Etiquetas

miércoles, 29 de mayo de 2013

Este jueves un relato: Una ciudad utópica

 Hola, soy Mara Laira, tal vez me conozcan por Es cierto aunque parezca irreal. Esta vez El Demiurgo me dejo la oportunidad 


... escribiendo sobre ciudades utópicas.

La utopía de la Zona Iconoclasta

En un mundo paralelo, muy similar este, el tiempo y el espacio eran inestables. Era una civilización hecha con restos de otras civilizaciones. Y había conflictos entre las distintas regiones. Hubo quienes mediaron para solucionarlos. Pero necesitaban algo en común, descubrir un pasado que los representara. Una tarea algo difícil entre tantos objetos  a través de los vórtices, que eran frecuentes.
Hasta que encontraron algunas ruinas, donde se encontraron estatuas, códices sobre mitos sobre Cronos, el titán personificador del tiempo, que fue derrotado por sus hijos inmortales. Se trató de establecer una fecha, para que fuera declarado el año 1. No lo consiguieron, a pesar de tener recursos sofisticados, después de todo había cierta tecnología, a pesar de que el ambiente se parecía a la Grecia clásica. Pero alguien sugirió que el año 1 podía ser el actual, por ser algo transcendente encontrar esos documentos.
Fue ese hallazgo el que impulsó la creación de una ciudad, donde sus habitantes se dedicaran a analizar los restos del pasado. Pronto se hizo evidente que se necesitaba cierta crítica con los mitos del pasado, incluso un poco cruel. Tan cruel como demolerlos. Por eso la región que ocupaba la ciudad fue llamada La Zona Iconoclasta.
La ciudad fue fundada sobre las ruinas, tratando de respetar el estilo, que otra vez podría ser el de la Grecia Clásica. Hubo que recurrir a los planos, a la imaginación.
También hubo lugar para la innovación.
La ciudad, además de centro de La Zona Iconoclasta se convirtió en un centro de las artes, tanto del pasado fragmentado, como de aquello que aprendieron por el material venido de otros mundos.
Hubo un teatro, donde se representaban obras, como en el teatro griego, con la diferencia de que estaban permitidas las actrices. Incluso dieron recitales unas tres jóvenes mujeres, dos con algo parecido a unas guitarras, la tercera con percusión. Que hacían música un tanto sombría.
La ciudad tenía barrios sombríos, porque eso le gustaba a algunos de los recientes habitantes. Se decía que las fronteras estaban protegidas por seres con poderes mentales o mágicos.
Fue necesario para el estudio critico, recibir gente de otras regiones, para estudiar las antigüedades de la región y esculpir nuevas estatuas.
Un día llegó una mujer llamada Atalanta, bellísima, como diría El Demiurgo, atlética y a la vez intelectual, fue recibida en el área de Arquelogia y esculturas. Vestida con su peplo comparable y su mente brillante, enamoró a todos.
Un día se fue tras un Viajero Interdimensional y la ciudad ya no fue la misma. Ya no fue tan utópica, para sus habitantes.
Fue ella quien me contó la historia.

                                  Escrito por Mara Laira


Disculpen por haber escrito tantas palabras, pero es mi primera vez. Y por haber escrito tan parecido al Demiurgo, pero tengo que desarrollar mi personalidad. 
Tal vez encuentren mejores relatos sobre ciudades utópicas en casa del anfitrión juevero.

50 comentarios:

  1. Mara: muy interesante, casi te diria que me gustas más vos que el Demiurgo....no se lo digas.

    Y te digo interesante porque con sinceridad no conocía la historia, un saludo.

    mariaorsa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era inevitable que yo me enterara. Pero ningún problema, lo agradezco en su nombre y en el mío también. Me da orgullo que te haya gustado la historia de mi colaboradora.

      Eliminar
  2. ¡gracias por tu buen relato Mara Laira! saludos a El Demiurgo!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bien, nose nota que es tu primera vez.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida a los jueves Mara.
    Es de saberse que en esa zona todo se somete a estudio, algo que tiene, todos los seres ya sean de donde sean, la curiosidad y supervivencia del entender.
    Claro, que parece que termina como todo lo que supera a cualquier razonamiento, cuando algo querido se va, ya nunca mas es lo mismo, solo diferente.

    Un abrazo, de Simona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó tu apreciación del relato. La gente que se dedica al estudio crítico y las emociones. Pero creo que le tengo que ceder el comentario a quien corresponde.
      Mara Laira:- Gracias, Cecy por tu bienvenida. Y un abrazo a Simona.

      Eliminar
  5. Interesante el resultado del encuentro entre Mara y Atalanta.
    Es uno de los relatos que más me gusto. Gracias Mara!
    Besos
    CL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que eso gusta. Tal vez haya más encuentros, si Atalanta no regresa a su mundo. Me gusta que te haya gustado. Gracias en nombre de mi colaboradora virtual.

      Eliminar
  6. Genial!!!

    Me ha llamado la atención eso de "iconoclasta". Yo me pregunto si una ciudad, por más imaginada que sea, puede romper mitos y hacer trizas los iconos, empezando por los mundos internos de sus propios moradores, reductos vivos de la memoria. La memoria del Logos.

    Bienvenida, Mara.

    Un abrazo al demiurgo y un beso para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante planteo, en un mundo paralelo, puede existir un idioma similar y a la vez diferente, pudiendo darle un distinto sentido a las palabras que conocemos. En ese mundo conservan las estatuas por ser un testimonio de un pasado a analizar. Te doy con mi ayudante.
      Mara Laira: Gracias por tu bienvenida. Un beso virtual.

      Eliminar
  7. ¿Qué será que a la larga volvemos a los mitos? Esos que nosotros mismos inventamos, e incluso al inventar una ciudad nueva disputamos como los mesopotámicos, a la zona de los poderes mentales, amiga Mara Laira, llega una Atalanta cazadora cuerpo de guitarra, atlética corredora, y fatalmente encuentra a su apuesto Hipómedes, dicen los mitos que a las mujeres nos pierden las manzanas y si son regalo de Venus, doradas, detenemos la carrera para saborearlas y nos vence el atleta soñado. Critiquemos a los mitos, será criticarnos a nosotros mismos, cosa sana, inventemos otros que, desengañemos, se parecerán a aquellos. Un fascinante juego entre mundos nuevos y antiguos que se mezclan, se pelean y acaban en la interdimensión donde todo es posible, hasta repetir el mito. Me gusto tu utopía, tienes estilo y aquel que te creó ha de estar muy contento, sigue que te sigo corriendo como Atalanta, besito a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara Laira:-Dice El Demiurgo que hay historias que se cuentan una y otra vez, con distintos nombres y circunstancias, sin variar en lo esencial. Con respecto a mi amiga Atalanta, se pregunta que le vio al Viajero Interdimensional. Opinión que considera un tanto desconsiderada. Me gusta tu opinión.
      Y sí, está muy contento. ¿Viste alguna vez a un demiurgo contento?
      Gracias.

      Eliminar
  8. Bienvenida a los jueves Mara! Yo llevo sólo 3 semanas. Me ha gustado tu ciudad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara Laira: -Como dice El Demiurgo, gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Estimada Mara, casi, casi, le terminamos pidiendo que se quede en lugar del amigo Demiurgo. Escribirá parecido, pero una mina como usted siempre va a ser más interesante...
    Besos (para ud, obvio), para el otro, un apretón de manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara Laira: -Gracias por tan efusivo elogio. Curiosamente, El Demiurgo está contento mientras le dicto mi respuesta. No se opone a la idea, pero escribir no es fácil. Ahora le reconozco este mérito.
      Un beso virtual.

      Eliminar
  10. me ha interesado la idea de tiempo del que partir, ese año cero dle que partir. es como si cuando uno inicia algo nuevo, este algo debiera de estar sujeto a una beze, es la escltura que necesita la basa, es el hombre que al nacer necesita del sustento del siempre, del siempre que incluye el pasado de los padres...
    es...es dar sentido a lo que se está haciendo...
    medio beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante que hayas concentrado en eso. Tal vez lo utopico de una ciudad sea su comienzo. Tanto para plantearlo como año Uno. Y la vez de buscar lo nuevo, teniendo en cuenta el pasado.

      Eliminar
  11. Una ciudad, para ser verdaderamente nueva y cabalmente acogedora debe empezar por derrumbar todas sus estatuas, por diseccionar y en su caso, acabar con sus mitos.
    Enhorabuena a tu colaboradora. Lo hizo con brillantez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que allá no piensan igual, creen que para analizar los mitos, incluso para acabar con ellos, se necesitan todas las evidencias del pasado, lo cual incluye a las estatuas.
      Se lo voy a decir gracias.

      Eliminar
  12. Benvenida a los jueves. Saludos para el Demiurgo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara Laira: Gracias por la bienvenida. Le daré el saludo.

      Eliminar
  13. Encantada de conocerte Mara, has escrito un relato muy bien ambientado en un tiempo y mundo futuro que quién sabe si tal vez existen o existirán.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara Laira:- Gracias. Le pregunte a Atalanta y no supo decirme si venía del pasado o del futuro. La cronología es algo complejo en ese mundo paralelo.

      Eliminar
  14. Ese mundo paralelo, también lo hacen las personas y esa chica sin duda era la chispa de esa nueva ciudad, al irse la perdió. Lo hicieron bien, construyeron algo nuevo sin olvidar su pasado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hicieron algo muy bien, con lo de fundar algo nuevo sin olvidar el pasado, de hecho fue lo que inspiró algo nuevo.
      E hicieron no tan bien, al rechazar al Viajero Interdimensional, que había despertado el interes de Atalanta.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  15. Yo diría que tu creador ha dejado en ti una impronta bien marcada.
    Me gusta lo de prescindir del tiempo, vivir esos mundos paralelos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara Laira: Gracias en nombre del Demiurgo. Reconozco que puso emepeño en mí, aunque se le olvidaron de algunos detalles, como proteger la continuidad de mi pasado.
      Saludos.

      Eliminar
  16. muy interesante cómo escribes...los mundos inventados son esperanzadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, a veces me cuesta escribir, pero vale la pena con tan buenos lectores. Bien planteado lo de los mundos inventados.

      Eliminar
  17. Bienvenida a nuestros jueves, Mara!
    =)
    me quedé meditando sobre esa civilización construida con restos de otras civilizaciones: una especie de collage de retazos amalgamados por la acción creativa de sus habitantes. Curioso. Imagino que existirá entre ellos cierta dificultad para sentirse verdaderamente arraigados, identificados con los restos ancestrales, porque, al producirse superposición de tan variadas culturas, seguro que ninguna tendrá la fuerza como para generar buen sustento de significados...o tal vez me equivoque, claro!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respuesta en dos partes. Me gusta que te hayas quedado pensando y que hayas planteado algo tan interesante. Posiblemente por eso hayan estallado conflictos y también por eso haya llegado a un acuerdo, para buscar un pasado común, para estudiarlo criticamente, para saber que pasó realmente. Muy probablemente el necesitar una gran variedad de estudiosos, intelectuales, artistas, ninguno prevalezca sobre otros. Y le doy lugar a Mara Laira, para que te conteste.
      Mara Laira:- Gracias por la bienvenida. Es muy importante para mí tu elogio, ya que me contó El Demiurgo que se sumo a los jueveros por una vez que fuiste anfitriona. Gracias.

      Eliminar
  18. Esa mujer, la amo, no hay más!

    Presiento que ya se que persona se cruzó en el camino de Atalanta.

    Un beso a los 2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te referis a Mara Laira o a Atalanta?
      ¿En serio sabés? No es mi caso, aunque te aseguro que Atalanta es perfecta o casi, lo mismo que mi ayudante virtual, que tantos admiradores tiene.
      Gracias por el comentario, en mi nombre y en el de Mara Laira.

      Eliminar
  19. Sin cierto tipo de mujeres, no hay utopía posible.
    Desde Adán para adelante.



    Les mando en este caso, dos besos.


    SIL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.
      Gracias en mi nombre y en el de Mara Laira.

      Eliminar
  20. Muy buen relato, no conocía la historia y me encantó, muy bien narrada. Un besote doble, y puedes volver el jueves que te apetezca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara Laira: Muchas gracias, tal vez lo vuelva a alguna vez. Me gustó ser juevera, es una interesante propuesta.

      Eliminar
  21. Vaya, le salió al demiurgo la amiga historiadora y nos inundó con detalles exquisitos sobre una utópica ciudad que acabó no siéndolo.
    Abrazos y besos a repartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan elogioso comentario sobre mi ayudante virtual y los detalles de su relato.
      Lo utopico de una ciudad depende también de sus habitantes, no sólo del entorno.
      saludos mios y besos virtuales de Mara Laira.

      Eliminar
  22. Me ha gustado mucho el relato

    Un beso. :)

    ResponderEliminar
  23. Es muy interesante e instructivo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Palimpsesto ciudadano! que no se pierda tras las huellas de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que sé son cuidadosos con los documentos antiguos.
      ¿Ella volverá? Es una intriga. Cabe preguntarse si debería volver.
      Interesante planteo

      Eliminar
  25. Excelente relato Maira y qué afortunado el Viajero Interdimensional.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Increiblemente afortunado.
      Mara Laira: Gracias por lo de excelente.

      Eliminar