
  9. Interesante lo de ser agente del destino, me gusta. Espero que mañana, cuando salga hacia mi trabajo me ofrezcan esa opción y mejor si me ofrecen empleo, aunque, pensándolo bien, tal vez cada uno podemos ser agentes del destino a pequeña escala ...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor tiene sus complicaciones. Aunque podría ser una alternativa interesante. Interesante ese planteo con que terminas el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Te has mandado una historia muy interesante e imaginativa Demiurgo!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. No sé si a la empresa Dimensión X le convendrá este agente del Destino tan gafe, que ni dándole chance a vários despertares enmienda el Langostino la plana de su día. Yo de Dana Serling me lo pensaba.
      Le diste tu toque personal a las 5 palabrejas, no podía ser de otra forma, me apunto a esa tarjeta de reinicios garantizados ¿puedo?
      Besitos en la quinta o X dimensión.

      Eliminar
    2. Dana Serling no interviene en la historia, salvo en su primera aparición, solo la presenta. Pero sí planteaste algo interesante. Además su descubridora estuvo a punto de chocarse con un poste, con el riesgo de perder papeles, que podrían ser importantes.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  12. Un 'deja vu' a la carta no estaría nada mal. ¿Servirá también para decir las cosas que no dijimos en su momento? Vas a tener que dar un curso a distancia en eso del 'agente del destino' en cuanto te saques el máster.
    Muy original y sugerente,
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante planteo. Podría servir. No tengo idea de donde se da ese curso.
      Gracias.

      Eliminar
  13. Jejeje, que controlada he estado mientras leía, y nada menos que en la dimensión X

    O quiero que me dejen usas la fe de erratas en parte de mi vida… aunque pienso que de los errores se aprende.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante acotación.
      Segundo, interesante deseo. Y también la alternativa de pensar que de los errores se aprende. Lo que alguien tambien planteó en un comentario anterior.

      Eliminar
  14. Vaya que te has lucido! Un gran relato Demiurgo, y tenme listo a este tal Rodolfo Langostino, pues, necesitaré un poco de ayuda de la Dimensión X. Tengo muchas situaciones que enmendar, no sé si solo será válido por un día... porque lo mío precisa tiempo indeterminado! Te felicito, has hecho muy buen trabajo, un gran jueves, sé señor!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Algún comentario anterior planteo que no es confiable. Tal vez se necesite otro recurso, además de reiniciar el día, como deja vu.
      Besos.

      Eliminar
  15. Me ha encantado.
    Necesitaría una vida con reinicios garantizados.


    Besos mil.



    SIIL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Parece que un efecto secundario de mis relatos es incentivar deseos imposibles, o por lo menos, improbables.
      Miles de besos.

      Eliminar
  16. me gustó mucho, super disfrutable... me resultó muy cinematográfico, como esas películas estilo El día de la marmota o algo así ja...

    ya le tomaste a escribir relatos cortos y efectivos... abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, una de mis dudas es sobre si no era demasiado extenso. Más que El día de la marmota creo que recordé 12:01 testigo del tiempo. Y algun capitulo de La Dimension Desconocida.
      Ah, te recomiendo mi proximo posteo. Listo para salir.

      Eliminar
  17. Muy interesante esto de la Dimensión X. No me importaría encontrarme algún día con Rodolfo Langostino, agente del destino y que me diera una de esas tarjetitas. Estaría bien eso de poder reiniciar el día aunque fuera solo una o varias veces. Una especie de segunda oportunidad para enmendar errores. Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ha sido bien recibida esa idea. Tal vez no estaría mal. Aunque algunos no confian en este especial agente del destino.

      Eliminar
  18. Ah, se me olvidaba. ¡Enhorabuena por tu entrada cien con adelanto! La esperaremos atentos. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya llegará, y será un video, hecho por un blogero amigo.

      Eliminar
  19. Que tremendo relato de ciencia ficción! Muy hábilmente me transportaste a la dimensión X y me hiciste sonar por unos minutos. Qué maravilla si al nacer, trajésemos una tarjeta de esas. :)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que quisiste poner una "ñ", pero entiendo lo que queres decir. Y lo agradezco, me sorprende que hayas soñado por unos minutos. Es un triunfo entonces.
      Tal vez.
      Saludos.

      Eliminar
  20. Y claro, soñar! Me transporte a la dimensión X casi de la mano de Morfeo, ya que tengo la ‘manía’ que después de leer un relato, poema, cierro los ojos por unos instantes y vuelo como si estuviese en un ‘sueño’ con las palabras. No estoy cuerda. Ya, lo sé. Hahaha
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, comparto esa manía, Así comparto esa forma de locura.

      Eliminar
  21. jajajaja!! Donde podría conseguir una tarjeta así? creo que me hubiesen salvado varios días terribles que son mejor no recordar!
    Muchas vueltas para llegar a un día feliz!
    Muy bueno!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé. A mi también podría serme util. Y tener un día feliz cuesta dar algunas vueltas. Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  22. Muy original tu relato, has llevado a tu terreno las palabras que te tocaron.Creo que a todos nos gustaría esa tarjeta maravillosa para poder empezar una vez y otra y otra hasta que todo saliera perfecto. Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me preocupaba caer en lo trillado. Parece que la tarjeta ha sido bien recibida como algo deseado.
      Te recomiendo el posteo siguiente, en numero 100.

      Eliminar
  23. Muy bueno! Me gustó mucho como avanzaba y retrocedía en el tiempo para arreglar las metidas de pata. Me recordó el capítulo de una serie cuyo protagonista vivía estancado en el día Martes para evitar su muerte. Me gustaría tener un día de gracia de este tipo.
    Un beso, Jime

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Te felicito por tu conocimientos de series. Tal vez seria deseable.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  24. Voy a tener que pedir a tus protagonistas la receta para retroceder en el tiempo y así poder arreglar los errores que cometo, y los despistes que me persiguen jajaja. Un besote, me encantó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gustaría saberla. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  25. Muchas veces nos dejamos vencer por los pequeños contratiempos; eso es lo que nos condena a repetir una y otra vez el mismo día en busca del día perfecto. Pobre Rodolfo Langostino; acabaría mareado con tanto viaje en el tiempo sin que nadie le mostrase la grandeza de las cosas pequeñas.

    Genial locura nos traes esta semana, oh, gran Demiurgo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sea la misión del personaje, mostrarselo a los demás.
      Me gustó lo de genial locura. Gracias.
      Te recomiendo el posteo numero 100. Hay un video hecho por un blogero amigo.

      Eliminar
  26. Agente del destino, que bien suena. Quizas le venga bien el cambio al bueno de Rodolfo Langostino, con su vida gris.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás esa fue la verdadera oportunidad, salir de su vida gris, más que evitar las torpezas del día.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  27. Mal día tuvo el tal langostino, pero con ese nombre que más se puede pedir.
    Muy buena la lotería de adversidades que lo asemejan con una película de Chaplín, de aquellas del cine mudo y velocidad desmedida.
    Divertido y bien desarrollado para encontrarse en el camino con las cinco palabras, Alias incluido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado, podría ser. Aunque lo imagino como el capitulo mudo de La Dimensión desconocida.
      Me intriga quien aportó ese alias.
      Gracias por el comentario.
      Te recomiendo el posteo número cien del blog.

      Eliminar
  28. Ya la criatura comienza mal y ¿cómo no? menudo nombrecito...tu lo has resuelto muy bien, una tarjeta para reiniciar. A ver Demiurgo ¿donde puedo comprar una de esas? Divertidas peripecias las de Rodolfo Langostino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me preguntó de quien fue la idea el nombre, que algo me ayudó, creando una curiosa asociación de ideas. Yo también me lo pregunto, pero sospecho que las tarjetas están en mano de esos peculiares agentes del destino, para usarlas discretamente.

      Eliminar
  29. Destino el tuyo, que te llevò hasta don Langostino. Bien resuelto. Se lee en forma àgil, como un cìrculo que vuelve a reiniciar. Algo de pesadilla.... a veces el destino es asì, pero creo que en este caso, el personaje saliò airoso, como tus letras.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante hipotesis.
      Me pregunto si la pesadilla está en la repetición o que un error sea irreversible.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  30. ya quisieran varios reiniciar un día con un calvario... pero no hay nada mejor que no hacerlo y vivir en base a lo que el destino trae... un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese fue un tema que plantearon comentarios anteriores. Algunos están por el reinicio, otros por aprender de los errores. Tal vez lo que ganó el protagonista no fue evitar los tropiezos, sino la oportunidad de un cambio.

      Eliminar